Portada » Un llamado de advertencia para mejorar el acceso a todas las vacunas

Un llamado de advertencia para mejorar el acceso a todas las vacunas

Esta semana se conoció que los casos de tos convulsa volvieron a aumentar en Córdoba. La infección respiratoria provocada por la bacteria bordetella pertussis tiene una alta letalidad: fallece entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes, sobre todo en recién nacidos.

El último informe del Ministerio de Salud provincial indica que estos casos vienen en aumento. De los 31 diagnósticos positivos registrados para esta época del año pasado, la cifra aumentó a 44 en 2021. Pero otro dato llama la atención: el 77 por ciento de los afectados tiene menos de seis meses.

Este es un indicador indirecto de descenso en las coberturas de vacunación. En otras palabras, no se están colocando todas las dosis que figuran en el calendario nacional, uno de los más completos de la región.

De todas las vacunas que se están dejando de aplicar, hay algunas que preocupan más. Una de ellas es la triple bacteriana acelular que deben recibir las embarazadas a partir de la semana 20 de gestación. La inmunidad pasa a través de la placenta y protege a su bebé, que al nacer recibe luego otras tres dosis a los dos, cuatro y seis meses.

Pero además de permitir que sus hijos reciban esta inmunidad “heredada”, las mujeres vacunadas se enferman menos y entonces esto también evita el contagio en los más pequeños. Con la idea de disminuir el impacto de la tos convulsa en recién nacidos, la Nación decidió colocar un refuerzo de la triple bacteriana en los chicos de 11 años. Por efecto rebaño, evita contagios en hermanos más pequeños.

Las embarazadas protegen a sus bebés cuando se vacunan (Archivo/ Ramiro Pereyra)

Problema nacional

Actualmente no hay datos oficiales sobre coberturas de vacunación de las dosis obligatorias del calendario, a excepción de la antigripal. El reporte de la Provincia indica que el 79 por ciento de los niños de seis a 24 meses recibió una dosis contra la influenza (se desconoce el porcentaje de quienes recibieron las dos). Apenas el 53 por ciento de las embarazadas se vacunó contra la gripe, y el 44 por ciento de los equipos de salud.

El problema es nacional. Si las coberturas de vacunación decaen, entonces se pueden perder conquistas y es posible que regresen enfermedades eliminadas o erradicadas. Por ejemplo, el sarampión, que originó un brote autóctono en Buenos Aires en 2019.

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) viene proponiendo, desde el año pasado, diversificar estrategias para captar a la población objetivo. En los meses más álgidos de la pandemia, sugirió utilizar espacios que estaban cerrados, como iglesias, teatros y cines, para armar mega campañas. Insisten en que los agentes de salud deben salir a buscar a la gente y no esperar que esta acuda a un centro.

Por suerte, con la vuelta a las clases presenciales algunas coberturas de vacunación mejoraron. A los chicos que ingresan a primaria se les exige el certificado único de salud y el carné al día.

El desafío ahora es captar embarazadas. También niños y niñas de entre uno y dos años, ya que las coberturas decaen después de que cumplen los 12 meses. Los controles pediátricos se tornan menos frecuentes, así como el acceso a los centros de salud.

Una de las fortalezas de la estrategia nacional de inmunización contra el Covid-19 fue llegar a los rincones más remotos del país. Quizá se pueda aprovechar esa instancia para insistir en el resto de las vacunas, con la clara premisa de que todas salvan vidas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.