Portada » Transporte: Ersa espera por la notificación oficial sobre la quita de líneas

Transporte: Ersa espera por la notificación oficial sobre la quita de líneas

La Empresa Romero Sociedad Anónima (Ersa) dejó trascender que aún no fue notificada sobre la decisión del intendente Martín Llaryora de retirarle los corredores 3 y 8 del transporte urbano de la ciudad de Córdoba.

La Municipalidad informó este lunes por la noche que la concesionaria Ersa dejará de prestar servicio en las líneas 30, 31, 32, 33, 34, 35 y 36; y en las 80, 81, 82, 83, 84 y 85. Esto sucedería en un plazo de 30 días.

Esto sucedió por los incumplimientos de la firma, que se agudizaron la semana pasada por la falta de la Inspección Técnica Vehicular en gran parte de la flota.

“La medida busca equilibrar el sistema de transporte ya que la empresa Ersa hasta la fecha tenía a su cargo más del 75% del sistema siendo esto un oligopolio en el transporte, reduciéndolo a partir de esta decisión a menos del 50%”, dijeron desde la Municipalidad.

Desde Ersa, se informó: “Lo único que sabemos es lo que salió en los medios. Lo que anunció la Municipalidad no es lo que se venía conversando. Estamos esperando que se notifique formalmente”.

En ese sentido, trascendió que el presidente de la firma, Juan Carlos Romero, está viajando a Córdoba para analizar la situación. Todo esto se da en medio de cambios importantes en la estructura gerencial de Ersa.

Por ahora, se sabe que la firma municipal Tamse tomará el corredor 8, que cuenta con seis líneas y 97 servicios diarios. Para ello, comenzará un proceso de compra de 50 nuevos ómnibus, que se sumarán a los 30 ya adquiridos.

En la Municipalidad quieren que Coniferal, que tiene a su cargo los corredores 1 y 6, se haga cargo de las siete líneas del corredor 3. Se trata de una empresa de larga trayectoria en Córdoba, con alta valoración de sus usuarios y con un fuerte trabajo en el mantenimiento de la flota.

Pero hasta ahora, desde a firma no han emitido opinión al respecto. Para poder asumir esas prestaciones, debería adquirir una importante cantidad de ómnibus. Esa inversión, según la situación de todo el sistema, sería imposible para Coniferal sin apoyo estatal.

Las opciones que se barajan es que la empresa compre ómnibus usados (podría ser a Ersa) y que los someta a reparaciones en sus talleres. De igual modo, debería realizar una fuerte erogación en repuestos e insumos. La otra posibilidad sería que alquile unidades.

Lo cierto es que hay silencio de radio en esa firma, que tiene su base en avenida Don Bosco, en barrio Las Palmas.

Si Coniferal no acepta, el corredor 3 también sería tomado por Tamse. Está descartada la posibilidad de que ingrese un nuevo prestador privado. Antes de la pandemia, se había mencionado al Grupo Dota como interesado en desembarcar en Córdoba, lo que está descartado.

Al menos por ahora.

¿Y los choferes?

La gran discusión que se abre es la del traspaso del personal. Junto con los servicios, Ersa deberá transferir choferes y mecánicos.

Se habla, de manera extraoficial, de 3,7 trabajadores por ómnibus, con lo cual el cálculo arroja de unos 360 empleados en el corredor 8 y 410 en el corredor 3.

Para realizarlo, se anunció la conformación de una mesa en la que participará el gremio UTA. Desde la Municipalidad se remarcó que ningún trabajador perderá su empleo.

Pero la discusión es sobre el cuánto y el cómo: cuántos serán finalmente los trabajadores transferirán, y cómo se los seleccionará.

Las versiones indican que se tomarán las planillas de servicio del último año, y de allí surgirán los traspasados. Otra posibilidad en análisis es que se haga un proporcional que también incluya los trabajadores que hoy no están activos por problemas de salud y por ser pacientes de riesgo Covid.

¿Y los pasajeros?

Los pasajeros cargan, como siempre, con la peor parte. Primero, fueron puestos en riesgo al utilizar ómnibus de Ersa que no tenían la revisión técnica obligatoria.

También padecen la caída de servicios: cada ómnibus que no puede salir a hacer su recorrido provoca mayores esperas en las paradas y que los usuarios viajen apretados, aún en tiempos de Covid-19.

Y esta situación, que se arrastra desde hace meses, se extenderá al menos por 30 días más. La promesa de un mejor servicio es el único incentivo que el municipio le ofrece a los que usan el transporte urbano.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.