Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar
Portada » Tierra redonda

Tierra redonda

La FIFA marca la cancha: quiere un Mundial cada año desde 2023.

Gianni Infantino salió a la cancha para jugar un partido clave y refrendar su condición de CEO de la pelota. Lo hace de elegante saco y corbata, con pantalón largo y sin botines. Como la corrección manda para la cara visible de ese complejo entramado de intereses comerciales y políticos que hoy sostiene una de las industrias sin chimeneas más grandes del mundo.

Mimetizado con aquello de que “no hay mejor defensa que un buen ataque”, el presidente de la FIFA realizó un tour por Sudamérica en busca de adhesiones para la idea que lo desvela: que se juegue un Mundial por año, alternando entre el femenino y el masculino a partir de 2023.

Lo hizo con el facturero en la mano, pasando revista de las obras en varios predios de selecciones que fueron financiadas por la casa matriz de Suiza. Y endulzando los oídos de mandatarios nacionales, ministros de Deportes, popes de asociaciones, el inefable titular de la Conmebol Alejandro Domínguez y celebrities del balompié continental. Incluido Claudio “Chiqui” Tapia, otrora delantero de Barracas Central.

La jugada forma parte de la táctica y la estrategia para frenar el avance de jeques, emires, nuevos ricos, oportunistas y aventureros que buscan expandir negocios en el fútbol europeo. Al tridente Messi, Neymar y Mbappé, el bueno de Gianni le opuso esta delantera: Duque, Maduro y Lasso, los respectivos presidentes de Colombia, Venezuela y Ecuador.

EL LOBISTA. En su tour sudamericano, el otrora “Peladito de los sorteos” se entrevistó con varios presidentes, entre ellos el venezolano Maduro

Alberto Fernández prefirió mirarla desde lejos, consecuente con el puesto de arquero que ocupa en los picados que se arman cada tanto en la Quinta de Olivos. Marcando distancia con el trato de jefe de Estado que el otrora “Peladito de los sorteos” recibió en la cumbre del G-20 de 2018, favor que devolvió con creces conchabando a Mauricio Macri en la Fundación FIFA.

Juega fuerte

La idea de Infantino es ocupar todo el ancho del campo de juego. Un par de amagues, y alguna “discreta” pierna fuerte, le alcanzaron para dejar fuera de juego en el primer avance a la Superliga que “craneaban” algunos clubes carteludos del Viejo Mundo. Pero sabe que en cualquier momento puede llegar al contragolpe. La creación de la Liga de Naciones y una nueva versión de la Eurocopa, con 12 sedes y 24 equipos, fueron algunas señales.

La sede compartida es una idea que llegó para quedarse: de hecho, Estados Unidos, México y Canadá serán socios en la organización del Mundial 2026, el que le sucederá a la poca transparente designación de Qatar 2022.

“Si se habla de un Mundial cada año, masculino y femenino, de cinco países vecinos que pueden organizarlo, en 20 años el Mundial puede pasar por casi 100 países dándole un gran impulso al fútbol”, argumentó el máximo dirigente del fútbol mundial en su fugaz paso por Buenos Aires.

En su planilla de cálculos, quien fue mano derecha del francés Michael Platini -excapo de la UEFA al que le sacaron tarjeta roja por alguna indescifrable gambeta financiera- no figuran los números del apretado calendario que transcurre alocadamente entre ligas, copas y más copas, además de las Eliminatorias y de las fechas FIFA, eufemismo que hace facturar más a las federaciones y pone los pelos de punta a los clubes.

TODO OKEY. Infantino y Tapia, los respectivos popes de la FIFA y de la AFA. ¿Habrá apoyo argentino para los Mundiales cada dos años?

¿Juegan los jugadores?

Pequeño detalle. Por el momento, el abogado suizo-italiano pareciera no incluir sus nombres en el expediente. Tampoco los registraban demasiado el brasileño Joao Havelange y el suizo Joseph Blatter, quienes desde el waterpolo y el hockey sobre hielo alguna vez irrumpieron en el fútbol con la pasión compartida por los buenos y turbios negocios. Habrá que estar atentos para ver si saltan “la Pulga” y el resto de la fauna de estrellas.

Mientras tanto, más vigente que nunca este texto que el uruguayo Eduardo Galeano escribió en su última actualización de “El fútbol a sol y sombra” después de Sudáfrica 2010, el torneo de las vuvuzelas y el Diego como DT:

“Este Mundial confirmó que los jugadores se lesionan con reveladora frecuencia, triturados como están por el extenuante ritmo de trabajo que impone, impunemente, el fútbol profesional. Se dirá que algunos se han hecho ricos, y hasta riquísimos, pero eso sólo es verdad para los más cotizados, que además de jugar dos o más partidos por semana, y además de entrenarse noche y día, sacrifican a la sociedad de consumo sus escasos minutos libres vendiendo calzoncillos, autos, perfumes y afeitadoras y posando para las tapas de las revistas de lujo. Y al fin y al cabo, eso sólo prueba que este mundo es tan absurdo que hasta contiene esclavos millonarios”.

Fuente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.