Portada » Se estrena “La noche como navío”: una mirada sobre la muerte del Chacho Peñaloza

Se estrena “La noche como navío”: una mirada sobre la muerte del Chacho Peñaloza

Ariana Andreoli acredita una larga trayectoria como bailarina, coreógrafa, actriz y docente. La protagonista de una obra, entre muchas otras, como Partida encarne Lilith y ganadora del Premio Provincial de Danza 2019 (Yacer o ya-ser) enfrenta un desafío inusual. Ariana le pone el cuerpo al desierto en la obra de Jorge Villegas, La noche como navío.

“¡No bailo!”, dice Ariana y la sorpresa genera expectativa.

“Soy el desierto, un personaje onírico que juega como anfitrión, para convidar a los espectadores este viaje en la historia de la persecución del Chacho. Este desierto es testigo de la historia y va tomando posición cada vez con más fuerza. Defiende el territorio invadido por los unitarios”, anticipa.

El personaje va introduciéndose entre las intervenciones de los personajes, da descripción del paisaje y lo que sucede entre ellos. Los relatos van desde su visión de desierto, a los mitos del desierto. La actriz da vida a los elementos que forman parte del ecosistema del desierto.

Elenco de “La noche como navío”. Fotografía: José Gabriel Hernández.

Dice Andreoli que aparece lo fantástico, los hechos históricos y los oníricos. El desierto va haciendo una intersección entre el espacio de las luchas de los hombres y los elementos de esa geografía, incluido su mito.

“Los hechos contados por los historiadores generalmente tuvieron un posicionamiento desde los vencedores. Desde hace poco, se ven otros relatos. El desierto trae la lectura mitológica del lugar, del Chacho y los montoneros que defienden un territorio federal. Ellos tienen un vínculo fuerte y muy arraigado con un modo de habitar esa naturaleza. El desierto trae esa sustancia”, reflexiona.

Llamada de Villegas

A fines de 2019 el autor y director Jorge Villegas invitó a la actriz y le dio el texto. “Me pareció maravilloso, leí la obra y me encantó porque es muy familiar a la Chapanay, la obra que hago en danza. Es decir, comparto el planteo ideológico de Villegas. Me enamoré del desierto. No sabía cuál sería mi rol, si haría un personaje o si me convocaba para realizar el entrenamiento de actores. Es la primera vez que hago una obra de otro, puro texto. Me parece fantástico. Estuve feliz de ser el desierto que tiene unos textos hermosos. Te lleva a muchos lugares con las palabras. No soy una escenografía, un árbol” (risas).

En cuanto al trabajo de equipo, Ariana comenta que realizan secuencias comunes de entrenamiento, de disponibilidad corporal y de la voz. En relación a su experiencia como coreógrafa, ella sondea qué está pasando con las tensiones del cuerpo para construir sentidos de la palabra.

“Mi recorrido va por un lugar físico y cómo emerge la palabra. En principio se siente que el texto está por delante, lo ves, está en el aire, en la hoja. Después empiezo a encontrar las fibras internas, cobra otra dimensión, se vuelve 3D. Le pongo los ajustes de las fibras musculares que se organizan, y la mirada”, dice Ariana que volvió con su obra Partida encarne Lilith, un trabajo que requiere un entrenamiento extraordinario. Mayor logro si se tiene en cuenta que en 2020 padeció Covid-19.

“Las funciones de Lilith son un buen entrenamiento en escena. Y ser el desierto es altísimo desafío. Es una buena combinación. Si el director me invitó es porque confía en que lo puedo hacer. Estamos con todas las ganas porque el trabajo se suspendió el año pasado, hasta que activamos la frecuencia de los ensayos. Hace tiempo que tenía ganas de estar en escena, que me dirigiera alguien en un viaje y una estética que otra persona puede proponer. Abre las posibilidades. Acá no bailo nada”.

Muchas voces, y entre ellas, la del Chacho

Ramiro Pros es el Chacho Peñaloza. El actor aclara qué características tiene su rol.

“La obra cuenta la tragedia del personaje y del país, encarnada en ese personaje que aparece nombrado en la primera parte. Ya sabemos qué le va a pasar. Tiene más voz el desierto. La estructura está inspirada en la tragedia griega”, dice Ramiro.

Ramiro Pros en la tragedia del Chacho. Fotografía José Gabriel Hernández

Ramiro estaba trabajando en El burro de los siete chicos, en diciembre de 2019, cuando recibió la invitación del director. También para Pros La noche como navío es un reto.

“Es muy diferente ese gaucho. La indicación es no hacer una obra gauchesca, la caricatura, que sería más fácil. Es otra cosa. Y tampoco es posmoderno. La intención fue no ir hacia esos dos paradigmas. Está corrido de la historia, dando su testimonio. También se muestra cómo lo ven los demás, de un lado y del otro”, dice el actor.

Pros señala que el Chacho Peñaloza es un personaje que ha vuelto muchas veces en movimientos como el de la nueva canción en la década de 1970. La música lo reivindica como el último gran caudillo después de Facundo Quiroga, el último bastión de esa resistencia.

En cuanto a la dinámica en escena, al comienzo del trabajo y por imposición de la pandemia, las lecturas y devoluciones se hacían online, con lo mínimo e indispensable. Hacia el final de los ensayos llegó la escenografía, un cañaveral o el depósito de un museo.

Ramiro nació en Río Cuarto. Se trasladó a Córdoba en 2006. Vive en Villa Allende.

En la charla surge su propia historia como artista. En el rol de actor ha sido poco constante, Ramiro se dedica a escribir. Este año fue premiada su obra Al estribor en el Concurso de dramaturgia del Teatro Nacional Cervantes. El texto fue filmado y está disponible vía streaming. Jorge Varela, de El Mascaviento de Río Cuarto, filmó la obra. Ramiro reconoce a Varela como referente y maestro. El actor acaba de editar un libro con sus obras y desarrolla también la faceta de músico.

Para ver

La noche como navío. Libro y dirección: Jorge Villegas. Del Proyecto Patria o Muerte. Poéticas Teatrales sobre la Historia Argentina. Civilización o Barbarie. Diseño Vestuario: Ariel Merlo. Realización escenográfica: Aníbal Arce. Utilería: Patricia Ávila. Diseño sonoro: Tomás Gazzo. En escena: Ariana Andreoli, Ramiro Pros, Fernando Rojas, Tomás Gazzo, Mariana Moretto Fraga. Viernes 17 y 24 de septiembre. Sábados 2, 9, 16, 23 de octubre a las 21 en La Nave Escénica, Ovidio Lagos 578, Bº General Paz. Entradas: $ 700. Reservas al: 351 7031269.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.