Reúnen a dos guerreros vikingos de una misma familia después de 1000 años

Una cartografía del ADN de los esqueletos de la época vikinga (entre los siglos VIII y XII) permitió fortuitamente descubrir que eran parientes en segundo grado.

«Es un gran descubrimiento porque ahora se puede rastrear los movimientos a través del espacio y el tiempo por medio de una familia», explicó la arqueóloga Jeanette Varberg a la Agence France-Presse (AFP). Este acontecimiento aporta una nueva luz sobre los desplazamientos por Europa.

Según ella, es muy raro descubrir vínculos de parentesco entre diferentes esqueletos, sobre todo si no se trata de soberanos.

La arqueóloga añadió que es un muy difícil decir si vivieron en la misma época o si quizás haya una generación de diferencia, porque no hay ningún elemento en las tumbas que pueda dar una datación precisa. «Hay un margen de más o menos 50 años«, concluyó.

Fuente: Ambito Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.