Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Después de tanto nervio, de vaivenes emocionales y de cuentas que se cruzaban la selección argentina terminó despejando todas las dudas al imponerse con autoridad a Polonia y abrochar su pase a octavos. La gran sorpresa la dio Australia al derrotar a Dinamarca y conseguir el boleto a la próxima ronda. Túnez, por su parte, le ganó a una Francia suplente pero no le alcanzó.

12:00 – Grupo D, se apagó la dinamita danesa 

Se terminó el sueño para uno de los equipos que llegaba con mejores augurios al mundial, porque la Dinamarca de Eriksen, Schmeichel y compañía venía de hacer una excelente UEFA Nations League -con dos victorias ante Francia incluidas- y asomaba como un equipo sólido y aceitado. Pero todo terminó siendo una gran pesadilla para los nórdicos que cayeron en el duelo clave ante los australianos y se vuelven a casa demasiado rápido.

Dinamarca debía ganar para superar en la tabla a una Australia que venía de caer por goleada ante Francia y de empatar ante Túnez. Pero nada de eso sucedió porque los oceánicos entendieron cómo jugarle desde el minuto uno y, en cambio, los daneses anduvieron atados todo el encuentro. En un partido chato y de poco ritmo fueron los socceroos los que marcaron a los 60 y, jugando con la desesperación roja, terminaron logrando una clasificación histórica a octavos de final.

Los blues, primeros más allá de la derrota

En paralelo se jugó el partido entre Túnez y Francia, los africanos debían ganar y esperar un empate entre Dinamarca y Australia para acceder a la próxima ronda. Enfrente tenían a una Francia ya clasificada que jugó con la mayoría de hombres de recambio y sin mayores preocupaciones.

Los tunecinos salieron a imponerse desde el primer minuto y lograron marcar gracias a su goleador Khazri a los 58, desde ahí el instinto conservador y el verse tan cerca de pasar de ronda los llevó a refugiarse atrás. Deschamps, con la derrota en el horizonte, largó a la cancha a sus mejores hombres pero no pudo torcer la historia y terminó sumando su primera derrota en la competencia. Más allá de la caída, los blues se aseguraron el primer puesto del grupo y jugarán contra Polonia en octavos.

16:00 – Grupo C, la Scaloneta a puro ritmo

Después de la desazón del arranque y del renacimiento contra México, por fin se pudo ver a la verdadera selección argentina. Porque es cierto que los dirigidos por Lionel Scaloni no habían mostrado hasta aquí el nivel que los había colocado como candidatos a Qatar, pero también es verdad que bastaba bajar un poco las revoluciones y mover un par de piezas para volver a encontrar la confianza y, lo más importante, el juego.

Contra Polonia el entrenador pisó fuerte y decidió poner a Enzo Fernández y Julian Álvarez de arranque, en claro mensaje de que el que está mejor juega. Y le dio resultados al instante, porque la albiceleste jugó sin dudas el mejor partido del mundial haciendo parecer fácil un partido que no lo era en absoluto.

El partido se desarrolló siempre en la misma tónica, Argentina merodeando con pelota dominada el área rival y Polonia tirando pelotazos para un solitario Lewandowski.

El primer tiempo se fue en cero, con penal fallado por Messi incluido luego de un regalo del árbitro vía VAR. Parecía cruzada la cosa hasta que apenas arrancó el segundo tiempo, desborde de Molina por derecha y aparición goleadora de Alexis Mac Allister para abrir el candado rojo. De ahí en más la selección bajó un cambio pero sin dejar de buscar el arco rival, hasta que a los 67 llegó el gol tranquilizador de Julián para una victoria tan merecida como esencial. Pase a octavos y a jugar cara a cara contra Australia.

A México no le alcanzó

Los dirigidos por el Tata Martino hicieron, quizás, su mejor partido del certamen pero no le alcanzó para avanzar a octavos -instancia a la que venían clasificando en forma ininterrumpida desde el mundial de Argentina 78-. Un gran golpe para los aztecas que llegaron envueltos en muchos conflictos institucionales y deportivos, y se van con más chispas que calma.

El partido lo tuvo a un México protagonista saliendo a buscar la victoria que lo posicionaba con serias chances de avanzar. Ganando por dos goles o más goles dependía de una victoria Argentina ante Polonia y, desde ahí, ver la diferencia de gol con los europeos.

Los aztecas hicieron su parte y en el segundo tiempo ya derrotaban a los árabes por dos a cero con goles de Martín y Chávez, pero en el otro partido, con la victoria Argentina no le bastaba. Estaban empatados en puntos -4- y en diferencia de gol -0- con los polacos y todo se definía por cantidad de amarillas, en las que México tenía dos más y esto lo dejaba afuera del mundial.

Finalmente, en su afán por conseguir el tercer gol, los árabes arremetieron de contra y marcaron para sepultar el sueño mundialista. 2 a 1 final con los polacos pasando como segundos de un grupo que se definió por detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.