Portada » Promueven un intercambio de experiencias desde la economía social

Promueven un intercambio de experiencias desde la economía social

Con el objetivo de generar espacios de intercambio entre la teoría y la práctica, se llevó a cabo un encuentro entre organizaciones productivas e instituciones educativas para compartir experiencias y valorar la economía protagonizada por mujeres.

El camino recorrido por la Cooperativa de Trabajo Fernanda Toledo Limitada es un ejemplo de lucha y organización desde la economía social y feminista. Por este motivo, algunas de sus integrantes participaron de un encuentro con estudiantes de la carrera de sociología de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

Fabiana Torres, integrante de la Cooperativa Fernanda Toledo contó acerca de la historia de esta organización, que resalta la importancia de su trabajo: “Es una Cooperativa textil, autogestiva, asamblearia y feminista. Con una lógica de economía social en donde todos los recursos y obligaciones se colectivizan. Esto nos ha permitido sostenernos en el tiempo y vincularnos desde lo humano para lo laboral, no al revés. Además, nos reconocemos como trabajadoras, pero también como actoras civiles y políticas. Entonces las reivindicaciones o luchas populares que se van dando en la conquista de derechos y en campo social, también las discutimos”.

En relación a la invitación al encuentro, Fabiana Torres expresó: “En realidad, nos han invitado varias veces, de diferentes carreras. Nos han invitado de facultad de economía, de derechos, de sociología. Porque en realidad nosotras hemos hecho una construcción desde lo teórico y hemos plasmado, hemos hecho un camino en este sentido. Porque a veces ese nexo entre lo teórico y lo práctico no se termina de ensamblar. Entonces, nos han invitado y nos hemos preparado para poder transmitir nuestra experiencia y que se puedan tomar para acortar los caminos de la organización”.

En la Cooperativa son 14 mujeres que trabajan de manera colectiva y, como explicó Fabiana, todas se involucran en la producción: “No todas cosemos, no todas nos sentamos frente a la máquina, pero sí todas participamos del proceso productivo. Porque también entendemos, mirando la historia, que muchos sectores organizados se han ido burocratizando porque van cumpliendo diferentes tareas y se separan de esa cadena de producción. Entonces nosotras, como eje fundamental, hemos acordado que debemos participar de esa producción. Para no desentendernos de la problemática que tiene el hecho de ser trabajadora”.

Su práctica social vinculada al trabajo y la economía solidaria, les permite interactuar con otros espacios. En este sentido, Fabiana Torres compartió otra experiencia de intercambio a la que fueron convocadas: “Ahora estamos dando un taller en El Sauce, que se está organizando. Es una organización social que nos convocó, porque han podido conseguir unas máquinas y quieren organizarse para poder poner en marcha su taller textil. Con todas las dificultades que las mujeres trabajadoras tenemos, las dificultades del cuidado familiar, las dificultades económicas. Muchas son jefas de familia, entonces en ese contexto es donde una se organiza”.

En este proceso de organización como colectivo de trabajo, las desigualdades de género se problematizan. En su experiencia, explicó Fabiana, intentan revalorizar su trabajo: “Nosotras, con muchísimos menos recursos, muchas veces desde el desconocimiento del oficio, entendimos que la principal de las violencias hacia las mujeres tiene que ver con el factor económico. Las mujeres cuando no tienen dinero tienen que salir a trabajar en casa de familias o con la costura; son los trabajos más precarizados. Entonces desde ahí, es donde hacemos un trabajo profundo por el precio justo”.

Fuente: El Portal de las Cooperativas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.