Portada » Piden enviar a juicio a Saillén y Catrambone como jefes de una banda que lavaba dinero y defraudaba al gremio

Piden enviar a juicio a Saillén y Catrambone como jefes de una banda que lavaba dinero y defraudaba al gremio

El fiscal federal N°1 de Córdoba, Enrique Senestrari, solicitó enviar a juicio a los líderes del gremio de recolectores (Surrbac) Mauricio Saillén y Pascual Catrambone por presuntamente haber orquestado una asociación ilícita dedicada a la usura, lavado de activos y administración fraudulenta.

En medio de cuestionamientos al Juzgado Federal N°1, de Ricardo Bustos Fierro, el fiscal también pidió que sean llevados a debate otros integrantes del sindicato, entre ellos familiares de Saillén y Catrambone, que en total llegan a 19.

Juan Manuel Krainbuhl; Osvaldo César Medina; Juan Manuel Riba; Juan Carlos Delgado; Franco Gabriel Catambone; Salomé Alfazak; Héctor Gabriel Balnes; Jorge Vicente Blanes; Miguel Ángel Catrambone; José Luis Yacanto; Juan Carlos Saillén; Micaela Del Valle; Verónica Anabel Quevedo; Adriana Cecilia Oviedo; Yamila Gisel Monjes y Dario Mauricio Saillén.

Las maniobras que le adjudicó Senestrari habrían comenzado con posterioridad al 26 de agosto de 2009. Saillén y Catrambone habrían formado una asociación ilícita en perjuicio de los afiliados y del propio sindicato, la Mutual y la obra social con el “objetivo último de beneficiarse ellos y sus familiares y/o allegados directos”.

La presunta banda delictiva habría operado durante nueve años, hasta 2018, según se desprende del expediente. En la supuesta división de los roles, Saillén y Catrambone habrían fungido como “jefes indiscutidos”, de acuerdo con la acusación a la que accedió La Voz.

De este modo, habría “espejado” los roles que llevaban ambas entidades, según los cuales ambos habrían abusado de la posición que detentaban en ellas: las de presidente y vicepresidente, respectivamente en la Mutual y la obra social; y de presidente y secretario de Ramas y del Interior (y además apoderado y autorizado a firmar cheques), respectivamente, en el sindicato.

En el andamiaje presuntamente ilícito, habrían emergido otros actores como integrantes de la banda: Krainbuhl, como tesorero de la Mututal, estaba autorizado a firmar cheques con los cuales se habrían consumado las maniobras.

El contador Juan Manuel Riba, ejerciendo tareas de tesorería en la Mutual, manejando la caja y los cheques, habría permitido el acceso a los presuntos líderes de la organización. Riba habría sido uno de los “mutuantes” o inversores que habría participado en el lavado dinero y defraudado a la entidad que se investigan. Sus conocimientos le habrían valido diagramar y materializar las maniobras.

El también contador Osvaldo César Medina no habría tenido un rol menor en la estructura. Habría firmado los balances y brindado el asesoramiento tanto a la asociación como a las sociedades Krates Constructora SA, Higyese SA y Yuhme SA, todas constituidas por Agustín Catrambone –hijo de Pascual Vicente-. A través de ellas se habrían desviado dinero malhabido.

Como secretario tesorero del gremio y apoderado de la obra social, otro de los imputados –Delgado- habría actuado como firmante de cheques. Eso habría posibilitado a los supuestos jefes de la banda desviar los cheques de su destino normal.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.