Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Eduardo Valds diputado nacional
Eduardo Valdés, diputado nacional.

El diputado nacional Eduardo Valdés cuestionó este lunes en durísimos términos al fiscal Carlos Stornelli, sobre quien recordó que está «doblemente procesado» por irregularidades cometidas en el ejercicio de su función pero además lo acusó de «seguir mintiendo», y para resumir sus acusaciones dijo que el funcionario del ministerio público «es la vergüenza más grande de la historia del Poder Judicial».

A través de un hilo de Twitter, Valdés definió a Stornelli como «el armador principal del espionaje ilegal y de (mensajes o denuncias) anónimos, para extorsionar personas», y planteó que con esos antecedentes «no es casual que sea Stornelli el que salga en auxilio de las vergonzosas ilegalidades cometidas por los más altos magistrados de la nación».

De ese modo, el diputado del Frente de Todos criticó que Stornelli haya solicitado el archivo de la denuncia contra Silvio Robles, principal asesor de Horacio Rosatti en la Corte Suprema y denunciado en la Justicia federal por el intercambio de chats con el exministro de Justicia y Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro, a quien daba consejos procesales en una causa ligada al Consejo de la Magistratura.

En la serie de tuits, Valdés vinculó a Stornelli con las estructuras de inteligencia de la gestión de Mauricio Macri, recordó la relación del fiscal con «el espía (Marcelo) D’Alessio» y sostuvo que los supuestos y misteriosos «anónimos» que Stornelli dijo haber recibido para iniciar juicios eran, en realidad, textos redactados a pedido por «Juan Sebastián De Stefano, espía responsable de Asuntos Jurídicos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)» en la gestión de Cambiemos.

«El fiscal Carlos Stornelli miente. Está doblemente procesado», arrancó en su pronunciamiento por Twitter, y mencionó dos episodios por los que Stornelli fue procesado «en primera y segunda instancia»: en el primer caso, puntualizó Valdés, «por pedirle al espía Marcelo D’Alessio que le ponga ‘algo’, (¿será cocaína?), al exmarido de su actual mujer», en referencia al piloto peruano Jorge Castañón, expareja de su actual esposa.

El otro antecedente, siguió Valdés refiriéndose a Stornelli, consistió en haberle pedido al espía D’Alessio que le hiciera «una cámara oculta al doctor José Manuel Ubeira, quien era abogado de un detenido en la causa Cuadernos (Oscar Thomas), que se negaba a declararse como ‘arrepentido’ en esa causa, como le exigía el fiscal».

Asimismo, el legislador -que preside la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja- sostuvo que Stornelli pretende denunciarlo en base a un «anónimo» elaborado por Juan Sebastián De Stefano, el exdirector de Jurídicos de la AFI bajo el mando de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Carlos Stornelli fiscal federal
Carlos Stornelli, fiscal federal.

«El fiscal Stornelli sigue mintiendo. Cuando dice que me denuncia en el invento que denomina ‘Puf’, lo hace en base a un ‘anónimo’. Estos anónimos los hacía Juan Sebastián De Stefano, el espía responsable de Asuntos Jurídicos de la AFI, a pedido de Stornelli», puntualizó el diputado.

En ese punto, agregó que en la repartición que comandaba De Stefano «trabajaba un hijo de Stornelli» mientras que otro de los hijos del fiscal «trabajaba en la oficina encargada de pinchar teléfonos, la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco)».

Tras insistir en los vínculos de Stornelli con las estructuras de inteligencia, Valdés indicó que «el espía D’Alessio, preso y condenado, se jactaba de haber hecho las causas que después tomaban Stornelli y (el fallecido juez Claudio) Bonadío».

«Sino averigüen cómo se inició la causa de gas licuado, que se la atribuye el espía D’Alessio, o la causa Ciccone, que la empiezan con un agente de inteligencia del (batallón) 601 (de Inteligencia del Ejército), el suboficial Jorge Pacífico. También pueden averiguar cómo se inició la causa Cuadernos, con otro suboficial del 601, Oscar Centeno, así como las causas de Cristina Fernández de Kirchner inventadas por el tándem Stornelli, Bonadío, D’Alessio», enumeró.

Finalmente, el legislador del FdT desafió a Stornelli a entregar su teléfono celular para que le hagan un peritaje de los llamados y chats durante los últimos 10 años, «que es cuando empiezan sus andanzas con D’Alessio», apuntó.

Valdés resaltó entonces que en la llamada causa ‘Puf’ él sí puso a disposición su celular, que «fue presentado espontáneamente» para que se lo auditaran el juez Luis Rodríguez y el fiscal Jorge Di Lello, quienes luego cerraron la investigación, y lo mismo -dijo- ocurrió en una causa similar que «cerró el juez Martínez de Giorgi, porque nunca existió ningún delito».

Por último, el legislador del oficialismo enmarcó las acciones de Stornelli en «la cloaca del Poder Judicial de los últimos años» y consideró que con estos antecedentes «no es casual que sea Stornelli el que salga en auxilio de las vergonzosas ilegalidades cometidas por los más altos magistrados de la nación», al referirse al reciente dictamen del fiscal que pidió el archivo de la denuncia contra Silvio Robles, como finalmente dispuso el juez federal Sebastián Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *