Más comercios y actividades se agrupan para rechazar las restricciones en Córdoba

Al grito de “basta, queremos trabajar”, Córdoba capital fue el epicentro este viernes de varias protestas que se originaron al mismo tiempo, cuando comerciantes, peluqueros y profesores de actividades deportivas se plegaron al rechazo de las restricciones provinciales que afectan a sus rubros.

Los primeros grupos que esta semana salieron a las calles fueron autoconvocados, con protestas que se organizaron sobre la marcha, pero desde este viernes se vieron más sectores con pancartas, carteles y cortes de calzadas.

El Centro de la capital cordobesa fue el escenario de los dueños y trabajadores de peluquerías, los que en la esquina de las avenidas Colón y General Paz levantaron sus quejas por no poder abrir sus locales. También en este punto sumaron los comerciantes de las galerías.

La protesta de comerciantes se sintió en Colón y General Paz. (Pedro Castillo)

“Es hora de que se iluminen las pantallas del cine. Urgente apertura del Rex. Queremos trabajar ya”, se leyó en un pasacalle gigante que portaron los empleados de estas salas de avenida General Paz.

También en la esquina de Vélez Sársfield y bulevar San Juan, frente a Patio Olmos, se reunieron los dueños y empleados de los locales de este shopping, a los que se agregaron otros comerciantes y peluqueros de la zona del Centro, Nueva Córdoba y Güemes.

“Las peluquerías ya venían golpeadas y ahora esto, no hay infraestructura que soporte porque ya trabajan hasta un 50 por ciento menos y esto genera mucha indignación en el sector porque nos quieren estigmatizar al decir no peluquería, no gimnasios como si fuéramos focos de contagio y esto no es cierto”, expresó un peluquero desde la esquina de Patio Olmos.

Otras protestas en la ciudad

Por momentos, el tránsito vehicular de Córdoba en el área central fue caótico porque también protestaron organizaciones barriales que pidieron vacunas y un aguinaldo en el programa Potenciar Trabajo.

Algo similar a la movida de los comerciantes del Centro se dio en barrio Poeta Lugones, en el Paseo Libertad Lugones, donde los dueños y empleados de los negocios se expresaron con carteles de protesta que decían: “Queremos trabajar” y “Decimos basta”.

Comerciantes de locales de Paseo Libertad Lugones salieron a protestar. (Pedro Castillo)

El presidente de la Federación Comercial de Córdoba, Ezequiel Cerezo, contó la preocupación del sector, aunque aclaró que no avala estas marchas “en contra de la ley”.

“Esto que vemos es preocupante, doloroso, con manifestaciones de comerciantes en distintas localidades, con sectores restringidos, preocupados, que deciden algunas acciones, que traen algunas consecuencias después porque deben cerrar porque les establecen multas. Esto es doloroso”, dijo Cerezo en declaraciones a radio Universidad.

El secretario de Gobierno municipal, Miguel Siciliano, recibió a un grupo de comerciantes, principalmente, de locales que trabajan en galerías, así como a comercios del Centro. Confirmó, a su vez, una nueva reunión el lunes junto a representantes del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) y la directora general de la Cámara de Comercio, Nadia Villegas.

“Nuestro pedido es trabajar en paz, pero necesitamos buscar una forma que no sea restringirnos al trabajar, al que tiene que pagar sueldos”, dijo una mujer desde el Palacio 6 de Julio, donde se solicitó al intendente Martín Llaryora que deje de adherir a las medidas provinciales vigentes hasta el 18.

“Las galerías no van a resistir, que escuchen”, advirtió en la misma protesta otro comerciante.

Críticas desde la oposición

Desde la dirigencia política de la oposición comenzaron a sumarse las adhesiones a los comerciantes y pedidos para que se flexibilicen algunas actividades, como las de jardines maternales, gimnasios, natatorios y peluquerías.

El concejal del bloque Radical Evolución, Rodrigo de Loredo, expresó: “Entendemos la situación sanitaria crítica que estamos viviendo por el pico de contagios y la saturación del sistema de salud. Pero es necesario que se tomen medidas pensadas, planificadas y focalizadas. En muchas de las actuales restricciones parece no haber ni sentido común, no existen criterios claros que expliquen por qué unos rubros pueden continuar trabajando y otros no”.

“Hay una incoherencia técnica en las nuevas medidas restrictivas que demuestra la total improvisación en la gestión de la pandemia, toda vez que permiten la apertura de actividades que tienen el mismo riesgo sanitario de las que obligan a cerrar. El intendente (Llaryora) adhirió al decreto provincial que determinó las nuevas restricciones, por lo tanto, le pedimos que adopte las medidas necesarias para que se garanticen la protección y continuidad de las actividades que sin argumentos lógicos ni epidemiológicos obligan a cerrar”, agregó.

También el radical Juan Negri, de la bancada Córdoba Cambia, dijo: “Deben dejar de multar a los comerciantes y dejarlos trabajar con los protocolos que ellos mismos hace meses les aprobaron. Gobernar con sentido común y sin el látigo debería ser lo normal frente al sufrimiento de muchos que se funden”.

Fuente – La Voz del Interior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.