Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Las mejores bandas sonoras del año no están en los Oscars: quién debería ganar el premio para compensar el grave error de la Academia de Hollywood

Las mejores bandas sonoras del año no están en los Oscars: quién debería ganar el premio para compensar el grave error de la Academia de Hollywood

La madrugada del 12 al 13 de marzo tendrá lugar la nonagésimo quinta ceremonia de los premios de la Academia, comúnmente conocidos como los Oscars.

Conviene recordar que cada profesión elige, a través de una votación previa, a los nominados de su oficio: diseñadores de vestuario eligen quienes compiten en su categoría, el equipo de efectos prácticos a los pertenecientes a maquillaje y peluquería y son los propios compositores y letristas, es decir los miembros de la rama musical (Music Branch), quienes votan y seleccionan las bandas sonoras (y canciones) candidatas.

Desde la ceremonia del año 2018, se presenta una primera criba en la que se listan 15 partituras a consideración (la llamada shortlist). Esta práctica presuntamente nueva, en realidad empezó a ponerse en práctica en el año 1950 con la selección de hasta 10 partituras a consideración y estuvo vigente hasta 1979. Previamente a 2018, se listaba una enorme cantidad de bandas sonoras con opción a participar al premio, llegándose a considerar un número absolutamente desproporcionado (por ejemplo en 2013 compitieron hasta 114 partituras).

Así pues, con la última medida se reduce el número a 15 partituras, de las cuales 5 resultan nominadas. Señalar también que para el último paso de elegir a la vencedora, todos los votantes académicos votan sin necesidad de pertenecer a dicho gremio, por lo que podríamos decir que la selección de los nominados suele ser una elección más acorde con la creatividad y el saber hacer del propio arte mientras que la del ganador responde a otro tipo de cuestiones como son el marketing o la repercusión social.

Una vez aclarado este punto, pasemos a analizar cuáles son las 5 aspirantes que optan al Óscar de mejor banda sonora de 2022.

Las nominadas a mejor música original: ‘Sin novedad en el frente’, la favorita

{«videoId»:»x8diy3r»,»autoplay»:true,»title»:»Tráiler de Sin novedad en el frente», «tag»:»Sin novedad en el frente»}

En estos momentos, ‘Sin novedad en el frente‘, compuesta por Volker Bertelmann (conocido coloquialmente con el pseudónimo Hauschka) parece líder en la categoría, no tanto por méritos propios, sino por el impulso que supone haber sido seleccionada como la mejor música en los premios británicos BAFTA.

Sorprende enormemente que Bertelmann, autor y pianista alemán al que se le presume extrema delicadeza, haya elaborado una música tan aparatosa, disonante y vulgar que podría ser fácilmente confundida con efectos sonoros. A través de una cadencia de 3 notas, el compositor recrea los horrores y la cruda realidad de la Primera Guerra Mundial, potenciando una sensación de amenaza que se mantiene y no termina, acústicamente hablando.

Volker Beltermann

Volker Bertelmann

Aunque se ajusta más o menos bien a la película, esto no es tanto banda sonora como puro diseño de sonido, emulando el efecto que Hans Zimmer (y Benjamin Wallfisch, no olvidemos) ya habían empleado previamente en ‘Dunkerque’ con mediocres resultados. Para sorpresa de todos, ahora mismo resulta la favorita en lo que sin lugar a dudas, sería más un premio consolación para la película que por méritos propios. Recordemos también que esta es la segunda candidatura del compositor tras su adecuada partitura para ‘Lion’ (coescrita con Dustin O’Halloran).

La segunda favorita es ‘Babylon‘, nueva colaboración de Justin Hurwitz con el director Damien Chazelle tras los aplaudidos resultados de sus trabajos anteriores (Óscar incluido con ‘La La Land’). Para esta película desarrollada y ambientada en un pre-Hollywood de los locos años 20, el compositor rehúye del sonido de la época y elabora un pastiche lleno de ritmos modernos y ecos jazzísticos que refleja inquietudes sonoras más recientes y en absoluto contemporáneas con la puesta en escena.

Justin Hurwitz con sus Oscars

Justin Hurwitz

Este gesto resulta ambicioso e incluso atrevido, pero la partitura en sí decae por su propio peso por un excesivo empacho de música (¡la edición discográfica consta de 98 minutos!) mientras que a Hurwitz le pesan (una vez más) las alusiones y referencias a todos sus anteriores trabajos con el director, como son ‘Guy and Madeline on a park bench’, ‘Whiplash’, ‘First Man’ o la celebérrima ‘La La Land’. Al final la banda sonora no es tan original sino una prolongación de todas estas.

Como nota personal, permítanme considerar que Hurwitz necesita demasiado desligarse de Chazelle y abarcar otro tipo de géneros y cinematografías si quiere avanzar como compositor de música de cine, hasta que no lo haga va a seguir estancado profesionalmente y ‘Babylon’ es nueva muestra de ello. A pesar de esta apreciación personal, la partitura ha cosechado triunfos como el Globo de Oro a la mejor banda sonora original, sin embargo, no lo veo un reconocimiento tan importante de cara a los premios de la Academia.

Justin Hurwitz ha resultado vencedor de las 4 candidaturas que ha cosechado en estos premios; casi podría decirse que gana por inercia. Es cierto que la música tiene una presencia importante y fundamental en la película y para el votante esto puede ser llamativo a merecer su voto, pero también considero que de resultar ganadora, sería una elección aburrida y poco acertada. Y por favor, ya está bien de emular a Ravel y su Bolero en el cine, que ya está muy oído a estas alturas de la película.

Es inconcebible el éxito crítico y de la industria que está recibiendo ‘Todo a la vez en todas partes‘, llevándose la victoria en todos los certámenes de premios y produciendo un hartazgo nunca visto para una película indie. Resulta especialmente llamativo que su banda sonora, compuesta por el grupo de música experimental Son Lux, sea una de las cinco nominadas ya que se trata de un trabajo bastante endeble, me atrevería a decir casi vacío y limitado a poco más que resaltar las dinámicas de estos personajes que conviven atrapados en diferentes escenarios y realidades.

Son Lux

Son Lux

Reminiscencias a sonidos orientales para encuadrar a la familia protagonista y alusiones constantes al brillante ‘Clair de Lune’ de Claude Debussy (pieza clásica igualmente sobreutilizada en el cine) que no hacen sino distraer al espectador, son las mejores bazas de este insípido trabajo cuya presencia es poco significativa y seguramente se deba al efecto arrastre de esta película con las nominaciones.

Como curiosidad, citar que la nominación va dirigida al grupo en sí y no a sus componentes (Ian Chang, Ryan Lott y Rafiq Bhatia) debido a una medida adoptada por la Academia tras la candidatura de Will Butler y Owen Pallett (componentes del grupo Arcade Fire) a la mejor banda sonora original por ‘HER’. Se estableció entonces que si la banda sonora es de un grupo musical, se nomina a la banda (con su nombre) y no a sus componentes a título personal.

Almas en pena de Inisherin‘ supone la tercera candidatura para el Oscar del brillante Carter Burwell, compositor habitual en el cine de los hermanos Coen (y curiosamente nunca nominado por una de sus películas).

Carter Burwell

Carter Burwell

Banda sonora intimista que busca reflejar el drama de estos personajes perdidos en una isla de Irlanda. Debido a la localización, el propio Burwell le comentó al director y guionista Martin McDonagh que no podía visualizar la película sin música irlandesa pero McDonagh no quería este sonido estereotipado para su obra. Según comenta Burwell: «Martin me envió música que había estado escuchando mientras pensaba en la película: un lied de Brahms, una canción de Bulgaria, una pieza gamelán de Indonesia. Nada tenía una relación obvia con la Irlanda de 1920 pero creo que eso le gustaba».

Burwell afirma también que cogió inspiración tras leerle a su hija de 11 años ‘Cenicienta’, el cuento de los hermanos Grimm, en el que las hermanastras se cortan los pies para poder encajar en el zapato de cristal. Quiso reflejar esta idea con el personaje de Brendan Gleeson a través de una música que evocase una canción infantil, incluso en tono de nana a través de la instrumentación, al mismo tiempo que le ayudaba a reflejar la inocencia infantil del personaje de Colin Farrell.

Finalmente la pieza ‘My Life is on Inisherin‘ tomó el lugar del gamelán indonesio, desarrollando una textura ambiental que le sienta de maravilla al drama de la película. Lo brillante es que todo el conjunto suena inequívocamente a Carter Burwell y se trata de un estupendo trabajo pero, a pesar de sus virtudes, se antoja menor dentro de la impresionante filmografía del artista.

Por último, tenemos la banda sonora de ‘Los Fabelman‘ compuesta por John Williams, en su trigésima primera colaboración con el director Steven Spielberg tras 50 años de profesión.

Partitura muy breve, de apenas 22 minutos de duración, que se ha presentado a modo de despedida de un compositor que el pasado 8 de febrero cumplió los 91 años. A pesar de ello, John Williams tiene pendiente de estreno la quinta entrega de Indiana Jones y todo apunta a que tanto él como Spielberg van a seguir trabajando juntos todo lo que sea posible (cabe destacar que Williams ha anunciado muchas veces su retiro para finalmente desechar la idea, tras ganar el Oscar por ‘La lista de Schindler’ llegó a valorarlo).

La banda sonora de ‘Los Fabelman’ resulta brillante en su economía y aún tratándose de un Williams menor de lo acostumbrado, da rienda suelta a una maestría y a un saber hacer que en estos momentos sólo está a su alcance. Los temas principales (según las notas de Spielberg en la edición discográfica «compuestos como regalo para mis padres a los que John conoció») son de una belleza tremenda, en especial ‘Mother and Son‘ con una guitarra que parece evocar la delicadeza francesa de Georges Delerue, un sonido que rara vez podemos apreciar en el cine de nuestros tiempos.

{«videoId»:»x8dmlz8″,»autoplay»:false,»title»:»Tráiler de The Fabelmans», «tag»:»the fabelmans»}

La partitura de Williams convive con una importante cantidad de piezas de música clásica, ya que el personaje interpretado por Michelle Williams es pianista y las interpreta. Al mismo tiempo en la película suenan breves fragmentos de bandas sonoras clásicas (de compositores como Max Steiner, Victor Young y Alfred Newman, en lo que supone un homenaje del director a estas partituras que tanto disfrutó en su infancia). Todo esto puede ayudarle a ganar el Oscar, ya que al fin y al cabo se trata de una película «sonora».

A pesar de su avanzada edad, John Williams está haciendo campaña por diferentes programas y medios. Esta es su nominación número 53 (solo superado por Walt Disney con 59 menciones), todo un récord que le convierte en la persona viva más nominada aunque, de esa cantidad, ha sido galardonado en 5 contadas ocasiones. Por lo tanto premiar esta banda sonora no sólo dignifica la categoría, también sería un importante reconocimiento que Williams merece desde hace tiempo y bastantes bandas sonoras.

Las bandas sonoras que se han quedado fuera de los Oscars… y merecían la nominación

Michael Abels

Michael Abels

En todo caso, la categoría este año se antoja floja, posiblemente la más floja en bastante tiempo. Lo cual es una lástima porque había trabajos en la shortlist mucho más interesantes y excepcionales que los finalmente seleccionados.

Las 10 candidatas que se quedaron fuera son: ‘Al Descubierto’ (Nicholas Britell), ‘Ellas Hablan’ (Hildur Guðnadóttir), ‘Avatar: el sentido del agua’ (Simon Franglen), ‘Black Panther: Wakanda Forever’ (Ludwig Göransson), ‘No te preocupes querida’ (John Powell), ‘Devotion. Una historia de héroes’ (Chanda Dancy), ‘Puñales por la Espalda: el misterio de Glass Onion’ (Nathan Johnson), ‘La Mujer Rey’ (Terence Blanchard), ‘Nop’ (Michael Abels) y ‘Pinocho’ (Alexandre Desplat). Estas dos últimas bien merecen un comentario porque deberían haber estado nominadas.

Nop‘ viene a confirmar que la colaboración entre el director Jordan Peele y el compositor Michael Abels es la relación profesional más atractiva de los últimos tiempos. Tercer trabajo juntos tras ‘Déjame Salir’ y ‘Nosotros’, la partitura de ‘Nop’ evoca todos los planteamientos tratados y definidos a través del ecléctico guion del director.

Música de terror para la presencia sobrenatural que amenaza al protagonista, el western en su sentido «más grande que la vida misma» (al estilo Elmer Bernstein) para simbolizar ese rancho que vive de las rentas, el thriller para mantener el suspense (brillante uso de la percusión durante los créditos iniciales que pueden recordar al efecto desarrollado en ‘Terminator’ por Brad Fiedel)… un trabajo sensacional que requiere múltiples escuchas/visionados para valorarlo como merece y que demuestra las enormes capacidades de Abels como compositor de música de cine. Ha sido merecedor del premio a la mejor banda sonora del año para una película de estudio por la Sociedad de Compositores y Letristas (en una misma ceremonia que eligió a ‘Todo a la vez en todas partes’ como mejor banda sonora para película independiente, todo hay que decirlo).

Alexandre Desplat

Alexandre Desplat

Y para completar, es una auténtica lástima que ‘Pinocho‘ de Alexandre Desplat se haya quedado fuera, tanto de la categoría de mejor banda sonora como de mejor canción original (optaba con ‘Ciao Papa‘). Para este trabajo, Desplat estuvo trabajando durante 3 años, intentando dilucidar tal y como él mismo indica: «¿Qué tipo de instrumentación representa mejor el mundo de Pinocho? Como Pinocho está hecho de madera, parecía que podría explorar esta idea y crear música que tan solo perteneciese al mundo sonoro de madera de nuestro Pinocho«.

El resultado es una obra tan solo interpretada por instrumentos realizados de dicho material, idea práctica y atrevida que le da valor, identidad y originalidad a la obra del compositor. Resulta mosqueante que esta partitura no haya sido seleccionada por la Academia, tras el estupendo recorrido que ha tenido en el resto de premios. Es, además, la tercera vez consecutiva que los Oscars niegan la nominación a Desplat tras ‘Cielo de Medianoche’ y ‘La Crónica Francesa’. Hecho extraño que está afectando a la categoría, pues el francés sigue demostrando con cada trabajo presentado que está en lo más alto, su calidad sigue siendo extraordinaria.

Michael Giacchino

Michael Giacchino

Y no podemos olvidarnos de ‘The Batman‘ de Michael Giacchino, partitura que quedó fuera de la preselección por razones que no llegamos a entender, a pesar de haber sido un auténtico fenómeno aplaudido por el público y acabar participando en varios premios de lo mejor del año.

Si de algo ha dado muestras la Academia musical este año es que sus elecciones no representan lo mejor de la música en el cine. Pueden devolver el valor y el prestigio a la categoría eligiendo ‘Los Fabelman’ como la mejor partitura del año 2022 pero, personalmente y creo que hablo por muchos, esta lista de nominados ha sido una decepción mayúscula. Confiemos que para 2023 sean capaces de escuchar con más atención, hay muy buena música de cine que merece más consideración. Lo que sucede es que la mayoría no procede hoy de Hollywood sino de otras cinematografías que no consiguen el beneplácito de los premios de la industria.

(function() { window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {}; var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0]; if (_JS_MODULES.instagram) { var instagramScript = document.createElement(‘script’); instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’; instagramScript.async = true; instagramScript.defer = true; headElement.appendChild(instagramScript); } })();


La noticia Las mejores bandas sonoras del año no están en los Oscars: quién debería ganar el premio para compensar el grave error de la Academia de Hollywood fue publicada originalmente en Espinof por Juan Carlos Jiménez .

La madrugada del 12 al 13 de marzo tendrá lugar la nonagésimo quinta ceremonia de los premios de la Academia, comúnmente conocidos como los Oscars.

Conviene recordar que cada profesión elige, a través de una votación previa, a los nominados de su oficio: diseñadores de vestuario eligen quienes compiten en su categoría, el equipo de efectos prácticos a los pertenecientes a maquillaje y peluquería y son los propios compositores y letristas, es decir los miembros de la rama musical (Music Branch), quienes votan y seleccionan las bandas sonoras (y canciones) candidatas.

Desde la ceremonia del año 2018, se presenta una primera criba en la que se listan 15 partituras a consideración (la llamada shortlist). Esta práctica presuntamente nueva, en realidad empezó a ponerse en práctica en el año 1950 con la selección de hasta 10 partituras a consideración y estuvo vigente hasta 1979. Previamente a 2018, se listaba una enorme cantidad de bandas sonoras con opción a participar al premio, llegándose a considerar un número absolutamente desproporcionado (por ejemplo en 2013 compitieron hasta 114 partituras).

Así pues, con la última medida se reduce el número a 15 partituras, de las cuales 5 resultan nominadas. Señalar también que para el último paso de elegir a la vencedora, todos los votantes académicos votan sin necesidad de pertenecer a dicho gremio, por lo que podríamos decir que la selección de los nominados suele ser una elección más acorde con la creatividad y el saber hacer del propio arte mientras que la del ganador responde a otro tipo de cuestiones como son el marketing o la repercusión social.

Una vez aclarado este punto, pasemos a analizar cuáles son las 5 aspirantes que optan al Óscar de mejor banda sonora de 2022.

Las nominadas a mejor música original: ‘Sin novedad en el frente’, la favorita

En estos momentos, ‘Sin novedad en el frente‘, compuesta por Volker Bertelmann (conocido coloquialmente con el pseudónimo Hauschka) parece líder en la categoría, no tanto por méritos propios, sino por el impulso que supone haber sido seleccionada como la mejor música en los premios británicos BAFTA.

Sorprende enormemente que Bertelmann, autor y pianista alemán al que se le presume extrema delicadeza, haya elaborado una música tan aparatosa, disonante y vulgar que podría ser fácilmente confundida con efectos sonoros. A través de una cadencia de 3 notas, el compositor recrea los horrores y la cruda realidad de la Primera Guerra Mundial, potenciando una sensación de amenaza que se mantiene y no termina, acústicamente hablando.

Volker Beltermann Volker Beltermann

Volker Bertelmann

Aunque se ajusta más o menos bien a la película, esto no es tanto banda sonora como puro diseño de sonido, emulando el efecto que Hans Zimmer (y Benjamin Wallfisch, no olvidemos) ya habían empleado previamente en ‘Dunkerque’ con mediocres resultados. Para sorpresa de todos, ahora mismo resulta la favorita en lo que sin lugar a dudas, sería más un premio consolación para la película que por méritos propios. Recordemos también que esta es la segunda candidatura del compositor tras su adecuada partitura para ‘Lion’ (coescrita con Dustin O’Halloran).

La segunda favorita es ‘Babylon‘, nueva colaboración de Justin Hurwitz con el director Damien Chazelle tras los aplaudidos resultados de sus trabajos anteriores (Óscar incluido con ‘La La Land’). Para esta película desarrollada y ambientada en un pre-Hollywood de los locos años 20, el compositor rehúye del sonido de la época y elabora un pastiche lleno de ritmos modernos y ecos jazzísticos que refleja inquietudes sonoras más recientes y en absoluto contemporáneas con la puesta en escena.

Justin Hurwitz con sus Oscars Justin Hurwitz con sus Oscars

Justin Hurwitz

Este gesto resulta ambicioso e incluso atrevido, pero la partitura en sí decae por su propio peso por un excesivo empacho de música (¡la edición discográfica consta de 98 minutos!) mientras que a Hurwitz le pesan (una vez más) las alusiones y referencias a todos sus anteriores trabajos con el director, como son ‘Guy and Madeline on a park bench’, ‘Whiplash’, ‘First Man’ o la celebérrima ‘La La Land’. Al final la banda sonora no es tan original sino una prolongación de todas estas.

Como nota personal, permítanme considerar que Hurwitz necesita demasiado desligarse de Chazelle y abarcar otro tipo de géneros y cinematografías si quiere avanzar como compositor de música de cine, hasta que no lo haga va a seguir estancado profesionalmente y ‘Babylon’ es nueva muestra de ello. A pesar de esta apreciación personal, la partitura ha cosechado triunfos como el Globo de Oro a la mejor banda sonora original, sin embargo, no lo veo un reconocimiento tan importante de cara a los premios de la Academia.

Justin Hurwitz ha resultado vencedor de las 4 candidaturas que ha cosechado en estos premios; casi podría decirse que gana por inercia. Es cierto que la música tiene una presencia importante y fundamental en la película y para el votante esto puede ser llamativo a merecer su voto, pero también considero que de resultar ganadora, sería una elección aburrida y poco acertada. Y por favor, ya está bien de emular a Ravel y su Bolero en el cine, que ya está muy oído a estas alturas de la película.

Es inconcebible el éxito crítico y de la industria que está recibiendo ‘Todo a la vez en todas partes‘, llevándose la victoria en todos los certámenes de premios y produciendo un hartazgo nunca visto para una película indie. Resulta especialmente llamativo que su banda sonora, compuesta por el grupo de música experimental Son Lux, sea una de las cinco nominadas ya que se trata de un trabajo bastante endeble, me atrevería a decir casi vacío y limitado a poco más que resaltar las dinámicas de estos personajes que conviven atrapados en diferentes escenarios y realidades.

Son Lux Son Lux

Son Lux

Reminiscencias a sonidos orientales para encuadrar a la familia protagonista y alusiones constantes al brillante ‘Clair de Lune’ de Claude Debussy (pieza clásica igualmente sobreutilizada en el cine) que no hacen sino distraer al espectador, son las mejores bazas de este insípido trabajo cuya presencia es poco significativa y seguramente se deba al efecto arrastre de esta película con las nominaciones.

Como curiosidad, citar que la nominación va dirigida al grupo en sí y no a sus componentes (Ian Chang, Ryan Lott y Rafiq Bhatia) debido a una medida adoptada por la Academia tras la candidatura de Will Butler y Owen Pallett (componentes del grupo Arcade Fire) a la mejor banda sonora original por ‘HER’. Se estableció entonces que si la banda sonora es de un grupo musical, se nomina a la banda (con su nombre) y no a sus componentes a título personal.

Almas en pena de Inisherin‘ supone la tercera candidatura para el Oscar del brillante Carter Burwell, compositor habitual en el cine de los hermanos Coen (y curiosamente nunca nominado por una de sus películas).

Carter Burwell Carter Burwell

Carter Burwell

Banda sonora intimista que busca reflejar el drama de estos personajes perdidos en una isla de Irlanda. Debido a la localización, el propio Burwell le comentó al director y guionista Martin McDonagh que no podía visualizar la película sin música irlandesa pero McDonagh no quería este sonido estereotipado para su obra. Según comenta Burwell: «Martin me envió música que había estado escuchando mientras pensaba en la película: un lied de Brahms, una canción de Bulgaria, una pieza gamelán de Indonesia. Nada tenía una relación obvia con la Irlanda de 1920 pero creo que eso le gustaba».

Burwell afirma también que cogió inspiración tras leerle a su hija de 11 años ‘Cenicienta’, el cuento de los hermanos Grimm, en el que las hermanastras se cortan los pies para poder encajar en el zapato de cristal. Quiso reflejar esta idea con el personaje de Brendan Gleeson a través de una música que evocase una canción infantil, incluso en tono de nana a través de la instrumentación, al mismo tiempo que le ayudaba a reflejar la inocencia infantil del personaje de Colin Farrell.

Finalmente la pieza ‘My Life is on Inisherin‘ tomó el lugar del gamelán indonesio, desarrollando una textura ambiental que le sienta de maravilla al drama de la película. Lo brillante es que todo el conjunto suena inequívocamente a Carter Burwell y se trata de un estupendo trabajo pero, a pesar de sus virtudes, se antoja menor dentro de la impresionante filmografía del artista.

Por último, tenemos la banda sonora de ‘Los Fabelman‘ compuesta por John Williams, en su trigésima primera colaboración con el director Steven Spielberg tras 50 años de profesión.

[embedded content]

Partitura muy breve, de apenas 22 minutos de duración, que se ha presentado a modo de despedida de un compositor que el pasado 8 de febrero cumplió los 91 años. A pesar de ello, John Williams tiene pendiente de estreno la quinta entrega de Indiana Jones y todo apunta a que tanto él como Spielberg van a seguir trabajando juntos todo lo que sea posible (cabe destacar que Williams ha anunciado muchas veces su retiro para finalmente desechar la idea, tras ganar el Oscar por ‘La lista de Schindler’ llegó a valorarlo).

La banda sonora de ‘Los Fabelman’ resulta brillante en su economía y aún tratándose de un Williams menor de lo acostumbrado, da rienda suelta a una maestría y a un saber hacer que en estos momentos sólo está a su alcance. Los temas principales (según las notas de Spielberg en la edición discográfica «compuestos como regalo para mis padres a los que John conoció») son de una belleza tremenda, en especial ‘Mother and Son‘ con una guitarra que parece evocar la delicadeza francesa de Georges Delerue, un sonido que rara vez podemos apreciar en el cine de nuestros tiempos.

La partitura de Williams convive con una importante cantidad de piezas de música clásica, ya que el personaje interpretado por Michelle Williams es pianista y las interpreta. Al mismo tiempo en la película suenan breves fragmentos de bandas sonoras clásicas (de compositores como Max Steiner, Victor Young y Alfred Newman, en lo que supone un homenaje del director a estas partituras que tanto disfrutó en su infancia). Todo esto puede ayudarle a ganar el Oscar, ya que al fin y al cabo se trata de una película «sonora».

A pesar de su avanzada edad, John Williams está haciendo campaña por diferentes programas y medios. Esta es su nominación número 53 (solo superado por Walt Disney con 59 menciones), todo un récord que le convierte en la persona viva más nominada aunque, de esa cantidad, ha sido galardonado en 5 contadas ocasiones. Por lo tanto premiar esta banda sonora no sólo dignifica la categoría, también sería un importante reconocimiento que Williams merece desde hace tiempo y bastantes bandas sonoras.

Las bandas sonoras que se han quedado fuera de los Oscars… y merecían la nominación

Michael Abels Michael Abels

Michael Abels

En todo caso, la categoría este año se antoja floja, posiblemente la más floja en bastante tiempo. Lo cual es una lástima porque había trabajos en la shortlist mucho más interesantes y excepcionales que los finalmente seleccionados.

Las 10 candidatas que se quedaron fuera son: ‘Al Descubierto’ (Nicholas Britell), ‘Ellas Hablan’ (Hildur Guðnadóttir), ‘Avatar: el sentido del agua’ (Simon Franglen), ‘Black Panther: Wakanda Forever’ (Ludwig Göransson), ‘No te preocupes querida’ (John Powell), ‘Devotion. Una historia de héroes’ (Chanda Dancy), ‘Puñales por la Espalda: el misterio de Glass Onion’ (Nathan Johnson), ‘La Mujer Rey’ (Terence Blanchard), ‘Nop’ (Michael Abels) y ‘Pinocho’ (Alexandre Desplat). Estas dos últimas bien merecen un comentario porque deberían haber estado nominadas.

Nop‘ viene a confirmar que la colaboración entre el director Jordan Peele y el compositor Michael Abels es la relación profesional más atractiva de los últimos tiempos. Tercer trabajo juntos tras ‘Déjame Salir’ y ‘Nosotros’, la partitura de ‘Nop’ evoca todos los planteamientos tratados y definidos a través del ecléctico guion del director.

Música de terror para la presencia sobrenatural que amenaza al protagonista, el western en su sentido «más grande que la vida misma» (al estilo Elmer Bernstein) para simbolizar ese rancho que vive de las rentas, el thriller para mantener el suspense (brillante uso de la percusión durante los créditos iniciales que pueden recordar al efecto desarrollado en ‘Terminator’ por Brad Fiedel)… un trabajo sensacional que requiere múltiples escuchas/visionados para valorarlo como merece y que demuestra las enormes capacidades de Abels como compositor de música de cine. Ha sido merecedor del premio a la mejor banda sonora del año para una película de estudio por la Sociedad de Compositores y Letristas (en una misma ceremonia que eligió a ‘Todo a la vez en todas partes’ como mejor banda sonora para película independiente, todo hay que decirlo).

Alexandre Desplat Alexandre Desplat

Alexandre Desplat

Y para completar, es una auténtica lástima que ‘Pinocho‘ de Alexandre Desplat se haya quedado fuera, tanto de la categoría de mejor banda sonora como de mejor canción original (optaba con ‘Ciao Papa‘). Para este trabajo, Desplat estuvo trabajando durante 3 años, intentando dilucidar tal y como él mismo indica: «¿Qué tipo de instrumentación representa mejor el mundo de Pinocho? Como Pinocho está hecho de madera, parecía que podría explorar esta idea y crear música que tan solo perteneciese al mundo sonoro de madera de nuestro Pinocho«.

El resultado es una obra tan solo interpretada por instrumentos realizados de dicho material, idea práctica y atrevida que le da valor, identidad y originalidad a la obra del compositor. Resulta mosqueante que esta partitura no haya sido seleccionada por la Academia, tras el estupendo recorrido que ha tenido en el resto de premios. Es, además, la tercera vez consecutiva que los Oscars niegan la nominación a Desplat tras ‘Cielo de Medianoche’ y ‘La Crónica Francesa’. Hecho extraño que está afectando a la categoría, pues el francés sigue demostrando con cada trabajo presentado que está en lo más alto, su calidad sigue siendo extraordinaria.

Michael Giacchino Michael Giacchino

Michael Giacchino

Y no podemos olvidarnos de ‘The Batman‘ de Michael Giacchino, partitura que quedó fuera de la preselección por razones que no llegamos a entender, a pesar de haber sido un auténtico fenómeno aplaudido por el público y acabar participando en varios premios de lo mejor del año.

Si de algo ha dado muestras la Academia musical este año es que sus elecciones no representan lo mejor de la música en el cine. Pueden devolver el valor y el prestigio a la categoría eligiendo ‘Los Fabelman’ como la mejor partitura del año 2022 pero, personalmente y creo que hablo por muchos, esta lista de nominados ha sido una decepción mayúscula. Confiemos que para 2023 sean capaces de escuchar con más atención, hay muy buena música de cine que merece más consideración. Lo que sucede es que la mayoría no procede hoy de Hollywood sino de otras cinematografías que no consiguen el beneplácito de los premios de la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com