Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Por Enrique Franco Zaremba

La Sociedad se construye o edifica mediante pactos, acuerdos y leyes que regulan la actividad del vecindario; poblado; ciudad, provincia o nación. Con ello nos nucleamos en un ESTADO, nuestro caso con un sistema REPUBLICANO, REPRESENTATIVO Y FEDERAL (digamos que eso pretendemos).

Quien es elegido para Administrar en calidad de funcionario público, cualquiera de los 3 poderes, sabe que lo primario es el Bien Común o Bienestar General.

Los ciudadanos que elegimos a los responsables de Administrar el Estado (municipal, provincial o nacional) lo hacemos con la ilusión de que estos cumplan su función pensando en el BIEN COMÚN.

Si esto sucede, el funcionario elegido no deja de ser un vecino más, ha surgido tras ser electo para lograr la Administración de Justicia, Seguridad, Salud y Educación en BENEFICIO COMÚN y no en el particular.

Entre nuestros vecinos, se puede observar las intenciones y/o forma de respetar las normas de convivencia entre los próximos. Su conducta cotidiana manifiesta la importancia real del compromiso con el BIEN COMÚN.

Quien es Funcionario Público, es por lo tanto quien más debe demostrar una conducta elevada y comprometida con la ciudadanía (primariamente con los de su lugar de residencia).

Nadie puede ver con normalidad actos que promuevan la ruptura de normativas en lugares públicos o privados, para beneficio particular.

La responsabilidad del cargo de funcionario público no puede despojarse al salir del recinto de las sedes oficiales públicas; una conducta propia demuestra el grado de moral y capacidad para ejercer con autoridad, las funciones que el ciudadano delega y otorga con confianza.

Quien especula con beneficio particular toda acción que rompe con la convivencia entre próximos, utiliza un método reñido con el BIEN COMÚN que debe promover y garantizar desde su investidura pública.

El BIEN COMÚN si es robado por actos sectarios que favorecen solo a pocos, nos da una clara muestra de la existencia de FUNCIONARIOS QUE NO FUNCIONAN dentro del Estado; como así que no podemos confiar nuestras arcas públicas en lo más mínimo. Estos han confundido vocación de servicio público con vocación de beneficio particular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.