Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Por Enrique Franco Zaremba

Invitame un café en cafecito.app

La Aurora y el Ocaso marca el ciclo , o ALBA Y CREPÚSCULO.

El solsticio de invierno o verano, son el día que corresponde a menor o mayor luminosidad.

También alguna referencia metafórica puede aplicar en la descripción de un Gobierno.

El caso de la Resolución 125 de Losteau fue un ocaso largo, de esos que en invierno se vive en la Patagonia.

Un ocaso tan largo se transmitió al «mejor gabinete de los últimos 50 años», y por ello su conductor pedía perdón cada 6 meses ( sin remediar nada).

En la oscuridad se gesta la definición de quienes se juntaron para continuar sin planes ni rumbo, se autodenominan «CIENTÍFICOS» (tal vez sin ciencia o conciencia).
La oscuridad se mantiene, la lámpara de las IDEAS no se enciende y nadie allá los PRINCIPIOS.

La contradicción es así quien reina, las palabras emitidas ayer se niegan hoy o mañana, en su oscuridad no utilizan el sentido de la audición.

No ven, no quieren oír, y así los gritos que los une y los separa entre si; en un intento de conseguir quien los siga en un CAOS donde no encuentran el camino.
Han dejado el rastro con miles de muertos; el sufrimiento de un pueblo en lágrimas y dirigentes con fiestas ocultas en la sombra; amparados para ingresar a su condición de V.I.P. en sus prioridades que creen merecida (no ven a los ciudadanos y piensan que estos no los observan o escuchan).

Este pueblo lleva una Aurora permanente en su enseña patria. Durante generaciones dedicaron su respeto y honra los alumnos antes de ingresar al claustro.

¿Cómo no ver el Ocaso donde los roles jerárquicos no son ejecutados y distorsionados? ¿O los ataques de los «propios» o «prestados» son más bochornosos y denigrantes que los expresados por los «opositores»?

En la oscuridad del CAOS, colisionan los beodos, las lujurias; las avaricias, ambiciones,; soberbia; y resto de malicias del hábitat.

Las esperanzas nacen en las manos de quienes dan su esfuerzo para reforzar las murallas, ¡AHI DONDE FLAMEA NUESTRA AURORA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *