Portada » Frente de Todos: presión interna para que el Gobierno active medidas económicas

Frente de Todos: presión interna para que el Gobierno active medidas económicas

En estado aún de conmoción luego del cimbronazo por la dura derrota electoral que sufrió el Gobierno nacional en las Paso del domingo, el presidente Alberto Fernández se prepara para anunciar en los próximos días –sería esta misma semana– un paquete de medidas económicas para reactivar el consumo.

La premisa en la que está trabajando el ministro de Economía, Martín Guzmán, a pedido del jefe del Estado, es la de poner dinero en el bolsillo de la clase media y clase baja, en especial en el conurbano bonaerense, territorio clave para el peronismo y que el domingo le fue adverso al oficialismo.

“Es hora de ordenar. De seguir haciendo lo que venimos haciendo y está bien; de hacer lo que debimos postergar y no hicimos; de corregir las cosas que hicimos mal”, dijo el presidente Fernández ayer al encabezar un acto en Almirante Brown, uno de los distritos del conurbano donde el oficialismo no perdió frente a la oposición.

“Empezamos la campaña definitiva”, dijo y arengó a la militancia a “golpear las puertas de los vecinos que no fueron a votar para explicar que está en juego”.

“No voy a esperar un día, no voy a esperar nada. Por eso ayer (por el lunes) seguí trabajando”, sostuvo para contar que en esa jornada presentó la ley de compre nacional (con Guzmán en primera fila, y varias veces marcado por el director de cámaras) que favorece a la industria nacional. También confirmó que la obra pública será el motor de la reactivación. “Gobernar es crear trabajo, ¿quién cree que somos felices distribuyendo planes? ¿Cómo no vamos a estar al lado de los industriales? El país necesita emprendedores que den trabajo y no especuladores financieros”, dijo.

Por la tarde, en Olivos, hubo una “foto de unidad” de la coalición oficialista con Máximo Kirchner, Sergio Massa, la candidata Tolosa Paz, Cafiero y “Wado” de Pedro, entre otros.

En las 48 horas posteriores a las Paso, Fernández se movió en dos planos. Primero, ratificó a colaboradores emblemáticos (como Cafiero, Kulfas y Guzmán). La imagen de unidad en Olivos fue una respuesta a críticas internas reanimadas por la derrota. El otro movimiento se relaciona a la gestión concreta: mañana habría anuncios con impacto económico y social.

Sobre el asfalto nuevo de Almirante Brown (que corta al medio un barrio de calles de tierra), Fernández puso dos butacas a su lado. En una se sentó Massa, una de las patas del Frente de Todos; en la otra, Cafiero. No es habitual que el jefe de Gabinete asista a estos eventos.

Terminado el acto, hubo un almuerzo en el aeródromo de Longchamps: Fernández, Massa, Cafiero, Máximo Kirchner; los ministros Katopodis, Kulfas, Ferraresi y “Wado” de Pedro. También participaron varios intendentes del conurbano, incluida Mayra Mendoza, derrotada en su municipio de Quilmes. Faltó el gobernador Axel Kicillof.

De allí se fueron todos a Olivos, para la foto de la unidad. El Presidente puso a su lado a la camporista Mendoza. Un gesto de explícito respaldo. Massa, De Pedro y Cafiero se fueron después para la Casa Rosada, donde siguieron reunidos. La mesa chica del Frente de Todos mantiene silenciados sus reproches internos.

Afuera es distinto. Al día siguiente de las Paso, surgieron voces muy críticas dentro del oficialismo, pero reducidas a dirigentes marginales. Luis D’Elía pidió romper “el pacto Massa-Máximo”; Juan Grabois calificó de “mediocre” al gabinete nacional.

Ayer, en cambio, aparecieron críticas de dirigentes que escucha la Casa Rosada. “Creo que hay funcionarios que miran la realidad con otros tiempos; hay que tomar políticas que le permitan ver a la gente que el gobierno de Macri iba para un lado y que nosotros vamos para otro”, dijo Hugo Yasky, dirigente de la CTA y diputado nacional que irá por la reelección en la boleta de Buenos Aires.

El gremialista pidió tomar medidas urgentes. Propuso llevar el salario mínimo “a 45 mil o 48 mil pesos, contra los 35 mil pesos a los que se va a llegar recién en abril”. También, un bono de emergencia para los jubilados de “10 mil pesos”. Sin nombrarlo, instó a Guzmán a “romper los manuales” y se pronunció a favor de “controlar los precios de los alimentos”. “Si hay ministros que les dan vértigo las decisiones, tendrá que haber cambios en el Gabinete”, dijo.

Andrés Larroque, funcionario de Kicillof, pidió “reperfilar al Frente de Todos”. “La gente le puede perdonar mil cosas al peronismo, pero no que no recomponga los ingresos. El peronismo tiene que hacer peronismo”. Recordó que “en 2009 –tras la derrota legislativa de la boleta que llevaba a Néstor Kirchner– entraron Aníbal y Amado (Boudou) a jefatura de Gabinete y a Economía, y en 2013 entraron Coqui (por Jorge Capitanich) y Axel (Kicillof)”, recordó.

Con el mensaje de ayer, Fernández puso la lupa sobre los 11 millones y medio de electores que el domingo no fueron a votar.

La participación en las Paso fue del 66,21%. “A los que no nos votaron, les pido por favor que piensen que la Argentina merece algo mejor que lo que nos pasó hasta el 2019”, dijo.

El Presidente echó mano al manual peronista para interpretar el resultado de las primarias: “Nosotros escuchamos la voz del pueblo, ‘la más maravillosa música’, decía el General; cómo no escucharla”.

Este jueves el Gobierno anunciaría una serie de medidas para recuperar los ingresos, primer paso del plan para intentar recuperarse para las generales del 14 de noviembre.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.