Portada » Fabricio Cagnin, el hijo de Gilda que sobrevivió al accidente y prefirió el anonimato

Fabricio Cagnin, el hijo de Gilda que sobrevivió al accidente y prefirió el anonimato

El 7 de septiembre de 1996, hace 25 años, Gilda moría en un accidente vial justo cuando su carrera comenzaba a despegar. En aquella madrugada trágica, también perdieron la vida la madre de la cantante, su hija mayor, Mariel; tres de sus músicos y el chofer del colectivo.

Quien también iba a bordo y salvó su vida de milagro fue Fabricio Cagnin, el hijo menor de Gilda, que en aquel momento tenía 8 años.

Lógicamente, su vida quedó marcada para siempre por aquel trágico suceso que tanto le privó desde entonces.

Los hijos fueron el fruto del matrimonio que Miriam Alejandra Bianchi (el verdadero nombre de la cantante) mantuvo entre 1981 y 1991 con Raúl Cagnin.

Gilda junto a sus hijos.

Lo cierto es que de adulto, Fabricio eligió mantener no sólo un bajo perfil, sino prácticamente estar fuera de cualquier radar (no tiene redes sociales, al menos bajo su nombre y como “hijo de”).

Pieza clave en la película

Una de las pocas oportunidades en las que se supo algo de él fue a partir de la película Gilda, no me arrepiento de este amor, de 2016, protagonizada por Natalia Oreiro.

Fabricio (que se supone que hoy tiene 33 años) estuvo muy involucrado en la realización del filme, colaborando activamente en la realización del guion y facilitando mucho material de archivo, propiedad de la familia Cagnin.

Además, trabajó codo a codo con Oreiro en la construcción del personaje de su madre.

Natalia Oriero junto a Fabricio Cagnin, en el rodaje de «Gilda, no me arrepiento de este amor».

De hecho, desde la cuenta de Instagram de la película, Fabricio tuvo hace algunos años una de sus pocas declaraciones públicas, con motivo de una celebración del Día de la Madre.

“Con el tiempo entendí que no hay que refugiarse en el dolor o en lo que podría haber sido de nosotros… Elijo creer que siguen abrazándome como en aquellos tiempos donde todo era risa , amor y música, me cuidaban y amaban mucho!! Sólo que hoy es de otras maneras menos tangibles pero muy sentidas para mí. Las encuentro siempre a mi lado. En una foto ,una anécdota , en mis hijas que hablan de Uds como si viviesen a una cuadra y eso me llena de alegría!

¡Sé que siguen conmigo y nuestro lazo va más allá de la carne, somos almas entrelazadas y eso nos destina a la eternidad juntos!

¡Las amo con el alma, extraño más, pero elijo llevarlas conmigo en el día a día con una gran sonrisa y millones de recuerdos!”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Fuente: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.