Es cordobés, cantó cuarteto en chino y es el único argentino en el Museo del Pueblo Judío en Israel

El músico cordobés Simja Dujov desde hace años que con su banda combina sonidos de música klezmer, balcánica, cumbia y cuarteto. Instalado en Buenos Aires desde hace un largo tiempo, como centro de operaciones, ha realizado giras por ciudades del mundo llevando su singular combo musical.

En el año 2017, grabó un disco en Beijing, China, en el que incluyó un tema de Rodrigo: Cómo olvidarla, cantado en chino mandarín. Ahora, es el único argentino incluido en el Museo del Pueblo Judío, en la Universidad de Tel Aviv, Israel.

Este edificio, que fue remodelado recientemente, tiene un sector, llamado “The Mosaic” que abarca cuatro mil años de historia, cultura e identidad del pueblo judío. Allí se destaca, entre otros, a Bob Dylan, Leonard Cohen y la serie Friends, figuras y fenómenos ligados al judaísmo que forman parte de la cultura pop occidental.

Allí, entonces, figura Simja Dujov. “Ser parte de este museo me hace sentir que el trabajo invisible y solitario de tantos años toma forma. Siento que mi labor no solo se enfoca en la música como resultado final, sino en su influencia, es como un círculo que se cierra”, contó en una nota de Infobae.

En entrevista con VOS cuando lazó el tema de Rodrigo en chino, Simja contaba: “Lo singular de Córdoba es que el cuarteto es el soundtrack de la ciudad, de cuando vas a hacer las compras en el centro, cuando te tomás un café en la peatonal, es el sonido de cómo vibra la pared de tu vecino a las 5 de la mañana. No es sólo música, es una cultura, una forma de vida, una forma de entender cómo se descubre cada rincón de tu ciudad. Desde que me fui empecé a extrañar eso, lo que siempre estaba ahí. Y cada vez que visito Córdoba aparece con total naturalidad. Desde que me pasa eso, cada vez que me siento a grabar en el estudio, es lo más auténtico que me sale ser”.

Y sobre sus impresiones al viajar por China, decía: “Es un público activo, divertido. También es raro para nosotros. Por ejemplo, cuando tocaba en los festivales veía cómo la mayoría del público usaba barbijos. Y algunos se los sacaban para cantar un estribillo, por ejemplo, una vez que lo identificaban y lo aprendían por fonética”.

Fuente – La Voz del Interior

Deja un comentario