Agustín Salvia: El diálogo de los diferentes es urgente porque si no la catástrofe puede ser mayor

Frente a números de pobreza que alarman y acciones oficiales que apenas representan un alivio temporal, el director del Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió que “el diálogo de los diferentes es urgente porque si no la catástrofe puede ser mayor”.

Salvia así lo manifestó ante una consulta de este medio, al presentar un informe con los efectos de la pandemia del coronavirus, que según sus cálculos afecta al 44,2% por ciento de la población.

Volvió a alertar sobre los problemas estructurales que requieren de consensos para diseñar políticas de largo plazo y sobre la latente amenaza que representa la inflación.

¿Qué acciones se tomaron en los últimos años contra la pobreza estructural?

AS – La emergencia tanto económica previa, la Argentina viene estancada y con recesión, con una situación esta inflacionaria en los últimos años, el 2017, 2018 y 2019 fueron años muy difíciles, que se agravaron con la pandemia, pero también viene teniendo una década de estancamiento del empleo, del desarrollo de la producción. Más allá de los ciclos de recuperación que ha tenido importantes en algunos momentos, la ausencia de un modelo que nos proyecte como sociedad en donde se progrese y se de trabajo e inclusión a todos. Los problemas son históricos y los cambios deberían ser estructurales. Lamentablemente esos cambios no los hemos tenido, ni en estos últimos dos años o año y medio del covid, pero tampoco en los últimos 10 años, ni en lo que va del siglo 21, más allá de que hemos atravesados contextos y escenarios económicos que han sido afortunados, en la primera etapa de la primera década esto se ha estabilizado, pero no pudimos aprovechar oportunidades para dar un lanzamiento ni una transformación a nuestra matriz productiva, que es básicamente lo que necesitamos.

¿Qué reformas deberían pensarse para esa matriz productiva?

AS – Necesitamos más pequeñas y medianas empresas, con más capacidad de generar empleo, trabajo, de incorporar tecnología, necesitamos también un mercado interno más vigoroso, una población con mayores calificaciones, una infancia más y más profundamente educada y capacidad para adaptarse a la sociedad de conocimiento en el mundo. Necesitamos también reformas estatales, fiscales y tributarias que hagan que efectivamente que la riqueza producida se distribuya mejor, pero también necesitamos un horizonte de crecimiento.

¿Cómo impacta la carrera de la inflación?

AS – ¿Qué pasa con el fenómeno inflacionario? El fenómeno inflacionario derrumba no solamente los pocos recursos que la población puede ir reuniendo con ayuda social o con sus propios trabajos, buenos o malos, sino también la proyección de futuro. La inflación derrumba la certidumbre, no hace posible que se invierta, ni la propia sociedad puede invertir en su propio desarrollo humano, en su propio capital humano,

¿Cuál debería ser el primer paso para encarar cambios estructurales?

AS – Obviamente, hoy por hoy, deberíamos empezar por el diálogo, el diálogo de los diferentes. Ese sería un cambio estructural en la Argentina, que distintas miradas se puedan poner sobre la mesa para abordar los problemas que tiene la sociedad y no para abordar los problemas de ideología o de políticas, sino para discutir de problemas sociales. El diálogo es urgente porque si no la catástrofe puede ser mayor. Se va a necesitar crear más trabajo. Derrumbar la pobreza, erradicar la pobreza, solamente va a ser posible con más y mejores trabajos. Y eso significa más y mejores inversiones, inversiones públicas, seguramente, pero también privadas. Sin duda, también se requieren reformas institucionales en el campo comercial, laboral, en el campo financiero. Tenemos que sentarnos en la mesa para justamente encontrar esas políticas de Estado que se necesitan para salir adelante.

Fuente – La Voz del Interior

Deja un comentario