Con un año de atraso, el Concejo revisa los números del último año de Mestre

Compartí este articulo!

Pese a que la Carta Orgánica Municipal de la ciudad de Córdoba establece que el intendente debe remitir al Tribunal de Cuentas la cuenta general de cada ejercicio dentro de los primeros 90 días del año siguiente, la administración de Martín Llaryora envió los números del último año de la gestión de Ramón Mestre cuando hacía ya casi 12 meses que el exintendente había dejado su cargo.

La demora fue tal que recién esta semana –cuando ya deberían estar tratando los números del primer año de Llaryora– los concejales se encontraron con las cuentas que dejó el exintendente. La cuenta general del ejercicio económico y los estados contables de 2019 acaban de ingresar a la comisión de Economía del Concejo Deliberante. Se trata de más de 600 páginas de números. Qué harán los ediles con eso es un gran enigma.

La situación económica que describen esas cuentas que presentó Llaryora sobre la herencia que dejó de herencia Mestre es muy compleja: una deuda de 27.147 millones de pesos, un déficit financiero de 4.146 millones de pesos y un resultado económico negativo de más de 16 mil millones para el año 2019, según detalla la información oficial. El mestrismo ya objetó largamente la cifra de la deuda.

Objeciones a dos puntas

Más allá del resultado económico del último año de la anterior gestión, la rendición realizada por la gestión Llaryora recibió serias objeciones del Tribunal de Cuentas. Los juecistas María Fernanda Leiva y Juan Andrés Testa advierten que la demora en el envío de la cuenta general del ejercicio –la de 2019 ingresó el 3 de diciembre de 2020 y la del año pasado ya registra más de un mes de atraso– “configura seria irregularidad”. Mencionan también un “error involuntario” de casi 1.200 millones de pesos en la presentación original, y cuestionan por igual al manejo económico del último año de Mestre y a los incumplimientos de Llaryora en la presentación de esos resultados de su antecesor.

Incluso el dictamen de los tribunos de Cuentas del oficialismo hace numerosos señalamientos técnicos, aunque adjudica esas “inconveniencias” y atrasos a las “circunstancias especiales que produjeron condiciones no deseadas”, como el cambio de método de registración implementado en 2019, la incorporación del nuevo sistema de administración financiera, la falta de adaptación de los empleados al nuevo sistema, la falta de capacitación sobre la nueva metodología, el cambio de gestión y la pandemia.

No obstante las numerosas salvedades, los tribunos oficialistas Pablo Venturuzzi, María Florencia Mana y Gustavo Ferrari avalaron la presentación del Ejecutivo por considerar que refleja razonablemente la información sobre la inversión de la renta, la situación patrimonial del municipio y el resultado del ejercicio del último año de la gestión Mestre.

Entre los puntos que se destacan del último año de Mestre, la cuenta general advierte sobre un fuerte aumento del gasto municipal, que llegó a 38.920 millones de pesos tras sucesivas rectificaciones presupuestarias, la última realizada el último día de Mestre en el Palacio 6 de Julio. Respecto de 2018, el gasto de 2019 creció 47,5 por ciento. Los ingresos municipales, en tanto, llegaron a 31.595 millones de pesos, con una suba interanual del 29 por ciento.

Temas Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: