Vencieron las adversidades climáticas y ampliaron sus servicios

Compartí este articulo!

Bajo la dura realidad climática del sudoeste chaqueño, que en los últimos años sufrió una larga sequía seguida de inundaciones, el servicio cooperativo de agua brindó soluciones a través de un proyecto de envasado e invirtiendo en obras de ampliación de sus redes locales.

La Cooperativa de Provisión de Agua Potable, Otros Servicios Públicos y Vivienda Las Breñas Limitada lleva 63 años brindando servicios esenciales a la ciudad chaqueña con nombre homónimo. En sus inicios, el trabajo se enfocó en prestación eléctrica, que no había en el creciente pueblo. Al solucionarse este servicio desde la empresa de luz provincial, la Cooperativa se encarga de otorgar agua potable a la comunidad.

El presidente del Consejo de Administración, Ademar Acosta, contó a El Portal de las Cooperativa que ya para finales de la década del ‘60 habilitan un sistema de agua potable con una red céntrica, abarcando lo máximo posible. “Con ese sistema se llega a esta época, dónde se encuentra en ejecución la red, pensando ya en un sistema de enlace con el acueducto (la megaobra que lleva el acueducto para gran parte del territorio chaqueño se lleva adelante desde el gobierno provincial y nacional hace varios años, inaugurándose por tramos).

Acosta destacó que la situación territorial desde la ciudad de Sáenz Peña hacia el sudoeste provincial, alrededor de ocho localidades y otros tantos parajes, no cuentan con agua potable. “Todas las localidades tuvieron que ir solucionando su problema de abastecimiento propio, sea con almacenamiento a cielo abierto, pozos excavados o perforaciones”, explicó.

Las Breñas tiene actualmente 18 pozos conectados por redes con acueductos “para poder juntar el caudal necesario diario para el abastecimiento de la comunidad”, señaló y agregó: “En ese abastecimiento hablamos no solo de conexiones domiciliarias sino de todas las instituciones escolares y de salud, públicas y privadas”.

Además, destacó la gran obra que la Cooperativa realiza para ampliar y mejorar la calidad de servicio, que se encuentra ya en un 85% de ejecución. “Tenemos la esperanza de que en los próximos tiempos podamos terminar”, dijo.

Son cuatro frentes en los que trabajan: uno ejecutando la conexión de enlace entre el acueducto y las cisternas propias; otro está construyendo la segunda cisterna de agua, un tercero se está preparando para hormigonar el tanque en la torre central; y el cuarto haciendo la conexión de enlace entre la torre y la red de distribución. “Esta obra que está abarcando a las redes domiciliarias, que van a contar con medidor, está pensada para 5.700 familias con una proyección de hasta 8 mil conexiones”, subrayó

Problemas climáticos

Sobre esta realidad en la que los pueblos del interior chaqueño se tienen que producir su propia agua, Acosta se remitió a la más reciente e histórica sequía que sufrió esa región en 2017 y 2018. De las 18 perforaciones, “cinco o seis se secaron totalmente y los otros, con la bajantes de producción diaria”, contó. “Fue un problema muy grave, el APA (Administración Provincial del Agua) y Sameep (Servicio de Agua y Mantenimiento Empresa del Estado Provincial) nos ayudó porque tuvimos hasta que traer agua en camiones cisterna desde el acueducto de San Bernardo, a 45 kilómetros, con lo costoso que fue eso”, explicó y añadió: “Fue una seca insoportable, con la caída de los socios causante ya que no podíamos abastecer lo indispensable”.

Para mediados de 2018 empezaron las grandes lluvias y en enero 2019 hubo un máximos de 400 milímetros acumulados de agua “que nos inundó totalmente la planta, ubicada al norte de la localidad”, expresó el referente cooperativo. Como las instalaciones se encuentran justamente en un breñal, los caudales sobrepasaron las represas, el agua empezó a pasar por la avenida principal y “nos dejó con un metro y medio de agua por un año y medio, hasta junio de 2020. Tuvimos que hacer bombeo por 28 días interrumpidos para bajar ese nivel de agua, entrar y empezar el proceso de recuperación”.

Durante la inundación de la planta, se destruyeron varias electrobombas que tuvieron que reparar o reponer, lo que implicó “un costo extraordinario” para la Cooperativa.

Agua envasada

También referido al período de sequía en 2018, explicó: “Como teníamos tan poca agua que podíamos producir, tuvimos que fraccionar para poder distribuir y llegar a mayor cantidad de gente”, señaló el cooperativista. “Así surgió la idea de poner una envasadora de agua. Hemos realizado las instalaciones y comprado la maquinaria, ya tiene casi dos años y van funcionando muy bien, cumpliendo las normativas”, comentó y remarcó que es “la única Cooperativa del interior de Chaco que está produciendo agua envasada. Estamos orgullosos y con visión de futuro de llegar a un (proceso de) embotellamiento de agua”.

https://cooperativas.com.ar/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: