Schiaretti pide extremar los cuidados para no tener que decidir nuevas restricciones

Compartí este articulo!

El gobernador Juan Schiaretti se refirió este lunes a la pandemia de Covid-19. “Está golpeando duro a nuestro país, como a otras naciones de América latina. Vemos un nivel muy alto de casos, aunque tenemos margen en la cantidad de camas críticas”, dijo.

El mandatario cordobés solicitó a la población que extreme las medidas de seguridad, en la presentación de un programa de protección para la mujer embarazada, que tiende a mejorar los controles prenatales, entre otros objetivos. Es la primera vez en mucho tiempo que el gobernador se refiere a la situación.

“Les pido a todos que cumplan con las disposiciones que establecimos con los intendentes y el Gobierno provincial. De esta manera, evitaremos que en el futuro tengamos que tomar otro tipo de medidas”, explicó Schiaretti.

El gobernador se refirió así a los anuncios realizados el viernes pasado. La Provincia firmó convenios con los municipios para que restrinjan la movilidad en diferentes horarios. De lunes a viernes, sólo podrán circular personas autorizadas desde las 23 a las 6. Y los sábados, las restricciones comienzan a las 12 de la noche.

La actividad comercial arranca más tarde, a las 9, para impedir que los empleados de este rubro se crucen en los transportes públicos con alumnos y docentes, que cursan durante la mañana. Los salones de eventos y parques continúan abiertos, con algunas condiciones de protocolo.

Las medidas son más flexibles que las dispuestas por el Gobierno nacional. Según explicaron fuentes del Ministerio de Salud provincial a La Voz, Córdoba utiliza cinco marcadores para medir el riesgo de exposición. Y brinda autonomía a los municipios para agudizar las restricciones, si la circulación viral es más intensa.

Curva alta y estable

Jorge Aliaga, físico y experto en bioinformática, explicó que la Nación establece dos indicadores para establecer el riesgo sanitario de cada provincia. Uno es la tasa de incidencia de los últimos 14 días y otro, la razón de casos, que compara el primer marcador con el de las dos semanas anteriores.

Según la definición de Nación, Córdoba se encuentra en un riesgo sanitario alto, es decir, en rojo. En los últimos 14 días, el promedio diario de nuevos casos se ubicó a 600 por cada 100 mil habitantes. Cuando ese número excede los 250, es señal de alerta.

Pero además, la razón de casos (diferencia con las dos semanas anteriores) fue de 0,97. Cuando este número se ubica entre 0.8 y 1.2 también define un escenario de alto riesgo. Si bien los casos bajaron un tres por ciento, en relación con los 15 días anteriores, por el momento el descenso no es significativo.

“En Córdoba, los casos subieron muy fuerte entre la segunda quincena de marzo a los primeros días de abril. Después se estabilizaron y quedaron arriba, por ahora. Todavía no estamos notando una baja significativa”, explicó Aliaga.

El especialista indicó que hay otras 20 provincias que se encuentran en alto riesgo sanitario. Aunque la tendencia es que el crecimiento de positivos ha comenzado a desacelerarse. Como hipótesis, citó algunos factores. Lo que más influyó, según su percepción, fueron las medidas de restricción de la movilidad.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) –la región más comprometida– se dispuso primero el pase a teletrabajo de toda la administración pública, después la reducción de la circulación en el horario nocturno. Por último, la suspensión de clases por un tiempo limitado.

Costumbres argentinas

Nora Glatstein, presidenta de la Sociedad de Epidemiología de Córdoba, reiteró que para que los casos logren bajar la población debe incorporar un cambio de conducta. “Sabemos que todos estamos cansados y saturados. Pero si no se bajan líneas claras y logramos modificar hábitos, esto no va a mejorar. No pueden seguir realizándose reuniones clandestinas y actividades que exponen a la gente”, explicó.

La experta dijo que continuamos con un número elevado de casos. “Creo que el uso del barbijo y el distanciamiento social van a disminuir la circulación de otros virus respiratorios. Pero el Sars-Cov-2 es muy particular. Ahora surgen nuevas variantes que hacen que se propague más rápido. Esto sumado a que la gente está cansada y a veces no cumple con las medidas”.

Glatstein remarcó que para que se logren cambios de hábitos, el mensaje debe ser constante y dirigido a distintos grupos sociales, teniendo en cuenta su diversidad. También recomendó comprometer más a los referentes sociales en la difusión de las consignas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: