Córdoba: piden que se juzgue como homicida al padre de Sathya

Compartí este articulo!

La historia de Sathya destila espanto tras espanto. A los 17 años, la adolescente no aguantó más tanta pesadilla sufrida durante años en su propio hogar. A los cuatro vientos, salió a denunciar que su padre biológico la violaba en casa. La jovencita contó que entre los 8 y los 14 años fue víctima de constantes abusos sexuales.

Se lo contó a su mamá, se lo contó a las amigas, al círculo cercano, lo escribió en Facebook.

Durante dos años, la joven y su mamá y demás familiares golpearon puertas en los Tribunales de Córdoba y otros organismos oficiales, reclamando celeridad y justicia.

Durante dos años, la causa no tuvo avances significativos.

En enero de 2020, Sathya Aldana Insaurralde decidió quitarse la vida.

A los pocos meses, su padre fue acusado finalmente por una fiscalía. El 29 de diciembre de ese año fue enviado a juicio oral.

Ahora, en pocos días, Walter Emanuel Insaurralde comenzará a ser juzgado por la Cámara 3ª del Crimen de Córdoba.

El hombre llegó a juicio acusado por: abuso sexual gravemente ultrajante continuado agravado por el vínculo, abuso sexual con acceso carnal agravado y promoción a la corrupción de menores, doblemente agravada por el vínculo y por el medio intimidatorio.

Hay novedades. El fiscal de la Cámara 3ª, Marcelo Hidalgo, a tenor de la pesadilla sufrida por la joven y la autodeterminación que tomó, ha pedido un agravamiento de los cargos contra Insaurralde.

En las últimas horas, el acusador requirió a la Cámara que el padre de Sathya sea juzgado por abuso sexual seguido de muerte.

Para tal fin, solicitó que el juicio se realice –como prevé la ley– con la participación de jurados populares.

En caso de ser juzgado por ese delito y de ser hallado culpable, sólo le cabría una condena: la perpetua.

No está claro qué posición tomará el tribunal a cargo de juzgar.

Si se acepta la petición, el juicio debería arrancar este miércoles con la participación de jurados populares.

La madre de Sathya viene batallando desde hace años en busca de una justicia esquiva.

La mujer y su familia es parte querellante en esta causa. La abogada Daniela Morales Leanza, quien representa a la familia, indicó días atrás que sobran las pruebas para condenar a Insaurralde y anticipó que pedirá una fuerte condena a prisión.

Todo indica que la letrada se sumará al pedido que ha formulado ahora la fiscalía.

Espanto y sin respuestas

“Tenía 8 años cuando mi papá empezó a abusar de mí. ¿Será que el guardapolvo no era lo suficientemente largo y lo provoqué? Me abusó desde los 8 años hasta los 14. Me tocaba mientras me decía que solo eran ‘cosquillas’, me obligaba a tocarlo (…). ¿Duele leerlo? ¿Te da bronca, asco, repulsión tal vez? ¿Te cansa leer historias de violaciones todos los días en las redes sociales? Peor es vivirlo. Como digo siempre, quien abusó de mí no era un extraño que ofrecía dulces en la calle, tampoco es un drogadicto o alcohólico, es un hombre que hasta compartía la misma mesa que yo”.

Esas son algunas de las desgarradoras frases que Sathya escribió públicamente en su muro de Facebook, cuando tenía 17 años, al denunciar a su progenitor.

La denuncia llegó a la Justicia. “Era una tortura para ella ir a Tribunales y otros entes y contar una y otra vez lo que sufrió. Lo que ese hombre le hacía hacer…”, contó la madre de la joven. Según la mujer y otras familiares, la causa “nunca avanzó”.

Sathya denunció haber sufrido abusos sistemáticos desde los 8 hasta los 14 años en su domicilio del barrio Villa Urquiza, de Córdoba Capital. A los 17 denunció.

En enero de 2020, a poco de cumplir los 19, sin respuestas de la Justicia, decidió tomar la autodeterminación. Al poco tiempo, la fiscal Ingrid Vago mandó a juicio a Walter Insaurralde. El hombre negó los cargos.

El fiscal Hidalgo ordenó la detención del padre de Sathya, medida que fue adoptada el jueves pasado.

En las últimas horas, el acusador requirió que el acusado sea juzgado por cargos mucho más graves.

Puntualmente, pidió que la acusación se agrave a abuso sexual seguido de muerte. Se basó en la acusación, la autopsia forense obrante en la causa y el testimonio de la psicóloga que atendió a la víctima.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: