El productor que trajo a Luis Miguel a Argentina en 1993, durísimo contra “Micky” y su mánager

Compartí este articulo!

En medio de las repercusiones generadas tras cada capítulo estrenado en la presente segunda temporada de Luis Miguel, la serie, son muchos los personajes ligados de otra forma a la carrera del cantante mejicano que salen a dar su opinión sobre los hechos narrados en la producción de Netflix.

El empresario Héctor Cavallero, que trajo al astro a tocar al país en 1993 -luego de la salida del disco Aries– se refirió a algunas cuestiones retratadas en la serie que, al menos en su opinión, no parecen ser del todo fidedignas a lo ocurrido en la vida real.

“Es una ficción absolutamente escrita, direccionada por Luis Miguel para decir lo que él quería decir y de la manera que él la quería decir, nada tiene que ver con la realidad… pero es una ficción. Me parece que el protagonista era muy bueno, los actores estuvieron todos muy bien”, opinó el productor días atrás en el programa Bien arriba, de Radio 10.

A su vez, Cavallero se refirió a uno de los nombres claves en la carrera de Luis Miguel, Hugo López, mánager que reemplaza a Luis Rey luego del distanciamiento de su hijo, y que en el cuarto capítulo de la segunda temporada cobra especial protagonismo.

“Fue un vivillo que habiendo sido socio del padre, fue ganándose el cariño de Luis Miguel y cuando el padre entra en conflicto con Luis Miguel, él aprovecha la situación para ocupar ese lugar. Cesar Bordón lo hace muy bien, lo venden de una manera absolutamente ficcional, donde protege al chico y eso no tiene ninguna relación con la realidad”, declaró Cavallero.

“Yo tuve la desgracia de ser socio, en los años que viví en México, de Hugo López. Yo conocí bien cómo era la situación”, dijo luego, ampliando sus dichos sobre el representante argentino del “Sol de México”. “Nosotros hicimos, en mi estadía en México, algunos espectáculos juntos y tuve muy mala experiencia con él, donde pasé momentos dificilísimos”, agregó el productor, haciendo referencia a una presunta estafa por parte de López.

“Era un tipo que se vendía muy bien, y además le hizo hacer negocios importantes donde él cobró plata fuerte. Y lo tenía como protegido a Luis Miguel y hacía sus negocios como él quería. Pero estas cosas las vende como él quiere, como a él hubiera gustado que fuera y me parece muy bien para la serie”, consideró el argentino sobre cómo el propio Luis Miguel decidió retratar a López en la serie de Netflix.

En relación a sus vivencias durante los shows que realizó el cantante en nuestro país, Cavallero tampoco fue concesivo con el mejicano o su entorno. La experiencia, según sus palabras, fue “desagradable”.

“Nosotros tuvimos esta gira que hicimos 7 plazas del interior donde todo fue desagradable por el manejo, por el desmanejo, por la actitud, por la soberbia… pasamos momentos muy duros… él traía un guardaespaldas karateca mejicano que hasta llegó a golpear a un electricista, a un iluminador”, explicó Cavallero.

“Tomábamos todos los hoteles con suite, de acuerdo a sus pedidos y exigencias y directamente no iba. Llegaba en el avión a la tarde para hacer el show y se iba y nos dejaba con todo clavado”, relató el productor.

“Creo que fue el único artista con el cual no pude disfrutar para nada la gira… primero porque no fue tan exitosa como se esperaba… fue en el ’93… y no funcionó lo que se esperaba”, reflexionó a la distancia.

[embedded content]

Más información

Tercer episodio de “Luis Miguel: la serie”: la otra cara del ídolo y los celos a Cristian Castro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: