Casación confirmó condenas a líderes de «Los Monos»

Compartí este articulo!

La Sala II de Casación presidida por Alejandro Slokar, e integrada con Guillermo Yacobucci y Carlos Mahiques, rechazó todos los recursos interpuestos por las defensas.

En la sentencia se estableció que los organizadores y responsables máximos de la banda, Jorge “Ema” Chamorro y Ariel Cantero continuaban comandando la actividad ilícita desde la cárcel y poseían una línea de teléfono fija dentro de su celda.

Los condenados se comunicaban con sus respectivas parejas y otros miembros de la organización, logrando mantener el control territorial y organizativo que detentaban, a pesar de encontrarse privados de libertad.

Para el juez Slokar, que lideró el acuerdo: “al momento de iniciarse la investigación, Chamorro y Cantero se encontraban privados de libertad, mas continuaban dirigiendo la ilícita actividad valiéndose de la constante comunicación con sus respectivas parejas”.

A partir de una extensa investigación, se reveló que “Los Monos” comercializaban cocaína y marihuana en la ciudad de Rosario, que poseían “bunkers” desde los cuales se organizaba la venta al menudeo.

Se trataba de una asociación estratificada y las condenas recayeron tanto sobre los altos mandos como sobre los eslabones inferiores de la cadena de tráfico.

El tribunal de casación rechazó planteos de nulidad y confirmó condenas que llegan hasta los 17 años de prisión, de acuerdo a los distintos grados de responsabilidad, como en los casos de Jorge “Ema” Chamorro y Ariel Cantero considerados los organizadores y responsables máximos.

También, mediante las intervenciones telefónicas y los allanamientos a las celdas del Complejo Penitenciario de Pineyro del Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe, donde permanecían alojados Chamorro y Cantero, se probó que éstos se comunicaban asiduamente con sus parejas Jésica Lloan (Chamorro) y Vanesa Barrios (Cantero), a quienes les impartían instrucciones precisas sobre la compra y venta de estupefacientes, actuando estas últimas “como una suerte de extensión de ellos mismos”, de acuerdo al fallo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: