La inflación en EEUU subió 0,6% en marzo, el máximo nivel en siete meses

Compartí este articulo!
Más de la mitad de los proveedores de servicios informaron haber pagado precios más altos en marzo,

Más de la mitad de los proveedores de servicios informaron haber pagado precios más altos en marzo,

El índice de precios al consumidor en los Estados Unidos registró en marzo un aumento de 0,6% con respecto al mes anterior, informó la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo.

Luego de registrar en febrero un avance de 0,4%, con el incremento de marzo el acumulado de los doce últimos meses fue de 2.6%, un porcentaje distorsionado a causa de una caída de precios relacionada con la pandemia en marzo de 2020.

Ese efecto comenzará a desvanecerse dentro de varios meses, lo que ayudará a explicar por qué los responsables de la formulación de políticas de la Reserva Federal ven las presiones de precios actuales como temporales en lugar de algo más peligroso para la economía.

El aumento en el costo del gas representó casi la mitad del avance general de marzo y excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el denominado IPC subyacente aumentó 0,3% desde febrero, el máximo en siete meses.

Los costos de bienes y servicios también aumentaron el mes pasado, en este caso la medida básica subió 1,6% respecto de 12 meses atrás.

Antes de la pandemia, la métrica de inflación subyacente anual estaba por encima del 2%.

Los inversores ignoraron los datos de precios y se centraron en la noticia de que los funcionarios de salud de EEUU pidieron una pausa en el uso de la vacuna Covid-19 de Johnson & Johnson debido a preocupaciones sobre los coágulos de sangre.

Aún así, las últimas cifras sobre precios al consumidor añaden combustible a un debate ya acalorado sobre la trayectoria de la inflación en EEUU.

Algunos analistas y economistas argumentan que una ola de demanda reprimida junto con billones de dólares en gasto público estimulará un movimiento ascendente sostenido de la inflación, según un sondeo realizado por la agencia Bloomberg.

La escasez de suministro y el aumento de los costos de los insumos se están sintiendo en las fábricas. Si bien no todos los aumentos de costos se trasladarán a los consumidores, dada una variedad de medidas diferentes que las empresas pueden tomar para compensar los costos, las presiones sostenidas en la línea de producción aumentan el riesgo de una aceleración de la inflación al consumidor.

Las últimas cifras del Institute for Supply Management mostraron que más de la mitad de los proveedores de servicios informaron haber pagado precios más altos en marzo, la mayor proporción desde 2011.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: