Especuladores y acaparadores se necesitan

Compartí este articulo!

“Gran oportunidad, gran… no la deje pasar”. Ese podría ser el gran título de un anuncio, que en realidad espero no lo sea.

La autoridad nacional informó que «cualquiera que salga hoy al mercado a comprar (vacunas Covid-19) las va a conseguir”. Y lo que leo en realidad es: «Cualquiera que tenga plata hoy, y que salga al mercado a comprar las vacunas, las va a conseguir”. Más allá de que eso sea cierto o no…

Pienso si el efecto directo de eso no será abrir una caja de Pandora. Pienso si podría llevar a que algunos piensen: “Robemos las vacunas Covid-19 que están, ya que las podemos vender y ganar plata”, sin importar que las reciban quienes la necesitan.

¿Otro efecto directo no será que muchos salgan a comprar a cualquier precio, dispuestos a pagar más por vacunarse, aumentando la demanda y , con ello, los precios se vayan para arriba?

Publicidad

Tras el anuncio, varias personas me mandaron mensajes para preguntar si sabía dónde se compran las vacunas.

El efecto indirecto de un anuncio que dice hacerse pensando en la gente, ¿no será que algunos proveedores retrasen las entregas, especulando que los precios van a subir?

¿El efecto directo no será un llamado a que quienes pueden, tienen la plata y/o los contactos, acaparen y lucren? Que salgan a aprovechar una situación que tendrá efectos no deseados.

Se entiende que la gente esté desesperada por recibir la vacuna. Todos lo estamos.

La autoridad nacional agrega: “La única manera de frenarla (a la pandemia) es unidos, con las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires, sin especulaciones electorales ni motivaciones partidarias”.

Publicidad

Pienso, al leer esto, que se trata entonces de aunar esfuerzos, negociación y compra centralizada para lograr mejorar las condiciones de compra, entrega y distribución oportuna según necesidades y urgencias.

O sea, lo que haría un Estado soberano en pos del bien común.

Pero lo que se anuncia es que cada uno puede hacer la compra separada, sin problemas.

Publicidad

Pienso. Me pongo en modo reflexivo y vuelvo a meterme en el contexto actual, el de Argentina 2021, para entender el porqué de tal anuncio.

En ese contexto seguramente hay presiones de las obras sociales (de los gremios) y de las prepagas, que atienden al 80% de la población; quizá de algunas provincias (quieran o no independizarse) o de las cadenas farmacéuticas, o la mezcla de todo esto. Vaya a saber…

Y esto me lleva a una a nueva reflexión, más profunda, sobre la capacidad de actuar y de conducir un Estado soberano de un país federal como el nuestro.

No pongo el énfasis en quienes gobiernan hoy, por eso hablo del “Estado soberano del país federal, Argentina”, el que debe pensar sin distinciones en el bien común de todos y de cada uno de los que habitan el suelo argentino. Esto podría haber pasado con el anterior gobierno.

Y reflexionando, cae la conclusión: “No se puede hacer lo que se debería, y seguramente quisieran hacer: comprar para todos en forma centralizada, eficiente, oportuna”. Por eso el anuncio.

Por eso, y sobre la base de que el mismo artículo enfatiza que “eso (comprar vacunas para Covid) no está prohibido en la Argentina”, uno espera que esté regulado y controlado.

Uno confía, espera –rápidamente– ver que alguien, el que le toque en el Estado argentino, anuncie las medidas necesarias para evitar los “efectos directos e indirectos no deseados” de un anuncio que podría abrir una caja de Pandora. Por ejemplo: “Precio máximo por vacuna fijado por el Estado con base en lo ya negociado y avanzado”. O “durísimas penas para el robo de vacunas en pandemia”, o “durísimas penas por especulación por negociado a cualquier nivel con vacunas para tratamiento de la pandemia”, además de “incentivos a la provisión de vacunas a quienes no tienen cobertura, y a la concentración de compra”.

Son pocas cosas que no sé si serán tan complejas, pero que suenan necesarias, más aun pensando en los que menos tienen, y en ayudar a canalizar las demandas de los ciudadanos en cualquiera de las provincias.

Siento que lo único que no se necesita ahora en Argentina es abrir una caja de Pandora para que los inescrupulosos, especuladores y acaparadores de cualquier lado de la grieta se hagan un festín.

*Especialista en Innovación de la Salud, miembro del Comité Asesor del Ministerio de Salud de Córdoba

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 9/04/2021 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: