Empresarios teatrales advierten que «vienen dos meses complejos a nivel sanitario y económico»

Compartí este articulo!

El dueño del Teatro Picadero y asesor de contenidos de programación y producción artística del Cervantes sostuvo que de a poco el público retoma el hábito de asistir a una obra. “Muchos siguen sin animarse, pero quien fue, vuelve, se sienten muy seguros”. Al respecto, añadió: “Los mismos trabajadores de los teatros estamos tranquilos: hacemos testeos cada dos semanas y el índice de positividad es inferior al 1%. Nuestros espacios son seguros”.

Sobre las nuevas disposiciones Blutrach aclaró que aún “no hay muchas respuestas, es una norma todavía no muy clara de cómo se va a aplicar en Ciudad”. Tras el anuncio de las restricciones que comienzan a regir desde las cero horas del viernes agregó que en el transcurso del día se conocerán los detalles: “Apenas hoy tengamos la letra chica vamos a empezar a ajustar todas las funciones a partir del sábado”.

Cómo es el protocolo para teatros

Tras ocho meses de inactividad los teatros de todo el país reabrieron sus puertas en noviembre pasado con un protocolo específico que incluyó el uso obligatorio de tapaboca, equipos de trabajo reducidos y limpieza y ventilación de ambientes de manera periódica.

Además, sobre el escenario se permite una persona cada 2,25 metros cuadrados en relación con la dimensión del espacio escénico y siempre que pueda asegurarse el distanciamiento social mínimo. La cantidad de personas permitida, en tanto, es acorde al cumplimiento de esa distancia.

Solo se permitirán lo que llaman «cruces fugaces» (movimientos o contactos breves entre artistas que no impliquen frontalidad entre las caras); en esos casos, de producirse diálogo en simultáneo al cruce fugaz, no podrán ser interpretados cara a cara y se deberán evitar gritos o movimientos físicos bruscos.

Siempre que sea posible se recomienda el expendio de entradas a través de sistemas digitales, en tanto que de no ser posible se exige una distancia de dos metros entre las personas destinadas a la atención al público y de éstas con los clientes.

El ingreso al espacio se hace por grupos de acuerdo a la zona en la que tienen asignado sus asientos, y los espectadores deben mostrar la declaración jurada de salud vigente (formulario online, App CuidAR o sistema equivalente); en la sala, la distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros.

Si la autoridad jurisdiccional lo permite, se podrá utilizar la ubicación por «burbuja social», que permite que personas convivientes compartan un mismo espacio y proximidad.

En caso de realizarse más de una función por día, la entrada y salida del público entre funciones no podrá ser menor a 45 minutos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: