Seeber: la tarea de barajar a diario el caos y volver a elegir de nuevo

Compartí este articulo!

Ella pinta un cuadro en el jardín. La pantalla muestra una pintura casi abstracta y los verdes y amarillos tienden a confundirse con el follaje del bosque. “La pintura tiene la capacidad de convertirse en un hábitat, con la materialidad y los gestos, pasa a ser un espacio con vida propia”. ¿Acaso como el jardín? Muestra entonces unos hongos entre el pasto. Coteja ese micromundo que crece en determinadas condiciones, con la capacidad para reproducirse de la pintura y la creación de las series. “Uno deja un tema de lado y allí aparece una punta para empezar otra obra,” sostiene. En este mundo astillado, Seeber analiza las fisuras del medio ambiente. “Observamos todo el tiempo las fisuras, los artistas estamos muy pendientes. Me interesa que el arte tenga cierto tono de resistencia, que denuncie los quiebres del mundo en que vivimos”, agrega. Cuenta que muy cerca de su casa hay un bosque con árboles de 300 años que caen durante los temporales. “Son como ballenas, como un animal”, dice. Y cuesta en verdad diferenciar el reino vegetal del animal. Las alteraciones al medio ambiente como los pájaros muertos o la aparición de miles de libélulas, intranquilizan. Lo opuesto es el sosiego que provoca la sucesión de los ciclos de la naturaleza.

El jardín se transforma en invierno cuando cae la nieve. “Lo veo variar, hay mini tornados, llegan con los huracanes desde el sur. Y trato de cuidar mi pequeña agricultura”. La artista cuenta que en esta época del año suele dejar de pintar, se dedica a mirar los fenómenos de su breve territorio. No importa si pinta. “Mirar forma parte de pintar, son dos acciones que se retroalimentan”. Al ingresar a la casa, sus bellísimas pinturas de interiores cobran protagonismo. Seeber subraya que el techo es esencial para un refugio. Viajera constante, señala los elementos que configuran la noción de hogar. El ojo “crea hogar” a partir de un sillón, una lámpara y una manta.

La dificultad para contactarse con la naturaleza y la alienación urbana, hacen que la gente la niegue. “Ponyo, un comic japonés, parece nuestra mitología contemporánea. Pero se relaciona con la mitología griega, con esa narración sobre el medio ambiente y lo que se puede hacer -o no- y cómo se enojan el mar y los elementos. “¿Sos ecologista?”, le preguntaron de repente a Seeber hace años en una muestra del Espacio Giesso. No sabía qué era eso. Recién ahora puede responder: “Si, soy ecologista”.

BARRO TV no tiene una programación muy extensa, pero la calidad de la imagen y el contenido están cuidados. El antecedente de Seeber fue la entrevista a Marcelo Pombo sobre el tema “Naturaleza”. El programa “Lecturas. Dilemas de la cultura”, con un mix de intertextos, diálogos, páginas en movimiento y diversas narrativas, lo presenta James Clifford, un antropólogo norteamericano. Luego se puede explorar el archivo con videos contemporáneos inéditos o poco visitados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: