Fin del verano: Nuestras plantas están en su pico de nutrientes (y los bichos lo saben)

Compartí este articulo!

Por estos días, las hojas de las plantas están cargadas de azúcares que se acumularon a lo largo de la primavera y el verano. Esta sacarosa migrará en otoño a los tallos, y durante ese viaje las hojas se desteñirán y caerán al suelo desprovistas de minerales.

Los insectos, en especial las hormigas, conocen bien este proceso e intentarán consumir esos nutrientes ahora, que están concentrados y la planta en su apogeo.

En el video que les comparto a continuación, comento recetas caseras para confundir o eliminar insectos sin generar un daño ambiental en nuestro jardín.

Aprovechen también estas semanas para juntar claveles del aire y guardar restos de poda de equisetum, salvias, lavandas, menta o cualquier otra planta con aromas o con aceites esenciales en sus hojas, que nos serán de gran utilidad. Reserven estos ingredientes, que pronto les enseñaré a utilizarlos para elaborar repelentes naturales o purines, que son estimulantes naturales para que las plantas sean más resistentes a los ataques de hongos o de parásitos. ¡Buena semana!

Publicidad

Tips por regiones

  • Norte: Misterios del césped. Después de cortar el pasto, te recomiendo rastrillar ese sector del jardín enérgicamente. Este procedimiento te traerá dos grandes beneficios: quitarás el exceso de materia orgánica, que a futuro podría generar hongos en el suelo, y además estarás cortando las guías que unen una planta con otra, lo que provocará un efecto multiplicador del césped.
  • Centro: Un pasto invernal. Esperá unos 15 días más para sembrar césped de invierno. Lo ideal es cortar alto el de verano para favorecer el encaje de la semilla en la base: allí abrigada, y si tiene buena humedad, germinará sin la necesidad de tapar con tierra o arena. 
  • Patagonia: Tiempo de coníferas. Si tenés que comprar o plantar coníferas, este es un excelente momento para hacerlo, ya que pueden ser plantadas sin riesgo de shock térmico por exceso de calor. Además, el suelo aún conserva la tibieza del verano, algo fundamental para que el arraigo de estas especies sea óptimo.
Tras cortar el césped, conviene rastrillar la zona enérgicamente para quitar el exceso de materia orgánica y evitar que proliferen los hongos.

Publicidad

* Especialista en Jardinería de revista Rumbos. Contenido exclusivo para Rumbos. Se reproduce aquí con autorización.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: