El asesinato de Ivana: harán un peritaje psicológico a Javier Galván

Compartí este articulo!

El mismo sábado a la madrugada en que se enfrentó a la fiscal Jorgelina Gómez en los Tribunales de Cosquín para confesar que había matado a Ivana Módica (47), el vicecomodoro Javier Carlos Galván fue trasladado por un móvil del Eter al penal de Bouwer. En el trayecto, pasó por el frente del lugar en el que hasta hace una semanas trabajaba como uno de los instructores del Centro de Ensayos de Vuelo de la Fuerza Aérea. Allí conoció a Ivana, quien pertenecía a la planta civil de la fuerza.

En el penal de Bouwer, Galván quedó alojado en un área del pabellón MD2, y comparte el espacio con detenidos que formaron parte de las fuerzas de seguridad y recibieron condenas por diversos delitos o están a la espera de un juicio.

Una semana después de cometer el femicidio de su novia, todavía quedan muchos detalles que revelar sobre cómo se movió Galván y por qué calló tantas horas dejando que el tiempo pase, que la búsqueda continúe sin rumbo cierto y que la familia de la mujer mantenga en vano su fe en encontrarla sana y salva. También resta saber qué fue lo que sucedió entre la noche del jueves 11 y la madrugada del viernes 12 de febrero en la casa de la calle Marconi al 500, en un barrio tranquilo de La Falda.

Ayer, la fiscal Jorgelina Gómez, quien subrogó a su par de Cosquín, Paula Kelm, dio una conferencia de prensa en la que no se brindaron muchos más detalles a partir de su sujeción al secreto de sumario por la investigación en curso.

Publicidad

Lo que sí confirmó es que la autopsia reveló que la causa de la muerte de Ivana fue la asfixia por estrangulamiento. Y adelantó que, como es de rigor, solicitó una pericia psicológica del militar que se iniciará en los próximos días.

Ayer, en conferencia de prensa, la fiscal del caso afirmó que en los próximos días tomará declaración indagatoria del detenido ya para que enfrente los cargos por homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género.

Recordó que el cambio de imputación de Galván se produjo luego de que este confesara el crimen cuando fue indagado por los cargos que pesaban sobre él hasta ese momento, el falso testimonio del que se lo acusó por mentir al señalar que el automóvil Renault Fluence (blanco) había quedado guardado en el garaje de su casa durante la noche en la que se lo vio recorrer los caminos serranos de la Pampa de Olaen. Y la imputación de desobediencia a la autoridad por incumplir la restricción de acercamiento que tenía hacia Ivana por una causa de octubre de 2020, en la que la pareja se había denunciado mutuamente por violencia.

La fiscal evitó contestar las preguntas que se le hicieron en referencia al cómo procedió el militar luego de asesinar a la mujer. Y tampoco precisó si es cierta la versión que dejaron correr los policías de la investigación y que señala que Galván vistió a la mujer con ropa deportiva para intentar simular un accidente en una caminata.

“En este momento considero que están reunidos los elementos de prueba suficientes para tomar las resoluciones correspondientes en esta instancia de la investigación”, sostuvo la fiscal ante una concurrida rueda de prensa que se concretó en Carlos Paz, la ciudad de asiento de su fiscalía.

Publicidad

Qué condena le correspondería

Si bien la fiscal no tuvo manifestaciones sobre cómo seguirá la causa, en un momento de la conferencia afirmó que hay cuestiones que le corresponderán a la cámara en donde recaiga el juicio contra Galván.

La imputación prevé una condena a cadena perpetua, según las nuevas disposiciones del Código Penal argentino referidas a los femicidios, una figura legal que se creó en 2012 para agravar las penas de esos criminales.

Publicidad

Los dichos del subjefe de la Policía de la Provincia, Ariel Leclerc, que señaló que Galván había tenido “un gesto humanitario” al declararse culpable y ubicar el lugar donde tiró el cuerpo de Ivana, resonaron con fuerza en La Falda y, además de generar críticas desde distintos sectores, llevaron a pensar en una posible estrategia defensiva para aminorar le pena del militar.

En silencio, la familia de Ivana Módica acompañó sus restos hasta un cementerio ubicado en el camino a Alta Gracia esperando que la Justicia actué y que el peso de la ley caiga sobre su asesino. Ese clamor se hizo grito en las marchas que se llevaron adelante en La Falda, en Córdoba y otras ciudades de la provincia, con la foto de Ivana como estandarte.

Celeste Torres. Comenzó ayer en los tribunales de Villa María el juicio por el femicidio de Celeste Natalí Torres, la mujer de 32 años asesinada a puñaladas el 6 de mayo de 2018. El acusado es su expareja y también primo hermano, Luis David Villagra (37). La imputación contra Villagra es por amenazas, desobediencia a la autoridad (por quebrantar las órdenes de exclusión) y homicidio triplemente calificado, por el vínculo, por alevosía y por mediar violencia de género. Celeste tenía cuatro hijos, la más pequeña en común con Villagra. Celeste lo había denunciado en reiteradas oportunidades y el hombre no acataba las medidas de restricción de acercamiento ordenadas por la Justicia. El fiscal de Cámara, Francisco Márquez, pidió la prisión perpetua con declaración de reincidencia.

*Corresponsalía

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 23/02/2021 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: