Efecto de pandemia: boom de demanda en Argentina para realizar homeschooling

Compartí este articulo!

El dato se confirma tras un relevamiento realizado entre integrantes de los grupos de WhatsApp que reúnen a familias que participan de las distintas variantes de educación no formal. “En mi grupo, éramos unas setenta familias, en promedio, en los últimos años, pero desde diciembre hasta hoy se sumaron trece más. Es un crecimiento inusual” explicó a este diario Gabriela, madrede dos chicos -de 8 y 10 años- que reciben educación en el hogar desde hace unos seis años.

Dolores Bullit, responsable del sitio Alteredu.com.ar, coincide en destacar el fenómeno que está sucediendo con las propuestas de educación alternativa: “Durante todo 2020 crecieron las consultas por conocer las distintas formas de educación en casa. Lo compruebo día a día por las visitas en la página. No sólo por parte de madres o padres sino también de maestras que buscan información sobre la forma de enseñanza”. Se estima que, hasta el año pasado, alrededor de 5.000 alumnos utilizaban esta modalidad.

Pese a ala reanudación de las clases presenciales en el país, muchos padres están replanteándose la forma de educar a sus hijos. Los motivos son diversos, pero el que se destaca como el más importante, según un relevamiento realizado en flamantes integrantes de este sistema, es la experiencia vivida durante todo 2020. “Muchos padres se dieron cuenta de que estaban en condiciones de educar a sus propios hijos. La cuarentena los obligó a hacerlo y el resultado, en muchos casos, fue satisfactorio. Sin duda, no estaban conformes con la forma en que el colegio estaba enseñando. También hay casos que muestran que, ante un regreso parcial o con muchos interrogantes, prefieren experimentar nuevas formas. Hasta se dan situaciones de padres que no quieren exponer a sus hijos a concurrir al colegio con tantos cuidados sanitarios o a que deban estar abusando del uso de barbijos. Son diversos los motivos”, agregó Vallenari.

Como remarcó la especialista, las causas que llevan a este cambio de hábito son múltiples. Además de los padres que tuvieron una buena experiencia con la educación de sus hijos en el hogar, otros se mostraron disconformes con la forma en que las maestras o maestros llevaban adelante las clases. “Escuchaba lo que decía la maestra en el Zoom, la forma de relacionarse con los chicos, y me di cuenta de que eso era algo que no me enteraba cuando mi hijo iba al colegio. Fue como un descubrimiento, un mal descubrimiento”, señaló la mamá de una nena que concurría a tercer grado de un colegio privado de Capital. También hay cuestiones

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: