El Papa Francisco instó a no «entrar en diálogo con el diablo» como «hizo Eva»

Compartí este articulo!

El Papa Francisco instó este domingo a los católicos a «no entrar en diálogo con el diablo» como «hizo Eva» y alertó de que se trata de «un enemigo astuto» del que hay que estar siempre en guardia.

«Necesitamos ser conscientes de la presencia de este enemigo astuto, interesado en nuestra perdición eterna, nuestro fracaso, y prepararnos para defendernos de él y luchar contra él», advirtió el Sumo Pontífice durante el rezo del ángelus.

Francisco se asomó al balcón de su estudio privado en la Biblioteca Apostólica del Vaticano, que da a la plaza de San Pedro, donde había varios grupos de peregrinos de diferentes nacionalidades.

El Papa invitó a no hacer como «Eva» que entabló una conversación con el diablo ya que, según advirtió, «con el diablo no se debe entrar nunca en diálogo». E insistió: «La gracia de Dios nos asegura, con fe, oración y penitencia, la victoria sobre el enemigo».

Publicidad

El pasado miércoles comenzó la Cuaresma, el periodo de 40 días con el que se prepara la Semana Santa. Para el Papa, el tiempo de Cuaresma sirve a los católicos para entrar, como hizo Jesús, en el desierto. «No se trata de un lugar físico, sino de una dimensión existencial en la que callar, escuchar la palabra de Dios, para que se produzca en nosotros la verdadera conversión», explicó en este primer domingo de Cuaresma.

Así, recordó el rito penitencial de las cenizas con el que el miércoles pasado se inició el camino de Cuaresma. Y especificó: «Hoy, primer domingo de este tiempo litúrgico, la Palabra de Dios nos muestra el camino para vivir fructíferamente los cuarenta días previos a la celebración anual de la Pascua».

Para el Papa, este camino está marcado por el hecho de que, antes de comenzar su predicación, Jesús «se retiró durante cuarenta días en el desierto, donde fue tentado por Satanás».

«El evangelista -apuntó Francisco- subraya que el Espíritu llevó a Jesús al desierto». Así, recalcó que aquel mismo Espíritu Santo que «descendió sobre él inmediatamente después del bautismo recibido por Juan en el río Jordán», fue el que «ahora lo empuja a ir al desierto, para enfrentar al Tentador». Y es que, según ha indicado, «toda la existencia de Jesús está puesta bajo el signo del Espíritu de Dios, que lo anima, inspira y guía».

El Papa reflexionó también acerca de «ese entorno natural y simbólico tan importante en la Biblia» que es el desierto. «Es el lugar donde Dios habla al corazón del hombre y donde fluye la respuesta a la oración», dijo, «pero también es el lugar de prueba y tentación, donde el Tentador, aprovechándose de las debilidades y necesidades humanas, insinúa su falsa voz, alternativa a la de Dios».

Publicidad

«De hecho, durante los cuarenta días vividos por Jesús en el desierto, el ‘duelo’ entre Jesús y el diablo, que terminará con la Pasión y la cruz», subrayó el Papa, apuntando que la muerte, para Jesús, «fue el último desierto que atravesar para derrotar definitivamente a Satanás y liberarnos a todos de su poder. Cada año al comienzo de la Cuaresma -concluyó el Papa- este Evangelio de las tentaciones de Jesús en el desierto nos recuerda que la vida del cristiano, tras las huellas del Señor, es una batalla contra el espíritu del mal».

Así, señaló que el evangelio muestra cómo «Jesús se enfrentó voluntariamente al Tentador y lo venció» y recuerda que al diablo «se le concede la posibilidad de actuar sobre nosotros también con tentaciones».

Santa Faustina Kowalska

Publicidad

Al final del rezo del ángelus, el Papa recordó que, hace 90 años en Polonia, «Jesús se manifestó a Santa Faustina Kowalska», la cual, junto a Juan Pablo II, «hizo llegar a los cristianos el mensaje de la misericordia».

Asimismo, recordó la presencia en la plaza de San Pedro de los jóvenes del grupo Talitha Kum, que se ocupan de prevenir y luchar contra la trata de personas.

Campos de concentración

Este sábado el Papa visitó en su casa de Roma a la poetisa y escritora húngara, Edith Bruck, superviviente de Auschwitz y nacionalizada italiana, con quien habló sobre su «experiencia en el infierno de los campos de concentración» y «el valor de la memoria».

«La conversación con el Papa repasó los momentos de luz que marcaron la experiencia del infierno de los campos de concentración, ambos evocaron los miedos y esperanzas para el tiempo que vivimos, subrayando la importancia del valor de la memoria y el papel de los ancianos en la transmisión de la cultura a los más jóvenes», destacó el director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, en un comunicado de prensa.

El encuentro comenzó a las 16:00 de este sábado, y después de una hora el Papa regresó al Vaticano.

La escritora húngara, de casi noventa años, fue entrevistada el pasado mes de enero con motivo del Día de la Memoria por el periódico L’Osservatore Romano. Según un artículo publicado en Vatican News Francisco, quedó «impresionado por su testimonio» y decidió ir a conocerla a su casa en el centro de Roma.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: