Pato Cabrera: avanza la extradición, pero evalúan si será deportado

Compartí este articulo!

De aquellas mieles de gloria por ser el campeón del Master’s de Augusta (Estados Unidos) a llevar encerrado 35 días en el penal carioca Plácido de Sá Carvalho, Ángel Leopoldo “Pato” Cabrera (51) ha transitado un camino de decadencia. Muy atrás en la memoria quedó el momento de calzarse la “chaqueta verde” que lo acreditaba como el máximo ganador en una de las mecas mundiales del golf. Ahora, quien entró en la historia del deporte de las verdes praderas descansa entre los húmedos muros de la cárcel ubicada en Jacarepaguá, en los suburbios de Río de Janeiro.

Aquel cadi de Villa Allende que trepó a la cima del golf quedó detenido a mediados de enero pasado luego de ingresar a Brasil eludiendo un pedido de captura internacional vigente por disposición de la Interpol y a pedido de la Justicia de su provincia. La violencia de género denunciada por al menos tres exparejas lo ha transformado en un deportista postergado por la persecución penal. Estuvo prófugo durante meses esquivando la convocatoria de la Cámara 2ª del Crimen a un juicio oral y público por dos hechos de agresión a su última pareja, Cecilia Torres Mana. También escapaba del fiscal de Violencia Familiar Cristian Griffi, que lo tiene imputado por desobediencia a la autoridad (romper orden de restricción) en contra de la misma mujer y dos agresiones a una anterior pareja, Micaela Escudero. Para más, mientras estaba en EE.UU. escapando a la Justicia, la madre de sus hijos denunció que la llamó para amenazarla de muerte y aseguró que se burló de los jueces cordobeses. La presentación judicial se sumó a los otros tres expedientes que tramita Griffi.

Trámites para el regreso

Para el regreso sin gloria de Cabrera, la Justicia provincial cumplió con todos los requisitos que contempla el tratado bilateral entre Argentina y Brasil, que desde 1967 rige para extraditar a imputados y condenados.

Publicidad

Con la venia del fiscal General Adjunto Héctor David y la aprobación de la sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) se enviaron sendos pedidos de extradición a Brasil, Cancillería mediante, respondiendo a la requisitoria de Griffi y de la vocal del Crimen Mónica Trabalini, quien lo espera en el que sería su primer juicio por supuesto maltrato a una de sus exmujeres.

La extradición es un trámite ciertamente engorroso, que puede llevar semanas o meses. Pero si los funcionarios de Brasil encuentran algún motivo que merezca la deportación, pueden directamente optar por echarlo del país. En ese caso, con los debidos recaudos, solicitan una comisión argentina para que lo traslade, o lo reciba en la frontera o lo suba a un avión con destino a Córdoba. Si esto se produce, los plazos se miden por horas o días.

Un recurso más

La defensa de Cabrera realizó una nueva presentación al tribunal que lo reclama para juzgarlo. El abogado Miguel Gavier dejó en la Cámara 2ª del Crimen un escrito en el que plantea “un incidente de prescripción de la acción penal porque considera que el hecho ha prescripto”, según refirieron fuentes judiciales.

El cuestionamiento de Gavier indica que el primero de los dos hechos en contra de Torres Mana ha prescripto por el mero paso del tiempo.

Publicidad

Pero varios voceros judiciales se mostraron extrañados no sólo porque sostienen que de ningún modo ha perimido la acción penal por el transcurso del tiempo, sino que además ha habido movimientos en la causa que interrumpieron toda prescripción. Además, sostienen que el pedido es extemporáneo y, en todo caso, debía haberse presentado en un primer momento.

Se trate de una acción dilatoria o no, mientras tanto Cabrera sigue preso y se prevé que continúe en esa situación cuando llegue a Córdoba deportado o extraditado. Su acción elusiva difícilmente lo habilite a solicitar una detención domiciliaria.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 20/02/2021 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: