Cuáles son las vacunas contra el Covid-19 que se aplican en Argentina

Compartí este articulo!

Covishield, de Oxford- AstraZeneca: de inminente aplicación

Se trata de la vacuna desarrollada en Oxford AstraZeneca, fabricada en India. El miércoles 17 de febrero llegó al país una partida de 580 mil dosis. Este lote fue una partida especial por fuera del mecanismo Covax.

A la vez, la cartera sanitaria nacional anunció en un memorándum con fecha del 17 de febrero que «la vacuna contra COVID-19 desarrollada y autorizada por el laboratorio Astrazeneca conocida como: AZD1222 (ChAdOx1-S [recombinant]) ó COVISHIELD/ ChAdOx1nCoV-19 Corona Virus Vaccine – Recombinant podrá ser utilizadas para la vacunación en personas de 18 años y más, incluida la población ≥ 60 años».

Esta vacuna utiliza vectores, que son virus que no tienen capacidad de reproducirse en el organismo (y por tanto inocuos) y se usan para transportar material genético del virus del que se quiere inmunizar. Se trata de dos dosis de aplicación intramuscular con una diferencia de 28 días.

En este caso, el vector es un adenovirus de chimpancé modificado genéticamente, que es un virus que causa resfríos leves, y lo que hacen es «insertar» en él una parte de la proteína espiga del coronavirus, que es la que le da la forma de corona. Al ingresar en el organismo, el sistema inmunológico «detecta» esa parte del virus y genera anticuerpos.

En el país, la empresa mAbxience, del Grupo Insud, produjo en su planta de la localidad bonaerense de Garín el principio activo para las dosis que están en proceso de envasado en México.

Sputnik V – Rusia: ya se aplica

La otra vacuna de vector viral es la Sputnik V, desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Rusia; es la única que utiliza dos adenovirus humanos como vectores, uno diferente en cada dosis que se dan intramuscularmente con diferencia de 21 días.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, recordó que Argentina está transitando la séptima semana de la campaña de vacunación contra el coronavirus y hasta la fecha lleva distribuidas 1.173.115 dosis y se reportaron como aplicadas 391.975 del primer componente y 241.662 del segundo de la vacuna desarrollada por el Centro de Investigación Gamaleya de Rusia.

El pasado 2 de febrero, la revista científica británica The Lancet publicó los estudios sobre la vacuna rusa Sputnik V, que demostraron que las dos inyecciones poseen una efectividad del 91,6% contra el Covid-19 sintomático y ofrece una protección completa contra los casos graves. Además, reveló que no se registraron efectos secundarios graves en los pacientes.

Janssen – Johnson & Johnson: en proceso para su aplicación

La vacuna de Janssen, la compañía farmacéutica de Johnson & Johnson (Estados Unidos), utiliza un adenovirus humano y se administra en una sola dosis intramuscular.

Según informó la compañía, la vacuna, de una sola dosis fue probada contra distintas variantes de Covid-19 recién surgidas y demostró ser 66% efectiva para prevenir enfermedades sintomáticas y 85% efectiva contra la prevención de enfermedades graves.

El Gobierno argentino mantiene conversaciones con la compañía aunque hasta el momento no hay información sobre la cantidad de dosis ni cuándo las entregaría, pero se conoce que el precio rondaría los u$s37.

Los adenovirus humanos -como los de las vacunas de Janssen y la Sputnik- se utilizan en otras vacunas como la del ébola.

Pfizer – BioNTech: en negociación

Aunque con trabas en la negociación, la cuarta candidata es la de Pfizer (Estados Unidos) y BioNTech (alemana) y se trata de una vacuna que utiliza una tecnología innovadora denominada ARN mensajero que se aplica en dos dosis vía intramuscular, la segunda 28 días después de la primera.

Este tipo de vacunas utilizan directamente el código genético de una proteína viral (en este caso se utiliza la proteína espiga) y al ingresar al organismo las células «producen» esta proteína y al reconocerla se activa el sistema inmunológico. Hasta el momento no hay vacunas que utilicen esta tecnología y requiere una conservación en frío, a menos 80 grados.

Al finalizar los ensayos clínicos en fase 3, la vacuna mostró una eficacia del 95 %. En Argentina, el ensayo fue realizado en el Hospital Militar y coordinado por el investigador Fernando Polack de la Fundación Infant.

Sinopharm – China: en negociación

Finalmente, el Gobierno también mantuvo contactos por la vacuna desarrollada por el grupo Sinopharm (China). A principios de enero, ya se hablaba de una posible compra argentina y de concretarse el acuerdo, se trataría de una posible adquisición de un millón de dosis.

A principios de diciembre, la vacuna de origen chino fue aprobada y registrada en los Emiratos Árabes Unidos (EUA) en el marco de los estudios de tercera fase en ese país, y el ministerio de Salud de esa nación informó que había demostrado «una eficacia del 86%» y avaló el inicio de una inmunización masiva.

Se trata de una de las vacunas en producción en China que utiliza virus inactivado, una versión que no produce enfermedad pero genera anticuerpos y que ya se utiliza en varias vacunas como las de la gripe, hepatitis A, polio y la rabia.

En Argentina es probada en la Fundación Huésped.

En China, la vacuna tiene ya una autorización provisoria y fue aplicada a más de 300 mil personas. Hasta el momento no hay información sobre cuántas dosis, cuándo ni a qué precio se ofrecería a la Argentina.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: