Alberto Fernández mueve las piezas del Frente de Todos

Compartí este articulo!

Antes de sentarse a dialogar sobre las candidaturas, decidieron jugar al ajedrez. El presidente Alberto Fernández y el gobernador Juan Schiaretti mueven las piezas para posicionarse mejor a la hora de negociar. Tienen en común esa estrategia, más allá de las aparentes diferencias.

La semana pasada, Schiaretti les dijo a sus íntimos que no descartaba un acuerdo electoral con los K, pero que el PJ cordobés debe liderar esa alianza en la provincia.

Todo lo contrario piensan en la Casa Rosada: el Frente de Todos debe ser la expresión del poder central, ya que se trata de una elección legislativa nacional.

Los schiarettistas repiten por lo bajo (el gobernador pidió que no hablen de candidaturas en público) la definición de su jefe político: “El PJ cordobés jugará con sus mejores hombres y mujeres”.

Publicidad

Los cordobeses alineados con el Frente de Todos hicieron conocer a sus terminales políticas nacionales la movida de Schiaretti.

En los últimos días, la cuestión del escenario en Córdoba ocupó varias charlas en los principales despachos de la Casa Rosada y el Senado que preside Cristina Fernández.

No fue un comentario al azar el que hizo el presidente de la Nación el jueves pasado, en un acto virtual por la inauguración de un hospital modular en Mina Clavero.

“Días pasados hablamos con mi querido amigo el senador Carlos Caserio de todas las cosas que hacen falta en Córdoba. También en el departamento Punilla, un lugar que Carlos tanto quiere”, dijo el Presidente.

Con experiencia en la rosca política, Alberto Fernández dejó claro que había tenido una reunión con Caserio.

Publicidad

Además, remarcó su amistad, que en política significa respaldo, teniendo en cuenta que el senador aspira a renovar su banca.

El guiño del Presidente al dirigente de Villa Carlos Paz se produce en el momento que en el PJ cordobés hay un convencimiento generalizado de que Schiaretti impulsará a Alejandra Vigo para encabezar la boleta de senadores nacionales.

Publicidad

Los hechos también lo demuestran. La diputada nacional tiene presencia en la mayoría de los actos oficiales que encabeza el gobernador.

El otro asiduo protagonista de los cortes de cintas es el intendente de Córdoba, Martín Llaryora.

El gobernador no disimula su intención de mostrar que la otra figura preponderante del PJ local se mantiene alineado con su conducción.

Reunión

El Presidente reconoció que se reunió con Caserio, quien estuvo toda esta semana en Capital Federal.

El senador evitó referirse al encuentro. Pero desde su entorno, y también fuentes nacionales, confirmaron que la reunión se produjo el pasado lunes por la tarde, en el despacho presidencial.

Los legisladores y dirigentes que están en el espacio que lidera Caserio admiten que el senador volvió “mucho más tranquilo”.

Del diálogo con el Presidente y con otros dirigentes del entorno de Cristina Fernández, Caserio se habría traído la confirmación de que el Frente de Todos tendrá listas en Córdoba, integradas por candidatos que “representen” al proyecto nacional.

No descartan un acuerdo con el PJ cordobés, pero el kirchnerismo también quiere imponer condiciones .

Es decir, la misma decisión que Schiaretti expresó en su mesa chica, pero en sentido inverso: que el Frente de Todos sea la expresión del peronismo en la provincia en los próximos comicios legislativos.

Las posturas parecen antagónicas, antes de sentarse a dialogar. La discusión por las candidaturas asoma áspera, porque cada sector aspira a imponer condiciones. Un clásico de la política.

Schiaretti intentará quedarse con la banca de senadores para su sector y sería más flexible con la lista de diputados. El gobernador confía en que al Frente de Todos le urge tener más votos en la Cámara Baja.

Para el Presidente y su influyente vicepresidenta, se trata de una elección legislativa y los postulantes oficialistas deben defender el modelo nacional.

“Está demostrado que Córdoba ya no tiene que defenderse de la Nación, si cumplimos todas las promesas con la provincia”, manifestó un funcionario nacional cercano al Presidente, tratando de mellar el argumento de Schiaretti de defender a Córdoba.

En la Casa Rosada, descuentan que habrá Paso, pero que se harían en septiembre, ya que se postergarían las fechas de los comicios.

La competencia podría ser una herramienta de unidad, aunque es poco probable que Schiaretti acepte una pulseada dentro de la estructura del Frente de Todos.

Mientras tanto, el Presidente y el gobernador mueven sus piezas en un imaginario tablero de ajedrez político.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: