A los 79 años murió ayer Chick Corea, uno de los padres del «jazz fusión»

Compartí este articulo!

Luego trabajó brevemente para Sarah Vaughan y más tarde se unió al quinteto de Miles Davis en remplazo de Herbie Hancock, una asociación que fue de 1968 a 1970, cuando grabó álbumes como “Filles de Kilimanjaro”, “In a Silent Way”, y “Bitches Brew”, entre otros.

Tras su salida de esa formación precedió a Keith Jarret, conformando así con Hancok una tríada de los pianistas de jazz más influyentes de la era post Bill Evans. En los 70, fue uno de los principales creadores del jazz rock con su banda Return to Forever, que integraron, entre otros, Stanley Clarke, Joe Farrell, Airto Moreira y Al Di Meola.

Más tarde intercaló sus grabaciones y actuaciones entre solo pianos, bandas eléctricas y acústicas. Esa actividad quedó plasmada en un centenar de discos editados con los que logró 20 premios Grammy, compuso estándares de jazz como “Spain”, “500 miles high”, “Armando’s rhumba”, “La Fiesta” y “Windows”.

Corea se presentó 12 veces en la Argentina, la primera en 1980 al frente de su banda Friends. Un año después lo hizo junto a Gary Burton, brindó conciertos de solo piano (en 1991 y 1995), con su Elektric Band (1987 y 1994) y en un homenaje a Astor Piazzolla en 1996. Sus dos últimos conciertos en el país fueron en junio de 2012 (con Stanley Clarke en contrabajo), y en octubre de 2017 junto a un quinteto liderado por el baterista Steve Gadd).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: