Promesas y evidencias para la vuelta a las aulas

Compartí este articulo!

Ya hay ansiedad en los padres por saber si en marzo reanudarán las clases presenciales en las escuelas. Los políticos alimentan esa esperanza con promesas que desde la epidemiología no tienen fundamento.

Nadie sabe cuál será la situación sanitaria el 1º de marzo. Lo que sí sabemos es el impacto que puede tener el regreso a las aulas en la transmisión del virus. Hace un año había desconocimiento. Hoy tenemos evidencias:

Asintomáticos. Es verdad que, salvo casos raros de fallas multisistémicas, los más chicos no desarrollan cuadros graves. De hecho, muchos cursan el Covid-19 de forma asintomática.

Contagiosos. Pero las niñas y los niños contagian igual que los adultos, incluso siendo asintomáticos. Entonces, el problema no es tanto el riesgo sanitario de ellos, sino que las escuelas se conviertan en focos de transmisión para otras personas que sí pueden terminar internadas o morir.

Publicidad

Evidencias. Sobre este último punto, hay evidencias de que el cierre de las escuelas es una medida que contribuye a la disminución de la circulación viral. Y también hay estudios que demuestran que la apertura de escuelas aumentó la transmisión en algunos países. En Israel, las escuelas fueron el segundo lugar con más contagios durante un rebrote en junio.

Ejemplos. Tenemos el diario del lunes para tomar decisiones. En Europa y en Estados Unidos optaron por abrir las escuelas, pero la mayoría dio marcha atrás. Alemania comenzó con las clases presenciales en agosto, cuando tenía mil casos diarios. Y volvió a la virtualidad antes de las Fiestas de diciembre, con 15 mil infectados por día de promedio.

Vacunas. Vacunar a los docentes no cambiará en nada este panorama. La inmunización del personal escolar es más una demanda de ese sector que una medida sanitaria. Estamos de acuerdo en que se trata de personal esencial y un pilar de nuestra sociedad, por lo que son prioridad en la campaña.

Pero los gobernantes no deberían prometer que las escuelas se abrirán cuando se vacunen a los maestros y a los profesores. Con una alta circulación del virus en el país, abrir las escuelas con o sin los docentes vacunados es igual de riesgoso.

Acciones. Los funcionarios están “haciendo todo lo posible” para garantizar las clases presenciales. Mejoras en los baños y alcohol en gel son las acciones que se destacan. Pareciera que está actuando con el manual sanitario de marzo de 2020: el contagio por contacto de superficies es el menos riesgoso para Covid-19.

Las acciones deberían estar más focalizadas en garantizar el distanciamiento social y el uso del barbijo para minimizar el contagio directo, y en ventilar los ambientes para frenar la transmisión aérea.

Pero, tal vez, sería conveniente hacer todo lo posible para garantizar una escuela a distancia más justa, equitativa y mejor pensada que la de 2020. El año pasado nos sorprendió la virtualidad, este año no debería. El 58 por ciento de los alumnos que cursaron la secundaria a distancia el 2020 no tenían computadora, según la Encuesta Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica.

Decisiones y prioridades

El argumento es que hay decisiones que no se pueden tomar sólo con los datos epidemiológicos. Seguramente está bien que se pongan en la balanza otros argumentos, como que la educación es uno de los derechos más importantes que el estado les debe asegurar a niñas y a niños.

No obstante, buena parte de las medidas tomadas durante la pandemia no fueron pensando en que la prioridad era abrir las aulas. Y además tuvieron pocos fundamentos epidemiológicos. Ejemplo: ¿por qué abrieron los bares, pero no las escuelas?

Una más molesta: ¿si tanto queremos que los chicos vuelvan a las aulas, por qué no suspendimos la temporada turística para llegar a marzo con una baja incidencia de casos?

Cerrar escuelas impactará en la educación y en la sociabilización de niños, niñas y adolescentes. Pero el precio de abrirlas podría ser más casos, más internaciones, más muertos. Mejor no hacer promesas.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: