Estudiarán las secuelas que deja el Covid-19 en pacientes cordobeses

Compartí este articulo!

Fatiga, pérdida de la memoria, dificultad para respirar. No son pocos los pacientes que refieren haber quedado con secuelas o síntomas, semanas o meses después del alta, tras una infección por Sars-Cov-2. Al tratarse de una enfermedad nueva, varios estudios a nivel mundial intentan determinar si estas alteraciones son provocadas por el virus en sí mismo y cuánto tiempo pueden durar.

Uno de esos estudios comenzará a realizarse en Córdoba, a cargo de la Comisión Clínica del Ministerio de Salud provincial. Arrancará con una muestra inicial de 120 pacientes, que luego se extenderá a un universo mayor de recuperados.

“Primero vamos a establecer un diagnóstico de situación. Haremos encuestas telefónicas y vía e-mail, para saber qué tipo de secuela prevalece entre los pacientes que estuvieron internados en camas críticas con diagnóstico positivo”, explicó Miguel Díaz, director del hospital Rawson y coordinador del estudio.

La muestra se tomará al azar y será realizada por dos hospitales del interior y dos de Capital. El universo de los encuestados se repartirá en iguales partes entre la ciudad de Córdoba y el resto de la provincia. Se evaluarán síntomas o secuelas que hayan persistido cuatro, ocho y 12 semanas después del alta médica.

Publicidad

En una segunda etapa, un equipo interdisciplinario evaluará a los pacientes mediante exámenes de diagnóstico por imágenes, test cognitivos, espirometrías y electrocardiogramas, entre otros. Con esto se monitorearán las funciones respiratorias, cardíacas y cognitivas, así como el nivel de respuesta inmunológica del paciente.

“No siempre las secuelas se presentan de la misma manera. En algunas personas, afecta al cerebro y las funciones cognitivas. En otras, los pulmones, el corazón o el sistema inmunológico. Por eso vamos a hacerles seguimiento a las cuatro, ocho y 12 semanas del alta médica”, informó Díaz a La Voz.

El infectólogo agregó que la mayoría de los pacientes internados en camas críticas sigue con algunos síntomas como debilidad y tos, después de recibir el alta. “Pero no podemos atribuirlo sólo al Covid-19. Aquellos que son sometidos a una respiración mecánica asistida y a drogas invasivas, desarrollan un cuadro que se conoce como polineuromiopatía del paciente crítico. Otros, después del respirador, pueden quedar con una capacidad pulmonar disminuida. En esos casos, aparentemente, sería más evidente”, agregó.

Certezas e interrogantes

Las secuelas y síntomas persistentes del Sars-Cov-2 son materia de investigación a nivel mundial. Algunos estudios indican que los pacientes se curan pero tardan en recuperarse, y que pueden desarrollar enfermedades crónicas.

Publicidad

Las lesiones más evidentes son las pulmonares, porque esta patología comienza como infección respiratoria. Los lóbulos inferiores serían los más afectados. Y persistiría la tos, dificultad para respirar y menor resistencia a la actividad física.

“Porque la enfermedad es tan nueva, nadie sabe cuál será su impacto a largo plazo –señala un artículo publicado el 17 de septiembre en la revista Nature–. Algunos daños parecen ser efectos de los tratamientos intensivos, como la intubación, más que a un problema causado por el virus en sí. Pero estudios preliminares sugieren que el coronavirus puede dañar múltiples órganos y provocar síntomas sorprendentes”.

El artículo destaca que también puede verse afectado el sistema inmunológico, ya sea porque se debilita o se excita, provocando la inflamación y daño en distintos órganos. Aunque son menos frecuentes, también pueden existir complicaciones cardíacas, como la miocarditis.

Publicidad

“La respuesta del sistema inmunológico no se conoce muy bien. Por eso vamos a analizar cómo se comportan los anticuerpos”, finalizó Díaz.

Una “nube” que afecta la memoria

Otro capítulo se abre con las posibles afectaciones neurológicas y psicológicas de los llamados “pacientes post-Covid”. Cada vez son más las personas que refieren, en foros o en redes sociales, haber quedado con “nubes”: pérdida de la memoria y fatiga severa.

“Lo que más me sorprendieron son las fallas cognitivas en pacientes que tuvieron cuadros leves o moderados. Aunque no son graves, se ven afectaciones en relación a la atención, la memoria o algunas funciones ejecutivas. Los pacientes tienen limitaciones a la hora de resolver problemas o tareas complejas que tengan varias consignas”, explicó Lucila Ferreyra, especialista en Medicina Física y Rehabilitación.

Ferreyra destacó que los pacientes que quedan con más secuelas son aquellos que tuvieron enfermedades más graves, patologías previas y edad avanzada. Sin embargo destacó que la fatiga y la dificultad respiratoria son los síntomas más frecuentes en aquellos que desarrollaron cuadros más leves.

“Comentan que tienen una sensación de falta de aire y poca resistencia al retomar actividad física que venían realizando antes del coronavirus”, indicó la especialista del centro de rehabilitación Fisiare.

Aunque aumentó la demanda, la especialista advirtió que todavía las obras sociales no aceitaron el mecanismo para dar respuesta a esa necesidad de rehabilitación en pacientes que tuvieron cuadros leves o moderados. Y resaltó que, cuanto antes se haga el tratamiento, mejores serán los resultados.

Cansancio crónico. Un estudio realizado en Roma, con 143 pacientes, detectó que el 53 por ciento quedó con fatigas y el 42 por ciento con dificultad respiratoria durante dos meses después de presentados los primeros síntomas.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 21/11/2020 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: