Crearon el primer mapa de especies de abejas en todo el mundo: dónde hay más

Compartí este articulo!

Hay más de 20.000 especies de abejas, pero los datos precisos sobre cómo se distribuyen estas especies en todo el mundo son escasos.

Ahora los investigadores de la Universidad Nacional de Singapur han creado un mapa de la diversidad de abejas combinando la lista de verificación global más completa de especies de abejas conocidas con los casi 6 millones de registros públicos adicionales de dónde han aparecido especies individuales en todo el mundo.

Los hallazgos del equipo, que se publican en la revista ‘Current Biology‘, respaldan que hay más especies de abejas en el hemisferio norte que en el sur y más en ambientes áridos y templados que en los trópicos.

«La gente piensa que las abejas son solo las abejas melíferas, los abejorros y tal vez algunas otras, pero hay más especies de abejas que de aves y mamíferos combinados», asegura el autor principal John Ascher, profesor asistente de ciencias biológicas en la Universidad Nacional de Singapur.

Publicidad

«Estados Unidos tiene, con mucho, la mayor cantidad de especies de abejas, pero también hay vastas áreas del continente africano y el Medio Oriente que tienen altos niveles de diversidad por descubrir, más que en las áreas tropicales», añade.

Muchas plantas y animales siguen un patrón, conocido como gradiente latitudinal, donde la diversidad aumenta hacia los trópicos y disminuye hacia los polos. Las abejas son una excepción a esta regla, ya que tienen más especies concentradas lejos de los polos y menos cerca del ecuador, un patrón conocido como gradiente latitudinal bimodal.

Hay muchas menos especies de abejas en los bosques y selvas que en los ambientes áridos del desierto porque los árboles tienden a proporcionar menos fuentes de alimento para las abejas que las plantas y flores bajas.

Patrones de distribución de las abejas. (ORR ET AL./Current Biology/Europa Press/DPA)

Publicidad

«Cuando llueve en el desierto, hay estas floraciones masivas impredecibles que literalmente pueden tapizar toda el área –explica el primer autor Michael Orr, becario postdoctoral en el Instituto de Zoología de la Academia China de Ciencias–. Hay una rotación mucho mayor en el desierto debido a la irregularidad de los recursos año tras año. Así que hay mucho potencial para nuevas especies allí».

Para crear sus mapas, Ascher, Orr, Hughes y sus colegas compararon datos sobre la ocurrencia de especies de abejas individuales con una lista de verificación masiva de más de 20.000 especies compiladas por el doctor Ascher y accesible en línea en el portal de biodiversidad DiscoverLife.org.

La referencia cruzada de múltiples conjuntos de datos con cobertura complementaria resultó en una imagen mucho más clara de cómo se distribuyen las muchas especies de abejas en diferentes áreas geográficas. Este es un primer paso importante para evaluar la distribución y la disminución potencial de las poblaciones de abejas.

Publicidad

«Estamos extremadamente interesados en la abundancia de abejas, pero eso es algo que debe hacerse en relación con una línea de base –destaca Ascher–. Estamos tratando de establecer esa línea de base. Realmente no podemos interpretar la abundancia hasta que entendamos las especies riqueza y patrones geográficos».

Si bien algunos de estos patrones habían sido hipotetizados por investigadores anteriores como Charles Michener, eran difíciles de probar debido a datos inexactos, incompletos o de difícil acceso. ‘Limpiar’ estos datos fue un gran obstáculo para los investigadores.

«Me sorprendió lo terrible que era realmente la mayoría de los datos globales anteriores sobre la diversidad de las abejas –dice Alice Hughes, profesora asociada de biología de la conservación en el Jardín Botánico Tropical Xishuangbanna, Academia China de Ciencias yautora del artículo–. Muchos de los datos eran demasiado irregulares o estaban demasiado concentrados en un pequeño número de países que han priorizado el intercambio de datos para poder utilizar estos recursos para cualquier análisis a gran escala».

Si bien queda mucho por aprender sobre lo que impulsa la diversidad de las abejas, el equipo de investigación espera que su trabajo ayude a la conservación de las abejas como polinizadores globales.

«Muchos cultivos, especialmente en los países en desarrollo, dependen de especies de abejas nativas, no de abejas melíferas –recuerda Hughes–. No hay suficientes datos sobre ellos, y proporcionar una línea de base sensata y analizarla de manera sensata es esencial si vamos a mantener tanto la biodiversidad como los servicios que estas especies brindan en el futuro».

Los autores ven esta investigación como un primer paso importante hacia una comprensión más completa de la diversidad global de las abejas y una base importante para futuras investigaciones más detalladas sobre las abejas.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: