Una canasta mínima, vital y móvil

Compartí este articulo!

Casi 50 mil pesos. Eso es lo que necesita una familia tipo de cuatro integrantes en Argentina para acceder a la Canasta Básica Total (CBT), de acuerdo al último informe del Indec sobre “Condiciones de vida” publicado a mediados de esta semana. Y poco más de 20 mil para adquirir la Canasta Básica Alimentaria (CBA).

Según el organismo oficial, en octubre la primera canasta sufrió un incremento muy significativo, del 6,6 por ciento, y la segunda una suba algo menor, pero también importante, del 5,7. Ambos ajustes estuvieron muy por encima de la inflación general registrada en el mismo mes: 3,8 por ciento.

A pesar de ser instrumentos limitados, y que necesitan una actualización urgente (fueron elaborados a partir de la Encuesta de Gastos de los Hogares de 1996/97, hace más de 20 años), las canastas básicas no dejan de ser una referencia válida para conocer el impacto de los precios sobre las posibilidades reales de consumo de la población. 

Publicidad

De hecho, se las utiliza para cotejarlas con las líneas de ingreso por debajo de las cuales una familia es pobre (CBT) o indigente (CBA). Según la última medición del Indec (primer semestre de 2020), el 40,9 por ciento de la población del país vive en la pobreza y el 10,5, en la indigencia. Es de esperar que durante la segunda mitad del año ambos indicadores sigan en alza, toda vez que los precios han vuelto a tomar una curva ascendente mientras los salarios siguen corriendo desde atrás.

 

Un reciente informe de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Córdoba comparó el incremento que han tenido en los últimos años tanto la CBT como la CBA, con la evolución del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM). Y el resultado habla a las claras de la enorme pérdida del poder adquisitivo de los asalariados argentinos.

En el último año (octubre 2019-octubre 2020), la CBA se incrementó un 41,2 por ciento, mientras que la CBT aumentó 37,25. La diferencia se explica, básicamente, por el congelamiento en las tarifas de los servicios públicos, que sólo tienen impacto en la canasta total.

En el mismo período, el SMVM apenas se incrementó un 12 por ciento (hoy está definido en 18.900 pesos).

Publicidad

Pero la diferencia es aún más notable cuando se analizan los últimos cinco años. Desde octubre de 2015, la CBA acumula un alza del 435,69 por ciento, y la CBT, del 474,56, mientras que el valor del SMVM se ajustó un 238,22 por ciento. La mitad de lo que se encareció el costo de vida en el período analizado. Si bien está previsto que el salario mínimo vuelva a aumentar en diciembre y en marzo (para llegar a 21.600 pesos), lejos estará de compensar semejante desfasaje.

Así las cosas, hoy un SMVM apenas si llega a cubrir las necesidades alimentarias de una familia tipo en Córdoba, mientras que para solventar una canasta total (que incluye, además de alimentos, otros gastos básicos, como salud, transporte, vivienda, educación, vestimenta) son necesarios casi 2,5 salarios mínimos. 

Publicidad

Con estos números, cuesta imaginar cómo están haciendo hoy miles de familias argentinas para poder llegar a fin de mes. La canasta, más que básica, para muchos es imposible. 

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: