Jorge Brito, un empresario relevante que destrozó a Macri y días atrás criticó al Gobierno

Compartí este articulo!

“El año del Coronavirus está llegando a su fin. En apenas 90 días comenzará el 2021. Y todo me hace pensar que será un año particularmente difícil porque no sabemos cómo terminará este 2020 y como comenzará el próximo”. Así reflexionaba desde su página web personal el banquero fallecido.

Jorge Horacio Brito fue un hombre de negocios relevante, un empresario multifacético y una personalidad gravitante tanto en el mundo de las finanzas como en ámbitos de la política argentina.

Nacido en Buenos Aires, con 68 años al momento de su fallecimiento, encabezó el banco Macro –una de las entidades financiera con mayor desarrollo federal– hasta 2018. En la actualidad poseía casi el 17% del capital accionario.

A Córdoba, llegó en medio de la crisis de 2002 para hacerse cargo del banco de Suquía, que había entrado en un cono de inestabilidad luego de la abrupta retirada del francés Crédit Agricole.

Publicidad

Casado con Marcela Carballo, tuvo seis hijos: Milagros, Marcos, Constanza, Santiago, Mateo y Jorge Pablo Brito.

Sus opiniones sobre la política, la economía y últimamente también el sector energético, eran seguidas con atención, por ello, el crítico balance que realizó sobre la gestión de Mauricio Macri y el rechazo visceral al impuesto a la riqueza no pasaron por alto en la opinión pública.

Se dice que Brito era un hombre muy cercano al actual presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa. De hecho, al momento del accidente venía de visitar al gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, también massista.

Fue en su momento procesado en el marco de la causa Ciccone. Llegó a esa instancia porque el arrepentido Alejandro Vandenbroele lo había señalado como participante de la operación encabezada por el exvicepresidente Amado Boudou. También porque un exgerente de Macro manejaba la imprenta. Pero luego, el juez federal Ariel Lijo ordenó su desprocesamiento.

Además de Macro, era propietario de la desarrollista inmobiliaria Vizora. En el ámbito agropecuario-ganadero, de Inversora Juramento, también de Frigorífico Bermejo y Cabaña Juramento. En el ámbito energético, de Genneia S.A.

“Para la Argentina el balance del 2020 será malo, porque tuvimos un presidente que asumió el 10 de diciembre, en un país que Mauricio Macri había dejado devastado en todo sentido”.

Pandemia, Macri y Alberto

Según su visión, la recuperación tras la pandemia se produciría “en forma de V”, en un contexto donde “no todos los sectores de la economía les va a ir bien”.

Publicidad

Brito criticó la falta de “una campaña fuerte de concientización o de prevención sobre el virus”. “Fuimos a un extremo con la cuarentena y desde que se comenzó a abrir ese aislamiento, la gente circula sin distanciamiento social y sin barbijos. Yo creo en la conciencia social, no en las prohibiciones”, remarcó en su último posteo.

Es más, el empresario consideró que fue “negativa la decisión que no permite ver a los padres, a los hijos o los seres queridos”. “Esta situación –dijo– creó una forma de rebelión en la gente, y después de 180 días seguimos luchando contra la Pandemia, con altos índices de casos y fallecidos en una economía parada”, agregó.

Explicó entonces que personalmente supervisaba el comité de crisis armado en el banco Macro para afrontar la situación sanitaria y operativa. “Todos fuimos aprendiendo y adaptándonos con el devenir de la realidad”, comentó.

«El impuesto a la riqueza, solo creará una rebelión fiscal como nunca se ha visto y posiblemente no se cobre nada o poco y solo se mediatizará nuevamente una guerra entre el Gobierno y los empresarios».

En cambio, tal vez impulsado por haber quedado alcanzado en la causa Ciccone, Brito cargó duro contra el macrismo. “Para la Argentina el balance del 2020 será malo, porque tuvimos un presidente que asumió el 10 de diciembre, en un país que Mauricio Macri había dejado devastado en todo sentido”, recalcó.

“En 4 años no se puso una fábrica en marcha, se cerraron empresas, y salieron capitales por más de 80.000 millones de dólares. Cuando el actual gobierno asumió y trató de poner en marcha la economía chocamos de frente con la Pandemia; poco se le puede achacar a este gobierno todos los males que vivimos”, reflexionó.

En febrero, desde distintos sectores le enrostraban su acercamiento al gobierno kirchnerista. 

Impuesto a la riqueza

Pero, hace cuatro días, tuvo una declaración muy dura para con el Gobierno nacional que encabeza Alberto Fernández. Brito cargó contra el impuesto a la riqueza que consiguió media sanción en la cámara de Diputados.

En una entrevista con Infobae dijo: “Creo que la sanción de la ley, tal como la propone el diputado que la tiene a su cargo (Máximo Kirchner), solo creará una rebelión fiscal como nunca se ha visto y posiblemente no se cobre nada o poco y solo se mediatizará nuevamente una guerra entre el Gobierno y los empresarios que no llevará a nada, irritará a la gente y nos acercará un paso más al precipicio”.

“Como señal, esta ley es todo lo opuesto a hacer para que la gente quiera venir a invertir a la República Argentina. El gobierno está errando en la forma de tratar de salir, apostando todo a crear más impuestos. La administradora de la AFIP, (Mercedes) Marcó del Pont, dice que aumentará los impuestos, el gobierno además agrega un impuesto a las grandes fortunas y después quiere hacer crecer la construcción generando un blanqueo. ¿Qué tonto va a querer blanquear dinero en Argentina? Realmente, ¿hay alguien en el gobierno que tenga una estrategia en materia impositiva?”, se preguntó entonces.

De Suquía a Macro

Aunque venía poco a Córdoba, Brito tenía a esta provincia en el radar de sus negocios a partir de la fuerte presencia territorial del banco Macro.

Esa institución, arribó a la provincia en 2004 tras una convocatoria a interesados por comprar el Nuevo Banco del Suquía, fundado como una cooperativa para la vivienda por las familias Roggio, Manzi y Scarafía. La entidad, con la imagen de Jerónimo Luis de Cabrera en su logotipo, llegó a ser una de las 10 más importantes del país, con más de 100 sucursales y 3.500 empleados.

Con la crisis económica de 2001, Suquía pasó a manos del francés Crédit Agricole, que de la noche a la mañana abandonó sus posiciones en la Argentina y dejó el Suquía a la deriva. Fue entonces que el Estado conovocó a interesados en comprar esta entidad cordobesa y apareció Jorge Brito. Aquella operación fue el puntapié para la expansión de Macro por todo el país, convirtiéndose en una de las entidades privadas de mayor desarrollo federal, con más de 500 puntos de atención al público y nueve mil empleados.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: