Argentina Tagliavini dirigirá serie sobre conflictos raciales en EEUU

Compartí este articulo!

“En este mismo momento hay una guerra racial en este país, y hemos decidido tomar el toro por las astas”, dijo Tagliavini a “Variety”. “Vamos a mostrar, mediante escenas provocativas, hasta qué punto el odio y la violencia son originados por el miedo. Estoy orgullosa de participar en esta miniserie política, y segura de que dará mucho que hablar”. Protagonistas de “Casa Grande” serán John Pyper-Ferguson y Christina Moore, en un elenco integrado en su gran parte por actores mexicanos, colombianos, venezolanos y puertorriqueños.

Tagliavini ha realizado siete largometrajes desde comienzos de este siglo, aunque su gran salto lo dio el año pasado cuando Netflix estrenó su miniserie “A pesar de todo” (“Despite Everything”), que se vio en 190 países y que en España llegó a convertirse por algunos días en la de mayor audiencia de esa plataforma. Rodada en aquel país con actrices españolas como Blanca Suárez y Macarena García, la serie se basaba en la vida de cuatro hermanas que asistían en Madrid al funeral de su madre, y allí se enteraban de que su padre biológico no era quien creían.

Aunque, desde el inicio de su carrera en Los Angeles, Tagliavini nunca trató en su obra un tema argentino, su nacionalidad rara vez deja de evidenciarse en el estilo, o en las músicas elegidas, o en algún guiño. En 2001, el Festival de Mar del Plata proyectó su opera prima “La mujer que todo hombre quiere”, producción futurista con permanentes toques de humor, en cuya banda de sonido sonaban tangos repetidamente, y que se estrenó en los cines de nuestro país ese mismo año.

Su llegada de ahora a una producción social y política como “Casa Grande” marca un giro radical en su obra, definida casi siempre por comedias vinculadas a la guerra de los sexos (o de los géneros, como se ha dado en decir hace un tiempo), y abordados con un humor a veces cáustico. Su estética, como lo señaló varias veces, proviene de la cultura MTV que marcó a toda su generación.

El éxito de su primer film le valió que Disney la convocara para realizar, en 2004, “Ladies Night”, otra comedia a la que definió como “las sorpresas que llegan cuando las buenas chicas deciden olvidar las buenas costumbres”.

“Los latinos somos más interesantes. Los latinos somos sexys, tenemos energía, tenemos pasión; pero también tenemos hambre, y eso se traslada a las pantallas, eso es lo que interesa de nuestro cine en el exterior”, dijo a este diario en una ocasión, y agregó. “Las historias del cine latino calan hondo, las películas del cine latino son divertidas y entretenidas; pero al mismo tiempo son reales”. Ahora, en “Casa Grande”, explorará el lado más crudo de esa realidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: