La Provincia se prepara para la «sintonía fina» de los boletos gratuitos

Compartí este articulo!

Con la recaudación en terapia intensiva desde hace meses y sin una mejora significativa en los ingresos a la vista, la Provincia analiza en detalle el escenario de gasto para 2021. Una de las erogaciones es el combo de subsidios para los boletos gratuitos.

Atento a la crisis, la idea del Panal no es derrumbar el sistema (ni mucho menos), sino avanzar en darle “sintonía fina” a los programas con un precepto: delimitar la entrega a quienes realmente lo necesiten.

Se busca hacer algo que ya se había planeado para este año, pero que, pandemia de coronavirus mediante, no se llegó a concretar. La intención es que aquellos que puedan pagar el boleto, no reciban el aporte estatal. O, al menos, no lo reciban en un 100 por ciento.

En paralelo, se buscará darle más agilidad al proceso de autorización y entrega de los boletos a partir de una mayor digitalización. “El aislamiento obligado nos enseñó que se pueden hacer muchas más cosas de lo que creíamos sin la necesidad de la interacción física”, explicaron desde el Panal.

Publicidad

Un paso en este sentido es el llamado a compulsa de precios que materializó a fines del mes pasado el Ministerio de Coordinación, del que depende la Secretaría de Transporte, para contratar los servicios de un equipo de desarrolladores que se encargue de los ajustes necesarios en el software que administra los boletos.

Se busca, entre otras prestaciones, que la información de los potenciales beneficiarios se pueda cruzar de forma horizontal con otros sistemas y bases de datos que maneja la misma Provincia, con la idea de mejorar el desempeño de entrega.

Con la contratación de 800 horas profesionales para el “desarrollo evolutivo de los sistemas de boletos gratuitos”, se pretende “una mayor eficiencia y calidad en los procesos y servicios, dentro de un marco de transparencia e innovación tecnológica”, decía el pliego de la compulsa que contó con un presupuesto de algo más de 1,7 millones de pesos.

Se presentaron tres propuestas. Ahora resta saber si la más baja, de 1.612.000 pesos, cumple con todos los requisitos solicitados para la contratación. El plazo de ejecución es de cinco meses.

El vaso medio lleno

Publicidad

Dentro de todos los problemas que se generaron con la pandemia, el vaso medio lleno para las planillas de gastos provinciales en 2020 estuvo dado, precisamente, en las erogaciones en estos subsidios.

Sin clases presenciales en todos los niveles, con la necesidad de preservar a los adultos mayores y con la actividad reducida al mínimo, en especial en los primeros meses de la pandemia, ese presupuesto casi no se ejecutó.

Actualmente, están vigentes cuatro programas y todos tienen presupuesto para continuar el año que viene: Boleto Adulto Mayor (BAM), Boleto Educativo Gratuito (BEG), Boleto Obrero Social (BOS) y Boleto Social Cordobés (BSC).

Publicidad

Los últimos datos oficiales indican que en el caso del BEG, el programa más relevante, tenía para 2020 un presupuesto de 1.466 millones de pesos y sólo se han ordenado a pagar 66,3 millones. Apenas un 4,5 por ciento. Nada.

Hay que tener en cuenta que las clases se paralizaron a mediados de marzo producto de la cuarentena y no hubo (ni hay) movimiento de alumnos, docentes y no docentes.

En el caso del BOS (obrero), el presupuesto anual era de 114 millones y, hasta la semana pasada, se habían pagado 28,7 millones.

En el BAM (adultos mayores), apenas se erogaron 64,7 millones de los 568,1 millones de pesos presupuestados para 2020 (el 11,3 por ciento).

En el BSC, El presupuesto vigente es de 125,4 millones y, hasta el viernes pasado, se pagaron 24,1 millones (19,2 por ciento).

La intención de máxima es tratar de determinar la capacidad de pago real de cada beneficiario (o de su familia, sin es un alumno) a través de la propiedad de inmuebles o  automóviles, del nivel de ingresos o de otros parámetros con los que cuenta la administración provincial en sus bases de información.

“Hay casos de chicos, muchos casos, que van a escuelas con cuotas de 20 mil pesos mensuales y tienen el boleto educativo”, explicó una fuente del Ejecutivo, aclarando que la idea es que sea un proceso más bien quirúrgico y no generalizado, y que incluso no está decidido si se implementará.

Un antecedente se produjo este año, cuando se aplicaron recortes al BAM: el usuario ahora debe optar si hace uso de los boletos urbanos o de los interurbanos. Si no hubiera habido cuarentena, no podría haber elegido ambos sistemas.

Los boletos y el Presupuesto 2021

En el paquete de leyes del Presupuesto 2021, presentado en sociedad el viernes 13 de noviembre por el ministro de Finanzas provincial, Osvaldo Giordano, se puede advertir la “sintonía fina” que se viene.

Para el BEG, por ejemplo, se presupuestan 1.864 millones de pesos, sólo un 27 por ciento más que para este año, incluso con las secuelas de la crisis pandémica que seguramente empujará a más personas a necesitar la asistencia de estos programas.

Para el BOS, el Presupuesto estima un gasto de 136,9 millones en 2021 (20 por ciento más que en 2020) y para el BAM, 662 millones (16 por ciento más que este año).

En el caso del BSC, la estimación de gasto es de 148 millones (18 por ciento más elevado que en 2020).

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

¡Gracias por suscribirte!

Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: