Impunidad K: Aseguran que es falso que la OA no tenga empleados para continuar las querellas en juicios de la corrupción.

Compartí este articulo!

Una presentación judicial que realizó la Fundación Apolo demuestra que los fundamentos deslizados por la Oficina Anticorrupción para abandonar las querellas de causas de corrupción contra los funcionarios kirchneristas, son falsas.

Desde el 22 de julio de 2020, la Oficina Anticorrupción comenzó a desistir querellas, provocando –por ejemplo- que se confirmara un sobreseimiento que estaba apelado por el ente, respecto del ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. De 40 querellas que llevaba adelante, el ente que conduce Félix Crous ha desistido en 36 causas.

La Fundación Apolo, que preside Antonio Fratamico y que tiene como responsable de su área legal a José Magioncalda, publicó hace horas un documento en el que analiza que los fundamentos brindados por la Oficina Anticorrupción para desistir de las querellas no se ajustan a la realidad.

En efecto, la Fundación Apolo requirió a Félix Crous, información sobre la gestión de las causas penales en las que había dejado de ser querellante y en las que aún lo era y una vez obtenidos los datos, concluyó lo siguiente:

El promedio de causas por letrado era inferior a 4, encontrándose todas ellas radicadas en la misma jurisdicción. Sin perjuicio de las capacidades profesionales de cada individuo, el promedio de causas por abogado se entiende más que razonable, no vislumbrándose ninguna falta de personal, argumento principal sostenido por el titular de la OA para el dictado de la providencia PV-2020-70269270-APN-OA#PTE.

De requerirse más letrados en otras áreas, nada impedía asignar un mayor número de querellas a cada letrado, aumentando así el promedio de casos por profesional como sucede en otros organismos estatales que intervienen como querellantes en los procesos.  

Es una falacia que el rol de querellante de la OA  (Oficina Anticorrupción) se superponga con la actuación de la PIA (Procuraduría de Investigaciones Administrativas) – y el MPF (Ministerio Público Fiscal)-: De 40 querellas instadas por la OA, la PIA sólo intervino en 4 de ellas y formuló algún tipo de aporte únicamente en otras 3. Es decir que comparten menos del 20% de las actuaciones.

En lo que al rol del MPF refiere, de la información acompañada surge el rol proactivo que venía llevando adelante la OA, impidiendo que decisiones desfavorables a los intereses del Estado adquieran firmeza. Esta participación se vio severamente afectada ante la orden emanada de la OA de desistir de las querellas – y de las apelaciones – ocasionando de esta forma la firmeza de decisiones de mérito como sobreseimientos prematuros.

Si la OA opta por retirarse de una causa con posterioridad a haber apelado una decisión adoptada en la misma y al hacerlo dicha decisión queda firme, quiere decir que el MPF no hizo uso de su facultad de apelar en su momento. Teniendo en cuenta la legitimación limitada y restringida para querellar en causas de corrupción, el éxito de las investigaciones – o la impunidad termina quedando enteramente en manos de jueces y fiscales sin control alguno durante el trámite de dichas causas.

Ir al sitio oficial de Periodismo y Punto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: