En medio de venganzas, atraparon al sospechoso del crimen en Marqués Anexo

Compartí este articulo!

A un hermano el martes le habían pegado dos tiros. Se salvó de manera providencial, pero él ya sabía que todo se iba a poner aún peor.

Se trata de Alexis Orlando Lencina (28), quien el lunes a la noche hizo lo que siempre hacen los sospechosos en la jerga policial: despareció de los lugares que solía frecuentar.

Ese día, Víctor Hugo «Coto» Iturria (41) fue asesinado de un balazo en el estómago entre los barrios Marqués Anexo y villa El Nailon, en las profundidades de una ciudad de Córdoba que no deja de mostrar su peor rostro.

«El Coto», hijo del barra de Instituto Fabián «el Negro» Gaitán, no sobrevivió al tercer ataque en contra de su vida. El año pasado, según los registros policiales, alguien intentó matarlo y logró herirlo de gravedad. Y ahora hacía sólo 10 días que dos certeras puñaladas en el abdomen habían obligado a salvarle la vida de urgencia.

Publicidad

Desde entonces, llevaba una gruesa faja que generó lo insólito: los médicos que lo atendieron el lunes a la noche en el Hospital de Urgencias, donde llegó moribundo, no se dieron cuenta del balazo que tenía debajo de la faja. Creyeron que se había muerto al golpearse la cabeza, ya que el asesino tras dispararle le asestó un ladrillazo.

Horas despúes, un hermano del «Coto» llegó al Urgencias y les dijo a los médicos que lo habían matado a balazos. Abrieron la bolsa mortuoria, le retiraron la faja y entonces sí descubrieron la real causa de su muerte.

La historia del crimen

Los detectives de Homicidios llegaron a villa El Nailon y rápidamente identificaron al principal sospechoso, Lencina. Es que la pelea con «el Coto» se había producido en el jardín delantero de su casa, según relataron los testigos. Pero Lencina ya no estaba allí.

Durante el martes, alguien le disparó dos veces en un glúteo al hermano del prófugo. Las amenazas continuaron, pero Lencina no se entregaba.

Publicidad

Hasta que este miércoles a media mañana, los investigadores de Homicidios lograron atraparlo. Está imputado del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Pese a la captura, los investigadores continúan alertas. Es que temen que la espiral violenta no se pueda frenar con esta detención. El crimen del «Coto» ha calado hondo en esa parte de la ciudad de Córdoba donde la muerte suele llegar antes en forma de violencia.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: