El arrepentimiento de las Farc no alcanza para mitigar el dolor

El arrepentimiento público que realizaron ocho exlíderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia no alcanza para mitigar el dolor que la guerrilla produjo en víctimas y familiares, quienes en muchos casos aceptaron el perdón pero exigen que se descubra “toda” la verdad.

“Veo muy positivo ese reconocimiento pero creo que todavía es incompleto hasta que ellos no comenten toda la verdad ante la Justicia sobre el tema del secuestro”, expresó al diario El Espectador Consuelo González de Perdomo, quien pasó seis años secuestrada.

“¿Por qué me secuestraron? ¿Quién dio mi nombre para que me secuestraran? ¿Por qué secuestrar a tres parlamentarios del Huila? ¿Qué ganaron con eso? Yo quiero que ellos detallen más sobre las razones que tuvieron para nuestro secuestro”, se pregunta.

“Yo vivo con mucho rencor a ellos por lo que me hicieron porque después de eso yo no pude volver a ser el mismo, tengo muchas secuelas psicológicas y creo que no, no los perdonaría”, señaló el exmilitar Jair Riveros, secuestrado en 1998.

Publicidad

Familiares de personas asesinadas por la organización dijeron que perdonaron a los guerrilleros pero que les falta saber “por qué lo hicieron”.

Errores y perdón

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), el partido político que sucedió a la antigua organización guerrillera de la misma sigla, emitió un comunicado por el que pidió perdón a las miles de personas a las que raptó en Colombia y en el que manifestó su arrepentimiento por el “dolor” y las “humillaciones” que les infligió. Además, admitió que “el secuestro fue un gravísimo error”.

El partido surgido de la disolución del grupo guerrillero como consecuencia del acuerdo de paz alcanzado con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en 2016 agregó que “el secuestro hirió de muerte” la “legitimidad y credibilidad” de su lucha armada.

“Este lastre hoy pesa en la conciencia y en el corazón de cada una y cada uno de nosotros”, remarcó el documento, el más contundente emitido por el partido desde la desmovilización como organización guerrillera.

Publicidad

El mensaje aseguró que comprende el dolor que el grupo causó a “tantas familias” y resaltó el caso de Andrés Felipe Pérez, un niño de 12 años que murió de cáncer en 2001 mientras su padre, un cabo de policía, estaba secuestrado y luego sería asesinado en un supuesto intento de fuga.

“Sentimos como una daga en el corazón la vergüenza que nos produce no haber escuchado el clamor de Andrés Felipe Pérez; no podemos devolverles el tiempo arrebatado para evitar el dolor y las humillaciones que les causamos a todos los secuestrados”, expresó.

El actual jefe del partido Farc, y exlíder guerrillero, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, admitió que “es posible que las Farc hayan reclutado niños”.

Publicidad

Aunque luego aclaró: “Si entendemos por niño a todo menor de 18 años, definitivamente sí es posible. De hecho, la edad mínima de ingreso a las Farc era de 15 años. De ese modo se podrían calificar todos esos ingresos como de niños”.

Decenas de exguerrilleros de las Farc están respondiendo por delitos atroces ante el tribunal especial creado en virtud del acuerdo de paz que permitió la desmovilización de unos 13 mil rebeldes, incluidos unos siete mil combatientes.

La Justicia de paz investiga más de 20 mil secuestros por parte de rebeldes que depusieron las armas, entre ellos los de cientos de uniformados y varios políticos, como la colombo-francesa Ingrid Betancourt, quien pasó seis años en cautiverio antes de ser liberada en una operación militar en 2008.

Los responsables de la antigua organización guerrillera podrán evitar la cárcel si confiesan sus crímenes, reparan a sus víctimas y se comprometen a no volver a ejercer la violencia, y en caso de que incumplan podrían recibir penas de hasta 20 años de cárcel.

Además del secuestro, los antiguos jefes rebeldes están rindiendo cuentas por reclutamiento de menores, entre otras acciones.

Aunque el desarme de las Farc alivió sensiblemente la violencia en Colombia, todavía operan grupos armados –incluso algunos exmiembros de esa organización, disidentes del acuerdo de paz– que se financian del narcotráfico y en las últimas semanas desataron una ola de masacres y asesinatos que también cuentan entre sus víctimas a exguerrilleros.

“Abortos forzados”. Entre los errores que cometieron las Farc, el exlíder Rodrigo Londoño mencionó los “abortos no forzados” y el reclutamiento de menores. “Estoy obligado a reconocer que hubo faltas graves”, expresó “Timochenko”.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 16/09/2020 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: