Cristina Kirchner explotó por la protesta policial y exigió que le solucionen el problema

Spread the love

A los gritos. Molesta. Enfurecida. La Vicepresidenta de la Nación le exigió ayer por la tarde a todos sus interlocutores que le solucionaran el conflicto con las fuerzas de seguridad en la provincia de Buenos Aires. Más allá que en las últimas semanas comprendió que el actual gobernador, Axel Kicillof, no es el estadista que ella suponía ni el elegido para la Presidencia 2023, lo banca a capa y espada.

La jornada de ayer fue inesperada para el gobierno nacional que no anticipa los problemas. Tal como sucedió en el country Ayres del Pilar con la llegada del presidiario, Lázaro Báez, o en el estallido de furia de los vecinos de Moreno contra una comisaría por el asesinato de una adolescente de 14 años, el gobierno nacional se enteró de lo que pasaba por los móviles de televisión. Están preocupados en ver conspiraciones ante una información en redes sociales o un anticipo de un periodista en un diario.

No existe la prevención en el Ministerio de Seguridad ni en la Agencia Federal de Inteligencia más interesada en armar precausas que en anticiparse al delito. El ministro de Seguridad, Sergio Berni, quedó en el ojo de la tormenta cuando dijo una verdad: Que dettrás de las tomas de tierras en el conurbano bonaerense están los dirigentes sociales y movimientos vinculados al Evita o a funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social. Nadie sabe dónde está Daniel Arroyo.

La protesta policial conjugó la desastrosa política económica, la inflación galopante, la heladera vacía y los constantes desprecios hacia el uniformado expresado por las autoridades del actual gobierno.

Desde El Cruce de Florencio Varela, pasando por Moreno, La Matanza en sus zonas más populares, Quilmes, Avellaneda y la zona oeste del conurbano, ayer se vivieron horas de tensión sólo comparables con noviembre de 2012 cuando Gendarmería NAcional se puso de pie ante un ajustazo disfrazado de un «error administrativo» del hermano de la ex Ministra de Defensa, Nilda Garré.

Por esas cosas del destino, el gobierno nacional y popular, terminó golpeando las puertas de los cuarteles de Gendarmería para pedirle ayuda a los de «verde» para solucionar el conflicto con la Bonaerense.

No encontró respuesta afirmativa. Mientras tanto, Cristina seguía gritando que le solucionen el problema.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: