Transporte urbano: usuarios prefieren frecuencias espaciadas antes que se retiren las líneas

Compartí este articulo!

Los recortes en las líneas de colectivos que se aplicaron en las últimas semanas en la ciudad de Córdoba repercutieron casi de inmediato en los barrios más alejados del Centro.

Los vecinos fueron los primeros en alertar a las organizaciones barriales que ya no contaban con el mismo servicio que antes, por lo que se iniciaron negociaciones con las empresas y la Municipalidad.

Los vecinos más enojados son aquellos que viven lejos del área central y rechazan realizar trasbordos. Casi todos los consultados por La Voz prefieren esperar más tiempo en las paradas, antes que aceptar que se retire un corredor.

Tal es el caso de Carmen Casas, jubilada, quien vive en Villa Rivera Indarte, donde participa en el centro vecinal. Desde que la línea 13 de Coniferal dejó de hacer el recorrido hasta el Centro y se convirtió en una frecuencia barrial, se le complicaron sus traslados.

Publicidad

Por su condición de persona de riesgo no toma el colectivo, pero viaja algunas veces al mes al Centro para retirar medicamentos para su tratamiento de salud.

Ella, junto con sus vecinos, relató los inconvenientes que ahota tienen que soportar por los cambios en el transporte. Desde que el 13 ya no llega al Centro, la mujer contó que está amargada porque debería combinar con la línea 18 y teme someterse a largas esperas y tomar más colectivos en este contexto de pandemia. 

Para muchos usuarios, con los cambios se sumaron los trasbordos, los que se pueden hacer en el plazo de dos horas, aunque la insistencia de los vecinos es que se mantengan las mismas líneas de antes.

“Cuando pusieron el 13 por primera vez, hace un tiempo, lo agradecimos tanto porque tocamos el cielo con los manos: teníamos en qué ir al Centro, y ahora lo sacan. Tenemos que ir hasta la Boderau a tomar otro. Es extremadamente molesto”, comentó Carmen.

Publicidad

Una solución intermedia que se brindó desde la empresa fue mantener la línea 19, mientras que la 13 se convirtió en un barrial que cubre el tramo desde el puente de Villa Warcalde hasta Rivera Indarte. 

Reunidos. Los vecinos de Villa Rivera Indarte plantearon los reclamos de las líneas con ayuda del centro vecinal. (Facundo Luque)

Publicidad

Desde Movilidad Urbana sostuvieron que  el cambio se realizó debido a que es bajo el número de pasajeros de dicha línea, por lo que se les solicitó a los pasajeros que usen los trasbordos.

Y señalaron que, además, se realizaron dos reuniones con la organización barrial, en la que se acordó mejor la frecuencia de esta línea en horarios picos y la instalación de un refugio en Villa Warcalde, que se colocará en los próximos días.

“Lamentablemente retiraron la única línea que entraba, por lo que se ven afectados dos barrios: Rivera Indarte y Villa Rivera Indarte”, aseguró el presidente de la organización barrial, Gabriel Sisso.

En los barrios Ana Zumarán y San Martín, al este de la ciudad, los vecinos reclaman la vuelta de la línea 35 por la avenida Vives, que los conectaba con Alta Córdoba y con varios centros de salud. 

Una de las opciones con que cuentan hoy es tomar el colectivo 25, pero temen por los contagios de coronavirus, ya que aseguran que a esa altura de la ciudad “los coches pasan repletos de pasajeros en horarios picos”.

“Por la Vives pasaba el 35, hacía un recorrido por Alta Córdoba y te dejaba cerca del Hospital Infantil, del Sanatorio Francés y de varios colegios, por nombrar algunos lugares. Lo sacaron y dejaron a muchas personas sin poder llegar a esos puntos”, relató a La Voz Miriam González, del centro vecinal de Ana Zumarán y San Martín.

“Esto hizo que se colapsará más el 25, que pasa por Zárate y tiene un recorrido muy largo y generalmente viene muy lleno. La frecuencia no es respetada, por ahora no hay muchos pasajeros por la pandemia, y no hay clases, ¿pero qué pasará después?”, se preguntó la mujer.

Sobre esta línea, desde el municipio se aseguró que la 35 sigue funcionando, aunque en el tramo desde barrio Cabildo hasta el Centro, y que no recibieron reclamos de usuarios de Ana Zumarán.

Sobre este caso, desde la Municipalidad se aseguró: «Considerando el desplazamiento del horario de carga y el horario de inicio del servicio, no se observan momentos de sobrecarga critica».

Si bien desde el municipio se insistió que estos cambios se implementaron en el marco de la pandemia, bajo la ordenanza de emergencia municipal, los vecinos descreen que el recorte sea levantado a posteriori. 

Tres barrios iguales

Algo similar ocurrió en otros barrios del noreste de la ciudad, como en Los Gigantes, Villa Azalais Oeste y Marcelo T. de Alvear, donde pidieron que no se aplicara uno de los cambios.

César Carballo, del centro vecinal de Villa Azalais Oeste y Marcelo T. de Alvear, contó a La Voz que el servicio de la línea 42 había sido interrumpido y, que tras varias reuniones y pedidos a las autoridades municipales y del CPC Centro América, acordaron que se restablezcan la prestación, al menos con llegada hasta el Centro.

“A nosotros nos querían sacar la línea 42 y que pasara la 44. Nos aislaban de barrio Alta Córdoba, de la zona de la avenida Juan B. Justo. Fue una negociación dura porque hoy el municipio no defiende al vecino; y yo sí tengo que defender a mis vecinos”, contó Carballo, de Villa Azalais Oeste y Marcelo T. de Alvear.

“Finalmente, se acordó con Ersa que el colectivo salga desde el barrio y llegue nada más al Centro y no siga el recorrido. Y si el vecino tiene que seguir, hará un trasbordo sin costo, pero hemos logrado esto que es muy importante para nosotros”, explicó.

Frecuencia de fin de semana

En barrio El Chingolo, los vecinos se opusieron al retiro de la línea 41, por lo que llevaron adelante reuniones con las autoridades y acordaron que no se aplique el recorte, aunque las frecuencias son más espaciadas.

En este caso, los usuarios prefirieron esperar más en las paradas antes de que se suspenda uno de los recorridos.

En barrio Remedios de Escalada también se quejaron por los cambios en la línea 41. Finalmente, consiguieron una solución intermedia.

“Logramos hablar con las autoridades municipales y conseguimos que volviera a circular con frecuencia de fin de semana”, comentó Miriam Ruiz, de la comisión barrial.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: