A 24 años de la muerte de Gilda, «La Tota» Santillán la recordó como una artista humilde que amaba la música

Compartí este articulo!

Miriam Alejandra Bianchi (tal era su nombre real) nació el 11 de octubre de 1961 en Villa Paranacito y si bien sus comienzos fueron como maestra jardinera, su carrera musical comenzó de forma fortuita, cuando respondió a un aviso en el diario en el que buscaban vocalistas para un grupo pero su carisma y su voz la catapultaron como solista.

En su breve pero explosiva carrera bajo el seudónimo de Gilda, en honor a la femme fatale que encarnaba Rita Hayworth en el filme homónimo, se ganó el reconocimiento del público de la mano de temas como «Corazón valiente», «No me arrepiento de este amor», «Fuiste», «No es mi despedida», «Paisaje», entre otras.

El 7 de septiembre de 1996, cuando viajaba rumbo al norte de Entre Ríos, un camión embistió al micro donde viajaba.

Si bien desde antes de su muerte muchos fanáticos le atribuían la condición de santa popular, el fenómeno se multiplicó con su muerte y existe, incluso, un santuario en su honor en el lugar donde ocurrió el accidente.

«Si la quisieras comparar con otros artistas, yo diría que es original. Sus palabras y sus canciones siempre van a estar en el corazón de la gente», concluyó Santillán.

La vida de la vocalista mereció en 2016 una película biográfica argentina dirigida por Lorena Muñoz, escrita por Tamara Viñes y protagonizada por Natalia Oreiro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: