La producción cordobesa sale a dar pelea en la agenda política

Compartí este articulo!

Sin fisuras y con la representación de todo el arco industrial, comercial, agropecuario y de servicios, la flamante Mesa de la Producción de Córdoba debutó semanas atrás con un total rechazo público a la reforma judicial, notificaciones directas a los legisladores cordobeses para que no apoyen –ni den cuórum, en el caso de los diputados schiarettistas– el proyecto oficial, además de reclamarles respeto a la división de poderes y a las instituciones.

Los presidentes de las entidades que conforman el Grupo de los Seis, la Mesa de Enlace agropecuaria y la Bolsa de Cereales de Córdoba, se unieron para reclamar, asimismo, que cambios drásticos como el impulsado en plena pandemia no pueden ser adoptados de manera unilateral por el oficialismo.

Consideran que hacerlo a cualquier precio comprometen la confianza y la inversión, aspectos claves para la generación de empleo productivo.

En una teleconferencia con La Voz, los representantes de las 12 organizaciones que mayor valor agregado y fuentes de trabajo generan en la economía provincial, reconocieron que el intento por vulnerar la propiedad privada a través del proyecto de estatización de Vicentin fue el puntapié para la conformación del frente intersectorial.

Publicidad

Pero luego, la reforma judicial que consiguió media sanción del Senado pero aún no cuenta con fecha cierta de tratamiento en Diputados y el intento por desplazar jueces (ya aprobado en comisión) potenció la alarma de que está en juego “la institucionalidad”, dijeron.

Por eso pidieron a los diputados no dar cuórum.

EXTERIOR. Marcelo Olmedo, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba. (Nicolás Bravo)

“Nos unió el dolor del presente y la preocupación por el futuro y decidimos formalizar en este espacio una gran cantidad de intercambios informales que teníamos entre nosotros”, relató Marcelo Olmedo, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (Cacec).

Javier Rotondo, su par de Cartez, resaltó que la “pelea por la república y la división de poderes” es un motivo central que lleva, aún con intereses diferentes desde cada actividad, a cerrar filas.

Por lo general, la integración de sectores institucionales diversos fracasa por el lugar que ocupan en la larga cadena de la actividad económica. Los roles de la producción, la industria y la comercialización, por ejemplo, son distintos y hasta a veces contrapuestos.

“Es probable que aparezcan diferencias pero la sustentabilidad de esta mesa ya está lograda”, recalcó Rotondo.

Publicidad

“Tenemos nuestros intereses (sectoriales), pero indudablemente todo el sector productivo también tiene intereses comunes, hay nuevos temas y hechos que nos van a convocar”, añadió José Viale, titular de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC).

INDUSTRIA. Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba. (La Voz)

Para Marcelo Uribarren, presidente de la Unión Industrial de Córdoba, la conformación de la mesa marca que “somos capaces de consensuar cuestiones básicas y fundamentales, y de tomar ese consenso como una bandera porque si no nos unimos, la Argentina no tiene futuro, juntarnos es un paso superador”, explicó.

Manuel Tagle, su par de la Bolsa de Comercio de Córdoba, alertó que aún cuando el Gobierno pretenda imponer una agenda, “el país no va a salir adelante si no hay consenso para preservar la institucionalidad, tener orden en las cuentas públicas e integrarnos al mundo”, tres planos donde Alberto Fernández ha transitado en un camino inverso, entendieron los dirigentes.

BOLSA. Manuel Tagle, presidente de la Bolsa de Comercio de Córdoba. (La Voz)

A ese punto apuntó Luis Lumello, titular de la delegación Córdoba de la Cámara Argentina de la Construcción. Se requiere “un aporte de soluciones” con la “la visión que le puede faltar a la clase política” para enfrentar la crisis, dijo.

“En un acto de responsabilidad, los que podemos aportar y hacer algo debemos redoblar esfuerzos”, insistió Alejandro Ferrero, director por el distrito Córdoba de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

“Desde Confederaciones Rurales Argentinas vemos esta mesa como un gesto de madurez para dar un mensaje muy claro al sector político que parece estar imbuido de discusiones partidarias sin fin, en una situación muy complicada del país”, añadió Gabriel de Raedemaker, vicepresidente de la mencionada entidad.

Ezequiel Cerezo, presidente de la Federación Comercial (Fedecom), advirtió que la oposición del empresariado a la reforma judicial no es un capricho.

“Desde el Grupo de los Seis, cuando la política implementada por el Gobierno nacional nos pareció adecuada, lo hemos manifestado públicamente”. Y puso el caso del apoyo expresado en el acuerdo con los acreedores externos.

CEREALES. Juan Carlos Martínez, titular de la Bolsa de Cereales de Córdoba. (Nicolás Bravo)

En ese plano, Juan Carlos Martínez, titular de la Bolsa de Cereales de Córdoba, dijo estar alarmado por la decisión del oficialismo.

“Cuando en el país –explicó– estamos en una situación producto de una política económica desastrosa a lo largo del tiempo debemos concentrarnos en los temas que son absolutamente prioritarios”.

Olmedo entendió que la reforma es un “atentado fuerte en lo institucional” y también “en lo económico” porque mediante “un festival de cargos judiciales” aumenta el gasto en cerca de 12 mil millones de pesos, según las primeras estimaciones presupuestarias.

ATP, empleo y empresas

Consultados sobre si el empresariado no reconoce la ayuda dispuesta por el Gobierno para enfrentar la pandemia mediante acciones como el pago de parte de los salarios a través de la Asignación al Trabajo y la Producción (ATP), Viale expresó que ese subsidio tiene por objetivo preservar el empleo porque se prohibieron, y se impuso una doble indemnización, para los despidos.

Las empresas están “obligadas a mantener el personal con períodos largos sin ingresos”, dijo.

También a afrontar la carga impositiva permanente, mediante el pago ahora o la acumulación de la deuda tributaria para el futuro, planteó el representante del comercio capitalino. Uribarren corroboró esa apreciación y agregó que sin ese subsidio, una porción significativa de industrias “habrían tenido que cerrar sus puertas y despedir” a los operarios por la falta de “sustentabilidad” de la actividad fabril.

Para Olmedo es necesario “desmitificar la ayuda a las empresas”.

“Estamos presentes con nuestra empresa en varios países y Argentina es la que menos nos ayudó, en el ranking está sexta tomada la ayuda como porcentaje del PBI”. Señaló, de paso, que la cantidad de empleos en el sector privado es cada vez más reducida

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: