El Ministerio de Ambiente se presentará como querellante en la causa del Zoo de Luján

Compartí este articulo!
Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental, asegura que el ministerio irá a la Justicia.

Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental, asegura que el ministerio irá a la Justicia.

El Ministerio de Ambiente de la Nación se presentará esta semana ante la Justicia como querellante para que se investigue al Zoo de Luján luego de varias denuncias sobre maltrato de organizaciones protectoras de animales que piden el cierre definitivo del lugar.

«Nos estaremos presentando esta semana como querellantes para que la justicia investigue las denuncias que hay en internet, algunas anónimas o de ex empleados, sobre el zoológico de Luján», dijo a Télam el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, y agregó que «hasta ahora la justicia no está investigando lo suficiente».

A fines de agosto, el Ministerio de Ambiente resolvió que el zoológico de Luján no reanudara sus actividades al público tras la extinción del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la actual pandemia por Covid-19, por no contar con una habilitación nacional y provincial.

«Dado que el zoológico de Luján, en la actualidad, carece de habilitación provincial y nacional, se mantendrá cerrado, mientras esto siga de ese modo», afirmó Federovisky.

Asimismo, se le exigió al establecimiento desde el Estado nacional que presente en el lapso de 10 días el listado de marcaje y castración de su plantel faunístico, tal como lo indican las leyes en la temática.

«El marcaje es un chipeado para ver dónde están los animales y hacerle un seguimiento a los ejemplares, de acuerdo a la normativa vigente, pero (el Zoo) nunca lo presentó», sostuvo Federovisky y agregó «lo que uno ve de los animales que están en exhibición es aceptable, el problema es lo que no se sabe».

En febrero, la cartera ambiental nacional, junto con la Municipalidad de Luján y personal de la Policía Ecológica de la provincia de Buenos Aires, clausuró las jaulas de leones, tigres, elefantes y guacamayos, al constatar cerca de 600 situaciones de transgresión, ya que se facilitaba el ingreso de visitantes al interior de las jaulas, que está prohibido según la Ley n.° 12238 de la provincia de Buenos Aires.

«En ese momento clausuramos las jaulas donde había contacto de visitantes con animales pero ahora volvimos por una serie de denuncias por el personal faunístico», explicó Federovisky.

Es por esto que el Ministerio de Ambiente nacional se presentará como querellante ante la justicia, para que se investiguen las reiteradas denuncias de desmanejos en su interior, realizadas en redes sociales por vecinos de Luján, organizaciones y exempleados.

«No existe una relación entre la cantidad de felinos y los que se necesitan para tener un zoológico. Si hay muchos animales de una especie es porque se venden o se alquilan. Hay actos de corrupción atrás que están comercializando animales con el nombre de otras empresas y personas», aseguró Cesar Güerzoni, integrante de Acción Animal, y agregó que «debe hacerse un censo de los animales, sino los reproducen y siguen haciendo lucro».

«Ese lugar se tiene que cerrar definitivamente. La explotación comercial de los animales no puede existir hoy en día. Son lugares súper degradados, habilitarlo es imposible porque nadie te habilita la crueldad animal», aseveró y remarcó que los animales «son personas no humanas sintientes».

Inés, integrante de Proyecto Galgo Argentina y que prefirió no dar su apellido por miedo a amenazas, aseguró que «a los animales los mantienen para las fotos pero cuando no les sirven los dejan».

«Hacen cría indiscriminada, no tienen los registros de los animales que hay en el lugar», agregó la activista, que recordó que «empezamos a pedir el cierre del zoo de Lujan hace 7 años, tenemos una página de change.org con 445 mil firmas».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: